Eva Sánchez Ostos, autónoma y coordinadora provincial de AUPA: “En nuestras manos está poder acabar con la tasa de desempleo en España”


Eva Sánchez Ostos./Foto: Irene Lucena

 

Eva Sánchez Ostos./Foto: Irene Lucena

Iba para química, pero prefirió seguir la senda familiar y su vocación: emprender. Desde 1989, Eva Sánchez Ostos (Fuente Palmera, Córdoba, 1967) dirige una empresa de limpieza de la que no quiere darnos el nombre para esta entrevista porque ella está aquí como coordinadora provincial de Autónomos Unidos Para Actuar (A.U.P.A), una asociación nacional sin ánimo de lucro que surgió en una red social y que ahora acoge a los trabajadores autónomos de todos los sectores y de toda la geografía española.  Nos recibe en el establecimiento de otra compañera que comparte con ella el trabajo de coordinación. Sus sedes sociales –pronto abrirán otra en Córdoba- están en sus propios negocios y los problemas que reivindican son en muchos casos conocidos  por la sociedad y sobre todo, por la mayoría de los partidos políticos que se acuerdan de ellos en las campañas electorales para después, una vez en el gobierno, subirles la cuota.

La realidad del trabajador autónomo mayoritariamente es dura, difícil y cargada de impuestos y sobre todo,  de incertidumbre. Por eso se han organizado, para que se les escuche más y  tener más peso de cara a conseguir mejoras que consideran fundamentales. El próximo mes de febrero están convocados en una gran manifestación en Madrid.

 

– ¿De qué está hecha la sangre de los autónomos?

– Yo no te voy a decir que sea azul (risas), porque trabajamos muchísimo. Hace poco hicimos una pregunta en AUPA sobre si el autónomo nace o se hace. Y creo que es una combinación, algo tienes que llevar. El emprendimiento, la iniciativa… El hecho de continuar es lo que se puede aprender poco a poco. Y a base de porrazos. Provengo de una familia de autónomos, con negocios de siempre: mi abuelo, mi abuela, e incluso mi madre más que mi padre.

– La ciencia los está estudiando, porque nunca enferman ¿verdad?

– Efectivamente. Eso está muy bien para la baja esa que tenemos, que nos pagan a los 61 días, después de abonar la cuota. La baja la estás pagando siempre.

– Una de las cosas que reivindican desde AUPA es el derecho a ponerse malo.

–  Es una de ellas. Tú no puedes enfermar. Y ya no hablamos solo de una baja, porque afecta a algo que está tan de moda como la desigualdad y la brecha salarial entre hombres y mujeres. No es ponerse malo, sino una baja maternal, por ejemplo. No la coges. O te quedas en casa para que te la puedan abonar, si no no te la pagan, evidentemente. Cuando yo estuve de baja maternal, tenía en casa mi ordenador, mi teléfono y con la pierna movía la cuna para que el niño se durmiera, mientras atendía llamadas y seguía trabajando. No he tenido una dedicación plena a mis hijos y me hubiera gustado estar más presente durante su infancia.

Tú no puedes enfermar. Y ya no hablamos solo de una baja, porque afecta a algo que está tan de moda como la desigualdad y la brecha salarial entre hombres y mujeres. No es ponerse malo, sino una baja maternal, por ejemplo. No la coges.

– AUPA se formó a través de un grupo de Facebook.

– Sí, es cierto. Fueron cinco fundadores, hablando de una de las últimas subidas de cuota que sufrimos. Estaban cabreados, comenzaron a hablar entre ellos, a moverse y a pensar qué podían hacer. Dos de los cinco tuvieron que dejarlo, porque esto no es fácil, ya que todo es de manera altruista. Nosotros no somos como el resto de asociaciones de autónomos que existen a nivel nacional, que viven de subvenciones y de grandes cuotas a sus socios. Subvenciones no tenemos y la cuota es simbólica – 16,23 € anuales – y todo el trabajo, porque tenemos equipo jurídico, de marketing,  de comunicación, se está haciendo de manera altruista. Con más de 100.000 seguidores en redes.  Son los autónomos los que nos ayudan sacándolo de su tiempo libre, de estar con su familia o de sus horas de sueño.

