Las cordobesas que se realizan una mamografía esperan un mes menos para recibir los resultados


"Hemos conseguido mejorar en poco menos de un año algunos resultados y trabajamos para seguir consiguiendo los objetivos que nos marcamos"

malograría
Repullo y Botella (dcha.) visitan el centro Carlos Castilla del Pino./Foto: LVC
malograría
Repullo y Botella (dcha.) visitan el centro Carlos Castilla del Pino./Foto: LVC

Las mujeres incluidas en el Programa de Detección Precoz de Cáncer de Mama (Pdpcm) de la provincia de Córdoba han visto mejorada la atención sanitaria en este último año gracias a la implantación de nuevas medidas organizativas, a la incorporación de nuevas tecnologías y al aumento de plantilla en la Unidad Provincial de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama, y que se traduce en una espera de un mes menos para recibir los resultados de una mamografía.

Así lo ha indicado la Junta de Andalucía en una nota en la que ha detallado que estas mejoras permiten en la actualidad que los especialistas puedan realizar un abordaje integral, homogéneo y con mejores resultados en detección y en tiempos de respuesta en todo el territorio cordobés.

Una de las mejoras más evidentes ha sido la reducción del tiempo de respuesta para las mujeres que se realizan una mamografía en un mes de media (pasando de una media en la respuesta de entre 30 y 40 días a una franja de 5 a 10 días en la actualidad).

Según ha explicado la directora de la Unidad de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama, Marina Álvarez, “hemos conseguido mejorar en poco menos de un año algunos resultados y trabajamos para seguir consiguiendo los objetivos que nos marcamos”.

Este martes se han dado a conocer estos datos en la visita a la Unidad de Detección Precoz de Cáncer de Mama del Centro de Especialidades Carlos Castilla del Pino que el delegado de Gobierno en Córdoba, Antonio Repullo, y la delegada de Salud y Familias, María Jesús Botella, han realizado con motivo del Día Mundial Contra el Cáncer, que se conmemora hoy bajo el lema ‘Yo soy y voy a’ y en la que también ha participado la directora gerente del Hospital Reina Sofía, Valle García.

Repullo ha señalado que “hemos querido centrarnos en el cáncer de mama para compartir las novedades que se han incluido recientemente y para recordar, aprovechando esta efeméride, la importancia de participar en los programas de cribado porque nos ofrecen la oportunidad de detectar el tumor en estadios tempranos, lo que se traduce en un porcentaje de curación por encima del 85 por ciento en el cáncer de mama”.

Concretamente en la provincia, la población diana del Pdpcm es superior a las 101.000 mujeres (con edad entre 50 y 69 años que no han sido diagnosticadas previamente de un cáncer de mama). Este programa ha permitido que en 2019 se detectaran precozmente 187 tumores (el 75% de ellos en estadios iniciales), lo que arroja una tasa de detección de 5,1 por cada mil habitantes.

Una de las principales mejoras que se ha incorporado este último año ha sido la implantación de un nuevo sistema informático que permite automatizar todas las fases del programa de cribado (desde la citación hasta la derivación a la unidad de referencia, si es necesario).

Esta informatización aporta grandes ventajas para los profesionales, que pueden realizar su labor de forma más ágil, con mayor eficacia, a través de un procedimiento sencillo y con la posibilidad de compartir datos entre diferentes unidades y niveles asistenciales, lo que fortalece la comunicación y coordinación.

Pero, sobre todo, según ha explicado la directora de la Unidad de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama, Marina Álvarez, “redunda en importantes beneficios para el paciente, ya que se acortan los tiempos de atención de forma considerable”.

“Concretamente –ha añadido–, permite que las mujeres que participan en el programa conozcan más rápidamente los resultados de su mamografía y que puedan ser derivadas con mayor premura al hospital, si el radiólogo considera que necesita realizar pruebas complementarias”.

Así, por ejemplo, una mujer que se realiza una mamografía en Córdoba capital recibe sus resultados entre cinco y diez días después de la prueba, frente a los 40 días de media que esperaban antes. Además, también disminuye el tiempo de derivación, ya que si el resultado de la mamografía arroja algún tipo de sospecha y la paciente tiene que ser derivada, el tiempo medio de respuesta en estos casos es de nueve días ahora, frente a los 25 anteriores.

La directora de la unidad ha subrayado que “aunque los tiempos de respuesta no son homogéneos en toda la provincia todavía, sí se ha experimentado una reducción en todas las áreas asistenciales”.

En esta línea, Álvarez ha destacado el salto cualitativo que supone esta mejora, ya que “este tiempo que reducimos es muy importante desde un punto de vista puramente clínico (permite que la paciente diagnosticada reciba en menos tiempo su tratamiento), pero también es importante para el resto de mujeres que participan en el programa de detección y que están sanas, ya que comunicamos los resultados con mayor celeridad, disminuyendo el periodo de incertidumbre y ansiedad”.

ABORDAJE PROVINCIAL

El nuevo sistema informático viene a fortalecer el cambio organizativo que la Unidad de Radiodiagnóstico y Cáncer de Mama ha llevado a cabo recientemente y que se centra en realizar un abordaje provincial del programa de detección.

Igualmente, se busca mejorar el diagnóstico de la patología mamaria y la atención de pacientes que finalmente requieren un tratamiento a través del trabajo coordinado de seis equipos repartidos por toda la provincia (Hospital Alta Resolución Valle del Guadiato, Hospital Valle de los Pedroches, Centro Especialidades Carlos Castilla del Pino, Hospital de Montilla, Hospital Alta Resolución de Puente Genil y Hospital Infanta Margarita).

Para su puesta en marcha, uno de los primeros pasos ha sido constituir un grupo de radiólogos expertos en imagen mamaria a nivel provincial, para que lleven a cabo tanto la lectura de las mamografías de cribado, como la atención de mujeres derivadas a las unidades de referencia. Además, se han diseñado circuitos para que, en función de los resultados, las pacientes sean atendidas con los mejores recursos.

LA UNIDAD DEL REINA SOFÍA COMO REFERENCIA

Así, la unidad del Hospital Reina Sofía funciona como referencia para el resto en los procedimientos más complejos como las biopsias guiadas por estereotaxia, biopsia asistida por vacío o resonancia, entre otras. Además de la coordinación, se ha incorporado un radiólogo a la plantilla del Área Sanitaria Sur.

Otra de las mejoras que aporta la nueva unidad es que todas las pacientes diagnosticadas de cáncer de mama se presentan en el comité central de tumores y cada tratamiento es decidido por un equipo multidisciplinar especializado de toda la provincia.

“El objetivo final es mejorar la calidad en el diagnóstico y manejo de las mujeres que participan en el programa de detección precoz y de las mujeres con sospecha de cáncer de mama, para que cada mujer reciba un diagnóstico y tratamiento individualizado, adaptado a su situación, con independencia de su lugar de residencia”, ha apostillado Marina Álvarez.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here