Fernando Díaz Villanueva: “No voy a votar porque soy un huevón”


Fernando Díaz Villanueva / Foto: Irene Lucena

Se ha llenado el Salón Liceo del Real Círculo de la Amistad para escuchar a esta terna: Sánchez Dragó, Díaz Villanueva y Pedro Insúa. Han sido convocados por la revista Milenio que se los ha traído hasta nuestra ciudad para participar en una mesa redonda bajo el -provocador para algunos- título de ‘Córdoba romana antes que musulmana’. Curiosos, fans, gente de distinto pelaje en tan distinguido marco han cubierto casi todo el aforo a las 19:30, hora en la que como un clavo, Gonzalo Altozano, director de la revista, presenta a los protagonistas. Sánchez Dragó hace poco que estuvo en la capital cordobesa presentando el libro sobre Santiago Abascal, antes de las elecciones de abril. Falló en el pronóstico y ahora se nos presenta decepcionado y alejado de VOX. Dice que se está quitando de ser Sánchez Dragó, pero en la charla está más Dragó que nunca, tan Gárgoris y Abidis como siempre, aunque su faceta de provocador la recoge Pedro Insúa, que se le va la pinza en varios momentos, cosa que no es de extrañar en los filósofos, sobre todo jóvenes.

 Más prudente, centrado en el tema, observador divertido de sus contertulios, está Fernando Díaz Villanueva (Madrid, 1973), un periodista atípico en el panorama mediático español, no sólo por su inquietud intelectual, que ha plasmado en numerosos libros, fundamentalmente de Historia, sino por ser un liberal convencido en el fondo y en la forma: desde hace años mantiene varios podcasts que le echan la pierna por alto a los de las grandes cadenas de radio, autogestionados, producidos, documentados y realizados por él mismo. Es un liberal,  pero punk, como los chicos del movimiento contracultural de los años  70 que predicaban el ‘Do it yourself’ (‘Hazlo tú mismo’). Ha trabajado para medios como Libertad Digital, Vozpópuli, Intereconomía, La Gaceta y participado en La Tuerka, el programa que dirigía Pablo Iglesias. Su periodismo es libre e independiente de verdad, y son sus miles seguidores en España y Latinoamérica quienes patrocinan sus programas. Además, es el principal ‘perroflautólogo’ de nuestro país. Solo por eso ya merece una entrevista.

Fernando Díaz Villanueva / Foto: Irene Lucena

 

– Para hablarnos de la importancia de nuestro pasado romano, ha dicho usted que si Claudio Marcelo entrara por la puerta del Círculo, le resultaría familiar nuestro idioma, cosa que a otros no.

– Lo que he venido a decir es que siempre existe un curso histórico. Nosotros venimos de algún lado, no hemos aparecido por la Historia así, por las buenas. Tú y yo estamos hablando en un idioma concreto, y tenemos unas pautas culturales concretas. ¿Hasta dónde podemos seguirlas en el pasado? ¿De dónde venimos? ¿Somos íberos o celtíberos? ¿hablamos una lengua celtíbera? ¿Nuestra religión es de tipo celtíbero? No. Realmente hablamos ‘latín’ y somos de cultura cristiana. Ambas cosas, que son las que constituyen la cultura, la filosofía, la cosmovisión, el gusto por el arte, etc… todo viene de la Antigüedad Clásica romana en nuestro mundo actual. Si entrase por la puerta Marco Claudio Marcelo, que era un romano del siglo II A.C. y nos escuchase hablar, no nos entendería, porque del latín al castellano hay una distancia, pero le sonaría familiar. De hecho, muchas cosas las entendería, empezando por la palabra ‘familiar’. De la misma manera que si tú viajas a la antigua Roma. Pero si entra Viriato, que supuestamente es un antepasado nuestro, un celtíbero al que le hacen estatuas por ahí, no entendería nada y además les resultaríamos amenazadores porque estamos hablando en ‘latín’. Y lo mismo si entra Abderramán III o Almanzor.

Hay que tener muy claro de dónde venimos, cual es el origen de lo que somos. Otra cosa es que te avergüences de lo que eres, y ya entraríamos en un debate distinto. “Sí, sé que soy esto pero me siento mal por serlo”. Me siento mal por proceder de una cultura greco-romana, por ser occidental, en una palabra. Entonces el problema lo tienes tú y lo mismo te compensa una visita al psicólogo. Pero entre tanto, lo que somos es lo que somos. Quizá no nos guste, es posible. Puede que no nos gusten nuestros antepasados, pero son los que tenemos. No tenemos otros. Puedes avergonzarte de tus padres pero no por eso van a dejar de serlo. Y eso era un poco lo que quería decir aunque no he podido desarrollar el argumento.

– He conocido esta charla en el Círculo porque precisamente en determinados foros de redes sociales, grupos progres, andaban ante él como la niña del exorcista, echando espuma por la boca. Se les toca lo musulmán y saltan como locos ¿Qué les pasa a estos progres con el tema musulmán?

