La escenificación de un divorcio político, si es que hubo matrimonio


La celebración del Pleno de la Diputación de Córdoba deja dardos entre Ciudadanos y Vox

escenificación
A la izquierda, Erika Nevado y Rafael Saco./Foto: Irene Lucena
escenificación
A la izquierda, Erika Nevado y Rafael Saco./Foto: Irene Lucena

Que Vox y Ciudadanos mantienen una tensa relación en casi todas las administraciones donde coinciden y se necesitan, no es nuevo. Si bien, en los últimos días el “divorcio” (o, al menos, la separación) se hace cada vez más evidente. El PIN parental ha sido el penúltimo ejemplo, con las afirmaciones del vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín, asegurando que no está incluido en los presupuestos autonómicos. Una escenificación de la distancia que hay entre dos formaciones que, ni siquiera llegaron a firmar un acuerdo para la gobernabilidad de Andalucía, ya que se rubricó entre el PP y Vox.

Pero la escenificación llega a todas las instituciones. Sin ir más lejos a la Diputación de Córdoba, en cuyo Pleno de este martes ha quedado de manifiesto que la distancia entre los dos partidos comienza a ser sideral, con lo que esto puede acarrear donde  unos gobiernan en coalición y los otros apoyan decisivamente.

Lo sucedido en la institución provincial ha sido esclarecedor, ya que la socialista Salud Navajas, ha defendido una moción destinada supuestamente a “garantizar la financiación de proyectos contra la violencia de género y mujeres en riesgo de exclusión social en Andalucía”. Durante su alegato, la diputada ha insinuado que Vox pertenecía al ejecutivo andaluz, al que acusaba de limitar presuntamente de cercenar las políticas de género. 

Las palabras de la socialista parecían no caer bien al portavoz de Cs, Miguel Castellano, que se apresuraba a excluir a Vox del ejecutivo autonómico, a la par que comparaba al partido que los apoya en San Telmo y en el Ayuntamiento de Córdoba, entre otros, con un símil peculiar. Y es que Castellano valoraba que sería lo mismo que decir que sería equivalente a decir que los separatistas de ERC y Bildu son parte del ejecutivo de Sánchez.

Unas declaraciones que venían precedidas de las realizadas por el portavoz de Vox, Rafael Saco. Este ha explicado que el cambio en el reparto de suvenciones se atenía a la ley y a criterios técnicos. Mientras que se ha lamentado de que la consejera de Igualdad, Rocío Ruiz (Cs), ha abierto “dos nuevas líneas de subvenciones, muy a nuestro pesar”. El divorcio, si es que hubo matrimonio político, parece consumado de facto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here