Eva Sánchez Ostos./Foto: Irene Lucena

– Ha hecho referencia a otras asociaciones profesionales. ¿Se puede decir que existen autónomos de primera categoría y otros de segunda?

– No. Lo que puede haber son sectores más productivos, que tengan más beneficio que otros. Pero eso no tiene que ver con los derechos que el autónomo tenga como trabajador de primera, y no de segunda. No tenemos ese tipo de consideración sino todo lo contrario: aquí entra todo el mundo. De cualquier profesión. Tenemos periodistas, abogados… nuestro equipo jurídico, por ejemplo. Todo tipo de autónomo de cualquier sector. Y de cualquier ideología, porque AUPA es apartidista.

– Pues bien que todos los partidos políticos hablan de mejorar las condiciones de los autónomos cuando están en campaña electoral…

– Sí, todo es prometer hasta… (risas) que sale el recuento. Nunca han hecho nada. Tiran por un sitio, te ofrecen una gominola, pero miras para atrás porque por algún lado te la van a dar.

– ¿Cuáles son vuestras principales reivindicaciones?

– Son muchísimas, pero entre las principales, el tener una cuota acorde con los ingresos reales, no con la facturación. O que si te pones enfermo, no tener que pagar la cuota desde el primer día. Un salario mínimo ¿por qué no?. Si tú no llegas al salario mínimo, estás en precario, que es el planteamiento en general de este salario. Una persona tiene  que cobrar al mínimo esa cantidad. Si yo termino de pagar al mes y me quedan 400 euros, por ejemplo, y de ahí tengo que hacer frente a la cuota, más los impuestos directos… pues imagínate. Nosotros no estamos considerados como trabajadores, porque entonces tendríamos los mismos derechos que los trabajadores por cuenta ajena.

Nosotros no estamos considerados como trabajadores, porque entonces tendríamos los mismos derechos que los trabajadores por cuenta ajena.

 

– Sin embargo, se destaca mucho la importancia de los autónomos en el tejido productivo de este país.

– En España somos tres millones los autónomos, aproximadamente. ¿Qué número de parados tiene este país? Unos tres millones. O sea, está en nuestras manos, si nos ayudaran,  el paro de España. Imagina que cada autónomo contrata a un trabajador… Si el dinero que se adjudica al desempleo se empleara- en parte- a la gente que emprende, que tiene un negocio, a la contratación, pues se estaría generando empleo. Al pequeño empresario, a ese que tiene que cerrar a las doce de la noche, levantarse a las cinco de la mañana para comprar, abrir su tienda, atender y colocar estanterías, cuando podría tener a una persona ayudándole.

Eva Sánchez Ostos./Foto: Irene Lucena

– Dentro de los autónomos ¿es el comercio el que más está sufriendo las condiciones actuales?

– El comercio está sufriendo mucho por el tema de las compras on-line.

– Pero eso no tiene que ver tanto con ayudar a los autónomos sino más bien con el cambio de hábitos y costumbres de los consumidores.

– Aquí hay dos cosas y una de ellas es saber diversificar. O sea, tú puedes tener tu negocio físico y tu negocio on-line, también.  Y que no estamos pidiendo que nos regalen nada, sino que nos faciliten el camino. Es que un autónomo tiene que saber de todo: de recursos humanos, contabilidad, marketing… y eso es imposible. Ahora también redes sociales, ventas por Internet… La formación gratuita es necesaria, para el que quiera, pueda desarrollarse profesionalmente, con horarios a los que se pueda acceder sin que el autónomo se vea en la obligación de cerrar su negocio. Y no solo hablamos de ayudas a nivel nacional, porque en lo local también se pueden hacer muchas cosas. Un autónomo que va en coche, como un loco, que tenga que aparcar 40 veces y pagar 40 veces por un estacionamiento, pues le vendría bien una tarjeta de transporte que le facilite el trabajo, o por ejemplo, si tienes dos furgonetas de reparto, reducir un poco el impuesto de circulación. Facilitar las cosas, en definitiva.

Es que un autónomo tiene que saber de todo: de recursos humanos, contabilidad, marketing… y eso es imposible.

