Inmaculada Pérez Figueroa, presidenta del Foro de Empresarias y Profesionales de Córdoba: “ La actividad empresarial se hace más llevadera cuando le pones pasión”


Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

 

Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

Y no nos cabe duda de que se la pone. Atiende la entrevista en una cafetería, mientras acaba una improvisada reunión con un proveedor. Nos ha hecho un hueco bien temprano en su agenda, porque debe salir hacia Montilla para ultimar los preparativos de un evento. Inmaculada Pérez Figueroa (Córdoba, 1967) es un torbellino. Esta licenciada en Historia del Arte derrocha energía y uno se pregunta si es que nosotros ponemos poca en nuestro quehacer diario. Mientras despejamos la duda, vamos conociendo que su ánimo profesional se refleja no sólo en su empresa de formación, sino en conseguir una igualdad real entre hombres y mujeres. No proclama un feminismo al uso, sino reivindicaciones que coloquen en un mismo plano a mujeres y a hombres. Y que, sobre todo, a las mujeres se les vea, se les tenga en cuenta, se conozca que son profesionales excelentes y luchadoras. Por eso nació el Foro de Empresarias y Profesionales de Córdoba (FEPC), que acoge a mujeres de distintos sectores y actividades y que Inmaculada preside mientras, con la otra mano, tira de móvil, agenda y bolígrafo para dirigir su empresa.

– Me ha costado cuadrar la agenda con usted para esta entrevista. No quiero imaginar cómo deben ser los días de la presidenta del Foro de Empresarias y Profesionales de Córdoba…

– Bueno, los días son intensos porque se compatibilizan un foro empresarial con mi propia empresa. Y hay que estar un poquito para todo.

– ¿Cómo se organiza?

– Como puedo. Normalmente en el uso de la agenda se establecen prioridades, y a veces es la asociación y otras no, sino mi actividad empresarial que, al fin y al cabo, nos llevó a formar este colectivo.

– Actividad empresarial que desarrolla con Incentifor, que se dedica a la formación y los eventos culturales. La cultura es un concepto muy amplio y me gustaría que nos lo especificara.

– Como muy bien dices, en efecto, la cultura tiene un sentido muy amplio. Nosotros nos dedicamos a la formación de profesionales, personas o colectivos que requieren nuestros servicios de coordinación y formación. Y hablamos de eventos culturales, y siempre los denomino ‘culturales’ porque, aunque sea un acto relacionado con el vino, es un evento de la cultura del vino. Si son empresariales, están dentro de ‘la cultura de la empresa’. Es el trasfondo importante que tiene cada una de las actividades que hacemos.

Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

– Se les ve presentes y activos

– Este mes es muy importante, porque además tenemos una colaboración directa con Eutopía’19, el Festival de la Creación Joven, con un proyecto precioso que se llama @venir, sobre la prevención de la violencia de género pero con una perspectiva nueva, de concienciación a través del trabajo diario. Contaremos con una mesa redonda sobre las mujeres y el deporte, teatro… que permita ver que vamos en la dirección correcta. Dirigido a hombres y mujeres, por supuesto.

– ¿La formación continua es una de las mejores herramientas para trabajar hoy en día?

– La profesionalización es una de las herramientas. En la actualidad tenemos dos pilares básicos: uno es el mundo del vino de Montilla-Moriles. Organizamos cursos de técnico especialista al que acuden someliers de toda España, junto con el Consejo Regulador. Es uno de los trabajos que más satisfacciones me da porque viene gente maravillosa y muy profesional. Y por otro lado, ofrecemos formación a emprendedores, y eso sobre todo por vocación personal: me encanta el emprendimiento, cuando la gente se mete en la aventura de crear algo. Esas son las dos líneas básicas en la oferta formativa.

 

“Ofrecemos formación a emprendedores, y eso sobre todo por vocación personal: me encanta el emprendimiento, cuando la gente se mete en la aventura de crear algo.”

– El emprendimiento se nos recomienda mucho, pero siempre es más difícil mantenerse como emprendedor que comenzar la actividad que se elija.