– En el siglo XIX aparece, primero como movimiento estético y luego intelectual, el movimiento romántico. De manera estética tienden a sentir nostalgia por tiempos pretéritos que no van a volver, léase el Gótico o parte de la Europa cristiana. ‘El jorobado de Notre Dame’, ‘El Conde de Montecristo’, etc, son todas historias del Romanticismo. En el sur de España, como la arqueología islámica aún está presente (la Mezquita, la Alhambra, Medina Azahara…) estos escritores románticos toman estas historias y fantasean sobre ellas. Esto se transmuta en la segunda mitad del siglo XIX en el sentimiento nacional, en el ‘hay que construir naciones’. Los andalucistas lo utilizan diciendo que ellos, realmente, son musulmanes, que en un momento de nuestra historia nos invadieron unos castellanos hijos de la gran puta que vinieron del norte y nos sometieron. Y obligaron a nuestros padres a cambiar de religión. Da igual que eso no lo sostenga la verdad histórica, es decir, vosotros sois herederos de castellanos que llegaron aquí en el siglo XIII y XIV, y no hay más vuelta de hoja. Por eso os llamáis y apellidáis como os apellidáis . Lo único que cambia es el acento, la manera de hablar el castellano, pero el resto es igual.

Esa es la primera parte, la que nos ayuda a explicar el gusto estético y la construcción nacional andalusí. Y luego ya en el siglo XX aparece otra corriente. Utilizando la dialéctica y cuando el socialismo marxista se queda sin proletarios, necesitan nuevas luchas y nuevas víctimas, y una de esas víctimas son los moros españoles, que fueron ‘derrotados’. Si fueron ‘derrotados’ eran ‘buenos’, porque los cristianos y Occidente en general es ‘malo’. Si te fijas bien esa operación no la hacen con los bizantinos que son otra civilización desaparecida al igual que Al-Ándalus,  que además fueron concomitantes en el tiempo. La izquierda occidental no siente ‘pena’ por Bizancio, pero sin embargo sienten una pena y responsabilidad tremenda por Al-Ándalus, como si se hubiera perdido el paraíso en la tierra.

Cuando el socialismo marxista se queda sin proletarios, necesitan nuevas luchas y nuevas víctimas, y una de esas víctimas son los moros españoles, que fueron ‘derrotados’

– Es usted historiador, convertido a periodista.

–  Yo soy periodista. Lo que pasa es que estudié Historia en la Universidad, sí.

– Pero una ‘rara avis’ en el mundo del periodismo. ¿En su hambre manda usted?

– Siempre, claro. Siempre he mandado yo, por supuesto. Ahora más que nunca, de hecho.

Fernando Díaz Villanueva / Foto: Irene Lucena

– ¿Cómo se mantiene un podcast desde hace cuatro años que se ha convertido en uno de los más escuchados?

– Pues no lo sé. Como casi todo en esta vida: empiezas a hacerlo, a recorrer el camino y no sabes muy bien a dónde te va a llevar. Y yo no sabía a dónde me iba a llevar. Entonces trabajaba en la radio. Empecé a hacerlo en casa, por puro hobby.

– Sin embargo, el ‘fenómeno Diaz Villanueva’ está ahí, con un podcast de éxito, elaborado con mucha disciplina ¿Cuál es el proceso que emplea en él?

– Bueno, tengo dos programas, uno que se llama ‘La Contrahistoria’ y otro ‘La Contracrónica’, que es de actualidad, y tienen metodologías distintas, evidentemente. Uno es semanal y el otro diario, y lo que trato es de hacer el programa de radio que siempre quise hacer y que nunca me compraron en ninguna cadena de radio. La tecnología, al final, me lo ha permitido. Consiste en contar un tema, analizarlo. Un tema diario y que sea interesante para un tipo de oyente de alto nivel cultural, bien informado. Está bien documentado, hecho de manera honrada y toco temas nacionales e internacionales.

– He visto a una señora preguntarle que para cual cadena de radio trabaja , que en qué emisora está usted…

– Pues es como si le preguntan al Rubius que en qué cadena de televisión trabaja: en la más grande del mundo, que es Youtube. Sería lo mismo. Mi programa tiene bastante más audiencia que la mayor parte de programas de radio, y a los hechos me remito: no hay más que ir al ranking de Ivoox, donde estamos todos. Ahí sí que jugamos todos en igualdad de condiciones. Mi programa tiene más audiencia que los de la cadena SER y que los de COPE.

Mi programa tiene bastante más audiencia que la mayor parte de programas de radio, y a los hechos me remito: no hay más que ir al ranking de Ivoox

– ¿Cuánto le lleva preparar uno de sus programas?

– Todo el día, prácticamente. Me pongo desde por la mañana y yo lo hago todo, además: lo edito, lo musicalizo… Desde el principio hasta el final lo concibo yo. Me han dicho que por qué no lo especializo, pero es que entonces dejaría de ser mío. Me gusta el concepto de lo artesano. Es un producto artesano, me siento como en un taller.

– Fernando Díaz Villanueva, periodista y liberal. En más de una ocasión ha comentado que no vota porque no tiene a quién hacerlo. ¿El sino del liberal español es la abstención?

