David Pino, instructor canino: “Tratar a los perros como si fueran nuestros hijos es un gran error”

216

David Pino junto a Kiara y Ares./Foto: Irene Lucena
David Pino./Foto: Irene Lucena

La mañana en Montilla es gris y desapacible, y Ares y Kiara, los pastores alemanes, están mucho más cómodos en el habitáculo que tienen habilitado en el monovolumen que nosotros. No se les oye, y cuando David Pino (Montilla, 1975) les abre la puerta permanecen sentados aunque a la espera de recibir una orden. Uno no sabe muy bien si, aunque sean animales educados y adiestrados, saldrán en estampida y se tirarán para la grabadora imaginando que pueda ser un artilugio peligroso para su adiestrador. Pero no. No me hacen ni caso. No me huelen ni me mueven la cola. Solo rodean cariñosos a David. David Pino es oficial de la policía local de Montilla y pertenece a la Unidad Canina de Protección Civil de esa localidad. Una Unidad que al poco de presentarse en sociedad participó con éxito en la búsqueda y localización de un señor mayor que se extravió a primeros del mes de diciembre que ahora acaba. Una excelente tarjeta de presentación que para Pino no debe invitar a la confianza porque es consciente de que no siempre los resultados son positivos y que el factor suerte, además del trabajo en equipo, es primordial en estos casos.

David Pino habla con pasión de su faceta de adiestrador porque también desprende pasión por los perros. Sin caer en los extremos animalistas de nuestros días, se le nota que ama a estos nobles y bellos animales. Y que el trabajo que desarrolla con ellos es tremendamente importante para resolver situaciones comprometidas, emergencias y rescates.

El y su compañero Miguel, que también le acompaña en esta cita con La Voz de Córdoba, desarrollan otra labor formativa en el Montilla K9 Sport, asociación para la formación canina en detección y salvamento. Su lema es. “Nuestros perros no ganan medallas, salvan vidas” Y es cierto.

David Pino./Foto: Irene Lucena

– ¿Cuánto tiempo lleva desarrollando esta labor?

– Hace ocho años que me inicié en el mundo del perro de trabajo. Pero con los perros llevo toda la vida.

– ¿Dónde se aprende a trabajar con perros?

– El primer error que solemos cometer todos es que nos hacemos con el perro antes de tener la formación, y es totalmente al contrario. En mi caso comencé en el mundo del perro deportivo –IGP, antiguo IPO– y era una disciplina que estaba bien como entrenamiento pero no me llenaba lo suficiente. Entonces empecé a especializarme en diferentes disciplinas deportivas: primero como guía canino de perros detectores de la Junta de Andalucía, para Policía Local, y después seguí especializándome en diferentes cursos de búsqueda y salvamento, de guardia y defensa, por distintos puntos de la geografía española y fuera de España, como en la República Checa o en Alemania.

– Países con mucha tradición en la materia, ¿no?

– Sobre todo Alemania. El pastor alemán es el perro por excelencia, al igual que el Malinois y el pastor holandés. Tenemos ejemplares que yo personalmente he ido a seleccionar allí y traérmelos para el trabajo operativo.

– Con usted están Kiara y Ares ¿de qué raza son?

– Ares, en concreto, es pastor alemán de trabajo, línea DDR cien por cien. ‘DDR’ son las siglas de Deutsche Demokratische Republik , la antigua Alemania del Este. Estos perros se utilizaban en las fronteras, para seguir y rastrear a los que se fugaban. Los perseguían y capturaban. Son perros que genéticamente son seleccionados por un fuerte instinto de rastro, al igual que de guardia y defensa, y nosotros ese instinto lo utilizamos para buscar y localizar personas y también para la búsqueda de estupefacientes.

– ¿Con qué otro tipo de razas se suele trabajar?

–  No tiene por qué ser un tipo en concreto. Sí es verdad que la sangre de trabajo que traen estas líneas seleccionadas genéticamente tienen más aptitudes para esto. Es algo más innato. Pero cualquier perro que tenga unas condiciones parecidas o que posea instintos fuertes a la hora de trabajar, aunque sea un perro mixto o sin raza puede servir perfectamente. Pero, como ya he dicho, están además el pastor belga Malinois, el holandés, el labrador o el Border Collie. Depende de la disciplina de trabajo que quiera cada guía.

Cualquier perro que  posea instintos fuertes a la hora de trabajar, aunque sea un perro mixto o sin raza, puede servir perfectamente.

