Más de diez años de espera para que la Diputación haga viviendas públicas


Son 12.700 metros cuadrados valorados en más de dos millones y fueron cedidos por el Ayuntamiento en 2008

Solar de la Diputación sin construir.
Solar de la Diputación sin construir. /Foto. LVC

La Diputación Provincial dispone desde hace más de una década con una bolsa de suelo en la capital que supera los 12.700 metros cuadrados divididos en tres parcelas para la construcción de viviendas sujetas a algún régimen de protección pública y en los que aún no se ha hecho absolutamente nada.

Solar de la Diputación sin construir.
Solar de la Diputación sin construir. /Foto. LVC

Esta situación de inactividad de la institución provincial ha forzado a la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU) a darle una nueva prórroga de cinco años para que en este tiempo inicien la actuación comprometida. El suelo está valorado en más de dos millones de euros y se encuentra repartido en dos zonas de la ciudad; por una parte, una parcela de de 6.231 metros cuadrados en la Carrera del Caballo y otra de 6.506 metros cuadrados, a las espaldas de Arroyo del Moro, en la manzana donde está la parroquia de Nuestra Señora de la Consolación, recayente a las calles Juan de Gortz, Fernando Amor y Mayor, Francisco Azorín Izquierdo y Historiador Dozy.

Este suelo fue cedido por el Ayuntamiento a la Diputación en octubre de 2008, a cambio del uso de la denominada Huerta de Caballerizas, propiedad de la institución provincial. En aquel momento, la aportación de suelo era mayor, ya que en el mismo paquete se incluían las parcelas en las que actualmente se construyen viviendas sociales en Encinarejo. Además, había otra parcela de casi 1.500 metros cuadrados en los que la Diputación Provincial ya ha construido un archivo y otras dependencias.

Aunque el convenio interadministrativo se firmó en 2008 no fue hasta el año siguiente cuando la Diputación aceptó la cesión, trámite que se formalizó en 2010. En la Estipulación Segunda del mismo se señala que las parcelas deberán destinarse a los fines previstos en el plazo máximo de cinco años y mantenerlos durante los 30 siguientes. Si se incumpliese este punto se consideraría resuelta la cesión y los suelos revertirían automáticamente de pleno derecho al Ayuntamiento con las mejoras realizadas, si las hubiere.

Transcurrido este primer plazo, se aprueba en febrero de 2015 una primera prórroga de cinco años y que finaliza el 21 de marzo próximo. Por este motivo, el Consejo Rector de la Gerencia abordará en su reunión de hoy un nuevo aplazamiento por un lustro. Hasta el momento, las razones dadas desde la Diputación para justificar el retraso en el cumplimiento de los fines es a causa de las limitaciones presupuestarias de los últimos años.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here