-¿Cómo está siendo el desarrollo de AUPA?

– Se están abriendo sedes en cada provincia y en Córdoba se van a ubicar dos. Una en mi negocio y otra en el de mi compañera Pilar, porque como te digo, somos colaboradoras. La idea es informar a la gente y hacer socios. También queremos informales sobre la manifestación del próximo día 16 de febrero en Madrid.

– Se supone que estamos en puertas de conocer un nuevo Gobierno para España. Desde vuestro apartidismo ¿sois optimistas o pesimistas sobre ese nuevo Ejecutivo?

– A ver, lo que se augura no es ‘muy allá’, porque ya se firmó la subida para autónomos de nuevo, y en campaña, lo que se ha dicho ha sido muy poco. Parece que pretenden adaptar la cuota a los ingresos reales, pero a ver qué entendemos por ‘adaptar’, por que eso puede ser un arma de doble filo. Se adapta pero ¿de qué manera? No sabemos cómo lo van a plantear. Y después aparecen noticias como la de la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE) que ha pedido que se endurezcan las cotizaciones a los autónomos de cara a las pensiones. ¿Que ahora encima los autónomos vamos a tener que sostener solos las pensiones de este país? ¿Es que se quieren cargar realmente el colectivo? No lo entiendo.

– ¿Cuál es la situación de los autónomos en otros países y qué sería interesante trasladar al nuestro?

– De cada país se puede copiar o eliminar algo. Es verdad que todos están en mejor situación, pero ninguno es perfecto. Hace poco estuve viendo un documental sobre Dinamarca y me gustaron muchas cosas. Allí los autónomos pagan poquísimo, una cuota simbólica; si piden un préstamo bancario no necesitan aval, es el banco el que asume el riesgo; no tienen que responder con su patrimonio; tienen unas ayudas a la contratación enormes; montar un negocio no llega a los 100 euros, con los trámites burocráticos y todo. Es gente sí se puede embarcar. Aquí no. Aquí entras en una red, en una tela de araña. Incluso con la cuota reducida. Cuando ésta se te acaba, ya has solicitado un crédito o comprado la furgoneta que te hace falta para el reparto… y ya estás en un embolado, en una rueda que si la paras, la pagas a costa de lo que tengas: el coche, tu piso…

Eva Sánchez Ostos./Foto: Irene Lucena

– Respecto a eso, una de las cosas que solicitan es la mejora de la denominada ‘Ley de la segunda oportunidad’.

– Sí. Una de las cosas que se deberían de perdonar – cuando no haya mala fe, por supuesto- es la deuda con la Seguridad Social, y con Hacienda. La mayoría de las veces el autónomo deja de pagar porque no le han pagado a él. Ya lo vimos en la crisis anterior que todavía no ha terminado. Mucha gente dejó de pagar a la Seguridad Social y a Hacienda, pero porque no cobraban sus facturas. Yo le trabajaba a constructoras… (hace una pausa, un largo silencio pensando lo que va a decir) … el centro de salud de la Avenida del Aeropuerto, ese me lo dejaron colgado. Pulimento y limpieza. En fin…

Por cierto, la cotización que tenemos por desempleo es una mentira. Tienes que estar un año dando pérdidas y no tener deudas con Seguridad Social ni Hacienda. Y eso es imposible. Un negocio pequeño no aguanta esos meses dando pérdidas por ¿de dónde saca el dinero para seguir pagando? Estás cotizando por un desempleo que no vas a cobrar en la vida.

 

1 Comentario

  1. Los países con más autónomos son los que disfrutan de más paro.
    Los autónomos emplean cuando quieren facturar más. El empleo que generan los autónomos, que en España por cierto es mínimo, porque sólo el 4.4 de los cotizantes en España lo son en Régimen General por autónomos.
    Y hablar de autónomos en general es la trampa que nos tendió Lorenzo Amor hace ya años y en la que seguimos: mezclando a Amancio Ortega con un kioskero de barrio que no sava para comer.
    Mucho tienen que pulir estos de AUPA.
    Mientras, la mafia ATA-UPTA, campa a sus anchas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here