El obispo de Córdoba explica la decisión de suspender las procesiones de la Semana Santa


"No lo ponemos dejar para dentro de 15 días, sino que ya hoy viendo la situación y ateniéndonos a las indicaciones que nos hacen las autoridades sanitarias, como buenos ciudadanos"

obispo
Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Irene Lucena
obispo
Monseñor Demetrio Fernández./Foto: Irene Lucena

“Hemos decidido el alcalde y el obispo suspender las estaciones de penitencia de la Semana Santa próxima”, ha comenzado a explicar el obispo de Córdoba, monseñor Demetrio Fernández González, acerca de esta histórica medida que se ha adoptado con la responsabilidad de ayudar a contener la propagación del coronavirus.

El prelado ha explicado que “conviene cuanto antes tomar una decisión, porque de esta dependen muchas personas, incluso contratos”. Por ello, monseñor Demetrio Fernández ha insistido en que “no lo ponemos dejar para dentro de 15 días, sino que ya hoy viendo la situación y ateniéndonos a las indicaciones que nos hacen las autoridades sanitarias, como buenos ciudadanos, queremos contribuir solidariamente a la no expansión del virus”.

“Queremos ayudar en lo que podamos”, ha reiterado el prelado, para esperar que la suspensión de las procesiones, “que es algo doloroso, sea un bien mayor para todos en este momento de prueba”. Y ha finalizado el obispo pidiendo que “nos encomendamos a nuestros queridos titulares, Cristo el Señor y a María Santísima Nuestra Madre, y a San Rafael, para que nos concedan la salud del alma y del cuerpo”.

La Agrupación de Cofradías

Cabe destacar que, además, como se ha informado en un comunicado de la Agrupación de Cofradías, la misma ha sido partícipe de la medida acordada por la autoridad eclesial y la municipal. Y se ha apuntado que “este acuerdo pone fin a la incertidumbre sobre la viabilidad de celebrar los desfiles procesionales de la Semana Santa de Córdoba 2020. Y, además, está en la línea de las recomendaciones realizadas ayer por la Conferencia Episcopal que manifestaba en el día de ayer su voluntad de suprimir procesiones para contener la propagación del coronavirus”.

Asimismo, “Ayuntamiento y Obispado de Córdoba entienden que esta es una medida dolorosa pero que se justificada por la situación actual y confían que sea entendida por la inmensa mayoría de cordobeses. Esta decisión pone en primer lugar la salud pública y el interés general para hacer frente a la evolución de los casos de coronavirus y frenar en la medida de lo posible su avance, conforme a las indicaciones y escenarios manejados por la autoridad sanitaria”.

Finalmente, la Agrupación de Hermandades y Cofradías de Córdoba, “en el ejercicio de la responsabilidad de todos los cofrades cordobeses, asume las consecuencias de esta situación extraordinaria y procedemos a comunicarla a las Administraciones competentes, así como a las Hermandades y Cofradías y al pueblo de Córdoba para su conocimiento”.