– Bueno, tengo a quien votar porque se presentan muchos partidos. No voto porque soy un huevón, porque no me apetece y por muchas razones. Primero, porque no sabría dónde y tendría que buscar el colegio electoral que me corresponde. Luego, porque es todo un lío, es cansado, es como tomar un avión en Barajas. Y total ¿para qué? Para echar una papeleta y así contribuyes… ¡pero si somos muchos!. No sé, quizá en un pueblo pequeño no lo notes tanto, pero Madrid está lleno de gente. Estamos unos encima de otros. Y si no voto yo, pues ya votará otro.

Y luego porque, en el caso de que lo fuese a hacer – cosa que no he hecho nunca- sentiría un poco de cargo de conciencia. Porque, he votado a un tío y pongamos por caso que gana y se pone a gobernar. Sentiría que está jodiéndonos con mi permiso. Entonces, ya que vas a fastidiarnos, al menos no lo hagas con mi consentimiento. Está bien que la gente vote. Yo los animo.

Fernando Díaz Villanueva / Foto: Irene Lucena

-¿Cuántas veces le llaman facha al cabo del día?

– Ahora ya pocas. Antes, más. Una de las cosas de mandar sobre tu propia hambre es que puedes elegir con quién estar. Pero vamos, en Twitter y en la redes sociales, poco. Tampoco soy un tipo muy visceral. De hecho no soy nada visceral.

– Visceral no, pero sí que emplea el sentido del humor en muchos de sus comentarios. De hecho, se presenta a sí mismo como especialista en ‘perroflautología’. Es usted ‘perroflautólogo’.

– Primera autoridad nacional en ‘perroflautología’, perdona. La ciencia la inventé yo (risas). La ‘perroflautología’ es el estudio del ‘perroflauta’, que es un espécimen ibérico, nuestro, propio. A los de Portugal también los tengo allí estudiados. Es el tío de extrema izquierda. Se le denomina ‘perroflauta’ porque es como se llamaba antiguamente a los mendigos que van con su perrillo y una flauta. La izquierda  vive en esa dialéctica maldita suya y necesita hacer ‘méritos externos’. Antes se vestían de obreros y se iban a las tabernas y tascas de los polígonos industriales, y ahora pues se visten de mendigos. En realidad supone estudiar lo que acabó siendo Podemos, con toda esa charlatanería vacía. Palabras y más palabras, sin decir nada. Si exprimes un discurso de Íñigo Errejón, lo que produce es miedo. Ya está, no hay más.

– Le escuché en uno de sus programas que la mejor herramienta para desarmar a los ‘perroflautas’ y progres es el humor, que el problema de la derecha es que no tiene sentido del humor.

– Sí, es que la derecha es un poco tremenda. Se lo toman todo muy en serio. Desconfía de la risa, no sé por qué. Es como si lo considerada algo frívolo, poco serio… No sé, yo no es que esté constantemente buscando la gracia, pero no me tomo las cosas con demasiada seriedad. Tampoco me tomo a mí mismo con demasiada seriedad. Y el mundo es un lugar agradable. A mí me gusta. No veo que haya grandes amenazas ni se vaya a acabar esto mañana.

La derecha es un poco tremenda. Se lo toman todo muy en serio. Desconfía de la risa, no sé por qué

– ¿Qué hemos conseguido desenterrando a Franco?

–  Pedro Sánchez quizá consiga traerse unos cuantos votos de Podemos, que es lo que busca. Los demás no hemos conseguido nada. Tener una imagen, un recuerdo que no queríamos tener: ver sacar un ataúd de una basílica. El otro día venía en el tren y al abrir el móvil, y mirar El Mundo o El Confidencial, la primera imagen que me encontré fue esa ¡Tuve que dejarlo! Guardé en el teléfono en el acto y no quise saber más. Ya me enteraría cuando llegara a Madrid. Y además le pusieron como una especie de paño encima que lo hacía más tenebroso. Yo soy muy sensible a la estética. Y cuando vi aquello, a los nietos, que están todos viejísimos… Pero que cosa más dantesca, más estrambótica.

Eso es lo que han conseguido: meternos un recuerdo que no queríamos tener y que Pedro Sánchez consiga 100 o 200.000 votos, quién sabe.

Fernando Díaz Villanueva / Foto: Irene Lucena

-¿Qué pronóstico tiene para las próximas elecciones? ¿Qué cree que va a pasar?

– No tengo ni idea, ni una bola de cristal. Si lo supiese no estaría aquí haciendo entrevistas, porque sabría qué acciones en Bolsa van a subir o bajar, y estaría en el Caribe (risas). Si vamos a las encuestas, pues ganará Sánchez pero no por mucho. Lo que ocurre es que esta vez podría ocurrir que Ciudadanos le deje pasar, y eso es lo que cambie.

-¿Cómo puede ganar un tipo como Pedro Sánchez?

– Pues porque se parece a España, a la mayor parte de los españoles. Lo bueno y malo de la democracia es que manda el tío que más se parece al país. Es así, qué le vamos a hacer. Mira lo que ha pasado ahora en Argentina. tenemos lo que nos merecemos para lo bueno y para lo malo, claro.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here