Aprobadas las Ordenanzas que bajarán los impuestos a los cordobeses


El concejal de Hacienda defiende que la reducción tributaria "es compatible con mejorar los servicios"

Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. socios
Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: JC

Los cordobeses pagarán una media aproximada de un dos por ciento menos en impuestos el año que viene. Las Ordenanzas Fiscales de 2020 han sido aprobadas inicialmente en el transcurso de un Pleno en el que ha quedado clara la voluntad del actual gobierno municipal de continuar con la reducción de la presión tributaria a los cordobeses en los tres años que quedan de mandato. 

Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes.
Paula Badanelli, Isabel Albás, José María Bellido y Salvador Fuentes. /Foto: JC

El responsable de este documento económico, el teniente de alcalde de Hacienda, Salvador Fuentes, ha destacado al comienzo de su intervención que “desde hace una década no saben los cordobeses lo que es bajar los impuestos” en Córdoba, con un paquete de medidas que hace “compatible con mejorar los servicios”.

Los cambios tributarios respecto a los últimos años son considerables, y por eso la portavoz de Ciudadanos, Isabel Albás, las ha bautizado como “las Ordenanzas de cambio”, a lo que ha añadido que “son realmente buenas para todos los cordobeses”.

Uno de los asuntos sobre los que ha girado el debate entre los seis grupos municipales es sobre la gestión municipal. Mientras desde la bancada de las formaciones de izquierda se insistía en que  la bajada de la recaudación iba a tener un efecto directo en los servicios a prestar a los cordobeses, desde el lado contrario se ha insistido en que dicha reducción “es compatible con mejorar los servicios”, porque “todo es compatible en esta filosofía que cambio el libro de estilo del anterior mandato”, como ha señalado Fuentes, ya que “los presupuestos se tienen que ejecutar”.

Desde Vox, su portavoz, Paula Badanelli, ha señalado que a su grupo le hubiera gustado una mayor reducción de impuestos, pero que tras las primeras reuniones con el gobierno municipal entendieron que se podía posponer, así como que “una subida de impuestos trae miseria”. Esta concejal ha defendido que la bajada de impuestos que tendrán los cordobeses el próximo año “beneficia a los mismos que antes y a los generan empleo sin poner en riesgo los servicios municipales”.

El discurso desplegado por PSOE, IU y Podemos ha insistido en una división de la ciudad entre ricos y pobres en el que los primeros serán quienes se beneficien de estas mejoras fiscales. Así, la portavoz socialista, Isabel Ambrosio, ha dicho que “las derechas tenían claro desde el minuto uno a quien iba a beneficiar, a quienes tienen mucho, y por eso se han apoyado en la ultraderecha”. Sobre esto, Alba Doblas, de IU, ha señalado que el gobierno municipal “está mirando el bolsillo de sus votantes y eso no es gobernar para todos”. Por último, el portavoz de Podemos, Juan Alcántara, ha aseverado que “estos recortes son una gestión temeraria de la ciudad”.

A diferencia de lo ocurrido en los últimos cuatro años, en esta ocasión sí se ha admitido una enmienda presentada por la oposición, consistente en que no se le cobrarán al conductor las pruebas de sangre o similares que él solicite para determinar el consumo de drogas o de cualquier otras sustancias si el resultado es negativo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here