– ¿Cómo se enseña a un perro? ¿Cómo se le adiestra?

– Al perro siempre se le enseña desde la base del juego. Los perros tienen varias etapas: primero, la de imprinting, que es hasta los dos meses. En mi caso, como criador de pastor alemán DDR, desde el tercer día de vida ya los trabajo con la estimulación temprana, que es un programa que los americanos introdujeron en 1939 (Bio-Sensor), con el cual se somete a los perros desde pequeñitos a un determinado estrés, con posiciones básicas y estimulación térmica y táctil. Y a partir de ahí, luego empezamos a someterlos a todo tipo de sonidos y fomento de instintos, lo que es desarrollar la conducta instintiva de caza. De los dos a los cuatro meses se hace un trabajo más específico, enseñándoles lo que está bien o mal, a comer de la mano, desarrollando la capacidad cognitiva.

David Pino./Foto: Irene Lucena

– De las misiones que ha desempeñado ¿Cuál destacaría? ¿De cual se siente más satisfecho?

– Está claro que el día 2 de diciembre, cuando localizamos a una persona desaparecida. Fue un operativo, un trabajo de equipo, pero Ares, nuestro perro de rastro, fue el que marcó las pautas en la búsqueda de esta persona que había desaparecido por la mañana desde el hospital San Rafael y que dimos con ella sobre las 10 de la noche. Salvar una vida para mí ha sido lo más importante porque es para lo que te preparas. Sabes que eso te puede llegar o no a lo largo de tu vida, porque también es cuestión de suerte, pero quiero señalar que la suerte hay que buscarla, trabajarla y entrenar mucho, porque esto no es un juego. Hoy en día en Andalucía, por desgracia, tenemos bastante retraso en lo que es la cultura canina. Yo siempre les digo a los del norte, que son con los que más aprendo, que llevamos 15 años de desventaja, porque aquí, por desgracia, no se suelen certificar y homologar los equipos.

Llevamos 15 años de desventaja, porque aquí, por desgracia, no se suelen certificar y homologar los equipos.

– No siempre hay operativos pero eso no quita una constante preparación ¿verdad?

– Nuestro equipo, tanto cuando estamos en la Unidad Civil Canina de Montilla como en la de Protección Civil, entrenamos dos veces a la semana, desde el trabajo de base con cachorros y según el nivel de cada perro, si es operativo o no. Se entrenan diferentes disciplinas, de rastro o de grandes áreas.

Miguel Ruíz y David Pino junto a Ika y Ares./Foto: Irene Lucena

– Si el perro es el mejor amigo del hombre… ¿cuál es el peor enemigo del perro?

– El peor es el hombre (risas). Porque hoy en día tenemos el ‘perrijo’ o antropomorfismo, darle al perro cualidades humanas. Y ahí cometemos un gran error, por el que el perro piensa que es un humano y nos empiezan a tratar a nosotros como un perro y aparecen muchísimos problemas. También hoy en día padecemos un ‘animalismo extremo’, que crea una gran alarma social respecto al vínculo entre perro y guía. El vínculo genera energía y tratar al perro como un humano resta energía. Se trata en muchas ocasiones al perro como un hijo y eso es un gran problema, porque si no les damos sus cualidades animales, al final en su cabeza creamos una confusión, que es lo que les hace alterar la conducta.

Al perro siempre se le enseña desde la base del juego. Y a partir de ahí, luego empezamos a someterlos a todo tipo de sonidos y fomento de instintos, lo que es desarrollar la conducta instintiva de caza.

 

– Retomemos su opinión respecto a la cultura canina andaluza, porque entiendo que el trabajo que usted desarrolla y los clubs en los que trabaja lo que pretende es poner a Andalucía en el lugar que merece…

– Creo que poco a poco las unidades caninas, en este caso, de Protección Civil y policías locales están cada vez más en contacto, formándose permanentemente y con entrenamientos y desplazamientos a lugares donde nos puedan enseñar las diferentes especialidades. Pero luego están los equipos de unidades caninas civiles, en las cuales no hay nada homologado como tal en Andalucía, a diferencia de Madrid o Valencia, que sí están ya certificadas por el Ministerio del Interior. Reclamamos que a nivel andaluz se cree ya por fin ese profesorado que evalúe y certifique tanto a los profesionales como a los adiestradores. Porque hoy en día te  encuentras a cualquier persona con un curso on-line que ya da clases de adiestramiento y eso es un gran problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here