¿Operación saqueo II?: los que iban a ser “socios” cargan 5,2 millones de euros en las cuentas del CCF.

48

En los primeros seis meses desde la compra los encargos y pagos a las empresas de Oliver y León se dispararon.

Como hemos publicado en la Voz de Córdoba,  según documentos a los que hemos tenido acceso de fuentes solventes, el pacto de socios otorgado en documento privado el 28 de diciembre de 2017 entre Grucal Propertis ( 49 %), propiedad de Jesús León, y Nanay Advisors ( 51%), perteneciente a la familia Oliver,  establecía  de forma pormenorizada la estrategia y obligaciones entre las partes para financiar la adquisición de las acciones del CCF.

Aunque, como nos ha informado Joaquín Zulategui, Grucal Properties recompro a Nanay Advisors las acciones el día 19 de enero por el veto de González a Luis Oliver en la venta del CCF, hemos podido acceder a documentos que confirman  que los titulares reales de ambas empresas acordaron, tras la compra de acciones a AZAVECO el 19 de enero de 2018, suscribir suculentos contratos de prestación de servicios en beneficio de los que iban a ser “socios compradores” y, por supuesto, a cargo del CCF. 

 

Así, el 24 de enero de 2018 Jesús León en nombre del CCF y Sergio de Benito Nicolás como apoderado de  Sitnosport,SL ( a partir de marzo de 2018 apoderado de Bitton Sport SL en sustitución de Luis Oliver Abesa ) habrían suscrito contrato de prestación de servicios de dirección y gestión deportiva por cinco años y con  un importe anual de 600.000 €, una cláusula de rescisión del mismo importe por cada año que reste de cumplimiento del contrato y un bonus del 25 %, en total 3.750.000 €. 

Este contrato se anunció públicamente como el que ligaba  al CCF con Luis Oliver, que ejerció esa función de director deportivo hasta finales de junio de 2.018. Sólo en los meses de febrero y marzo cobró 365.050 €.

Sin constancia de notificación al CCF se cedió el contrato a Bitton Sports ( entidad que en enero había prestado a Aglomerados dos millones de euros para comprar las acciones de Azaveco ) con quien León llego a un acuerdo de rescisión el 17 de julio de 2018, por un importe de 3.250.000 € más IVA, por apenas seis meses de trabajo. Para pagarlo se entregaron  a  Luis Oliver un total de 52 pagarés a la orden, con vencimiento desde septiembre de 2019 a julio de 2022, que descontado lo ya cobrado  debían satisfacer la rescisión.

Este documento fue protocolizado ante notario de Madrid, Miguel Yuste Rojas, a instancias de Oliver el 28 de septiembre. Sin embargo, el propio notario hace la salvedad de que su intervención “ no alcanza la legitimación de firmas ni la validez de su contenido ni sus anexos fotocopiados, sino que se limita a la protocolización y conservación”

 En el mes de julio pasado el CCF recibió, según publicaron distintos medios, demanda ejecutiva por importe de 1.800.000 € interpuesta por Bitton Sports por impago de varios pagarés lo que provocó el embargo de las cuentas del club y distintos derechos de cobro. El actual letrado del CCF, Enrique Rodríguez Zarza, informó ayer en rueda de prensa que en esta reclamación de Oliver “ está malinterpretando una deuda de Jesús león con una deuda del Córdoba”  y que cuando “veo que hay cosas sospechosas no las pago” porque considera que esa cantidad es una cifra elevada para un director deportivo”.

Enrique Rodríguez Zarza./Foto: CCF
Enrique Rodríguez Zarza./Foto: CCF

Además , y según nuestras fuentes, BittonSports podría haber recibido en el primer semestre de 2018 transferencias del CCF por importe de más de 450.000 €,  sin constar formalmente relación contractual alguna. 

Y todo esto, por si no fuera poco, lo gesta públicamente, sin ningún pudor, el señor Oliver  que esta inhabilitado judicialmente para la gestión de negocios ajenos por su paso  por el Betis.

En la sentencia se considera probado que Oliver y el presidente del Betis “simularon intermediaciones que no son reales (comisiones fraudulentas), a lo que se suma que se detectaron “inexactitudes graves” en los documentos que acompañaban a la solicitud de declaración de concurso –en concreto la lista de acreedores–, considerando así “fraudulenta” la salida de bienes y derechos del patrimonio del club”.

Por lo que respecta a León, y también según nuestras fuentes, el 25 de enero de 2018 se firma contrato de prestación de servicios entre el CCF y Aglomerados Córdoba SL para prestar “ asesoramiento a la dirección, área comercial, financiera, relaciones institucionales, recursos humanos y relaciones públicas “ por importe de 400.000 € anuales.

 

Jesús León./Foto: BJ

Pero es que el día 26 de enero se habría firmado otro contrato  entre el CCF y Grucal Properties, con una retribución de 500.000 €, anuales por los servicios de “tareas relativas a las  áreas de dirección general, gestión económico financiera, recursos humanos, marketing corporativo, política de compras y logística y seguros”.

A partir de ahí, y según las mismas fuentes, se iniciarían transferencias desde el CCF a  Aglomerados Córdoba y a Grucal Properties superiores a 2.000.000 €, entre ellas el famoso millón de euros transferido el 6 de julio, que podría haber servido para abonar una parte del precio a Azaveco y que desencadenó la “guerra “ entre León y el antiguo secretario del Consejo, Joaquín Zulategui

Es decir, desde el 21 de enero que se firma la compraventa hasta mediados  de julio o han salido o se han comprometido desde las arcas del CCF 5.250.000 sólo para las empresas de Oliver y León.

Esto supone más de la mitad de la cifra de negocio de la sociedad en la temporada 2017-2018, que ascendió a unos 9,8 millones de euros y con un resultado en perdidas de  -4.232.849 €, frente a 1.035.448 € de beneficio después de impuestos en el ejercicio anterior.

Zulategui, hombre de confianza de Oliver en el CCF hasta julio de 2018, ratificaba el pasado 10 de abril la denuncia presentada ante el Juzgado de Instrucción número 5 de Córdoba contra Jesús León por apropiación indebida  de fondos del CCF por importe superior a 1.600.000 €.

Esto ha obligado, según nuestras fuentes, a comparecer ante la Policía Judicial  a distintos responsables de la historia reciente del CCF que han  sido llamados a declarar por pesquisas judiciales, en investigación de posibles conductas delictivas, que siguen en marcha.

Una de las declaraciones más importantes, por las consecuencias que puede tener en el devenir del proceso, será la de Carlos González el próximo día 6 de noviembre.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here