Emacsa realiza una media de 25 controles de desinfección del agua de consumo al día


En las aguas analizadas no se han registrado disconformidades, ni en metales pesados, ni en el resto de compuestos orgánicos limitados por la normativa vigente

Una técnica trabaja en el laboratorio de Emacsa./Foto: LVC
Una técnica trabaja en el laboratorio de Emacsa./Foto: LVC
Una técnica trabaja en el laboratorio de Emacsa./Foto: LVC
Una técnica trabaja en el laboratorio de Emacsa./Foto: LVC

La Empresa Municipal de Aguas de Córdoba (Emacsa), con el objetivo de “garantizar la calidad del agua de consumo” de los cordobeses realiza una media de 25 controles de desinfección al día, lo que supone un total de 9.000 controles al año y, para ello, durante 2019 se hicieron 25.000 tomas de muestras.

Tales muestras, según ha informado Emacsa, incluyeron, no solo el agua de consumo, sino también las aguas brutas para potabilización, las aguas residuales domésticas e industriales y las aguas depuradas. Con estas muestras se llegaron a realizar un total de 111.813 análisis, lo que supone una media de 306 análisis al día.

Entre los datos que se desprenden de estos análisis, cabe destacar que el programa de seguimiento de compuestos fitosanitarios en las aguas del Guadalmellato y el Guadanuño, así como en todas las fuentes naturales empleadas por Emacsa para su posterior tratamiento, dieron unos valores por estos compuestos muy inferiores a los límites establecidos por la autoridad sanitaria para garantizar la calidad del agua servida.

De igual forma, los niveles de concentración de trihalometanos en aguas de consumo de los abastecimientos de Emacsa se sitúan entre 16 microgramos por litro (mg/l) en Córdoba, y de 22 mg/l en Cerro Muriano, siendo inferiores a diez mg/l en Santa María de Trassierra y Medina Azahara. Todos ellos se sitúan muy por debajo de los límites establecidos en la normativa vigente, que está en 100 microgramos por litro.

Además, en las aguas analizadas no se han registrado disconformidades, ni en metales pesados, ni en el resto de compuestos orgánicos limitados por la normativa vigente para agua de consumo humano, mientras que, respecto al olor y sabor del agua de Emacsa, los valores obtenidos son de cero en ambos casos, debido al uso de cloraminas como desinfectante final del agua.

Por su parte, las aguas residuales depuradas también obtienen valores muy por debajo de los límites establecidos por la normativa vigente en cuanto a autorizaciones de vertidos a cauce. Ejemplo de ello son los sólidos en suspensión, cuyo límite está en 35 mg/l, y que en el caso de La Golondrina no supera los 15 mg/l, o los 10 mg/l de demanda bioquímica de oxígeno, cuyo valor está limitado a 25 mg/l.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here