– El emprendimiento es difícil desde que se te pasa por la cabeza. Es verdad que hay mucha más ayuda en los inicios, con sitios muy buenos donde te asesoran muy bien. pero cuando se comienza la aventura hay que llegar a un momento que se denomina ‘consolidación’, y ahí se suele estar un poquito más solo. Es en eso donde entra nuestra asociación, que se centra en la autónoma pequeñita, sola o con pocos trabajadores, que lleva uno o dos años. Y el colectivo le da un impulso, en su cuenta de resultados y a nivel personal también.

-¿Las mujeres tienen un sentido más práctico de la vida y, por tanto, de la empresa?

– No. Yo creo que tanto mujeres como hombres somos individuos, y hay gente con más sentido práctico y otra que es más ilusa, que tienen una idea muy bonita peri que hay que ayudarles a que pongan los pies sobre la tierra. Pero eso no tiene  nada que ver con el género, sino con la persona.

– Pero sin embargo, su asociación o foro es solo de mujeres.

– El foro se creó porque, en los eventos a los que yo acudía por mi actividad profesional, me daba cuenta de que apenas veía empresarias. Muchos más caballeros que señoras. Y me dije: “bueno, si creamos un grupo a lo mejor detectamos quiénes son”. Puede parecer un tópico, pero ha funcionado. Hemos conseguido ser más de 200, unir a pequeñas empresarias que a lo mejor no pensaban que estar en los puntos clave de la ciudad es importante.

Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

– Empresarias de diferentes sectores, ¿no?

– De todos los sectores. Hay algunos en los que estamos menos representadas porque por su idiosincrasia resulta más difícil, por ejemplo, el comercio, que por un horario o por la ubicación, pues suponen un 10 o 15% del foro nada más. Después contamos con las profesionales, categoría que incluimos para que se sintieran representadas abogadas, asesoras financieras, administradoras de fincas, que son empresarias a las que siempre hemos denominado profesionales, pero que al fin y al cabo emiten una factura, con lo cual son empresarias autónomas como cualquiera. Ellas suponen un 50% del foro.

– ¿Hay que ayudar más a las autónomas que a los autónomos o ahí no corresponde hacer distinción de género?

– Las ayudas tendría que dirigirse a la idea empresarial y a las circunstancias sociales en las que se vive.  No se trata de ayudar a la mujer, sino a la realidad social de esa persona, que puede ser un hándicap. No venderlo como “ayuda a mujeres y a hombres” sino deteniéndonos en la realidad de cada individuo, sin engañarnos. Nosotras vamos a realizar este año un foro de conciliación y corresponsabilidad, porque todavía ese tema está ahí y se vincula a la mujer en él. Pero es algo tanto de mujeres como de hombres, y con las ayudas debería pasar igual. Hay hombres con magníficas ideas empresariales que habría que apoyar y mujeres  con ideas magníficas que también necesitan ayuda.

“Las ayudas tendría que dirigirse a la idea empresarial y a las circunstancias sociales en las que se vive.  No se trata de ayudar a la mujer, sino a la realidad social de esa persona.”

– Hay un aspecto determinante en la vida de muchas mujeres que es la maternidad. Hablaba antes de conciliación, pero ¿cómo afecta ser madre a la faceta empresarial o profesional de la mujer?

– Hablamos de empresarias que tienen la capacidad biológica de pasar un embarazo, un parto, tener a sus hijos… La realidad social ideal sería que fuera algo común: tú y yo tenemos un hijo y tenemos que ver cómo somos capaces de gestionar esa parte de nuestra vida. Todavía existe un porcentaje altísimo de que esa labor recae sobre las mujeres. Nosotros creemos en la empresa conciliadora. Solemos tener un desayuno de profesionales para que las mujeres puedan dejar a los niños en el colegio, algo que también deberían hacer los empresarios, porque también ellos llevan a sus hijos al cole.

– Pero no es lo mismo conciliar en el trabajo por cuenta ajena que en el empleo por cuenta propia.

– El mundo del autónomo es otra cosa.  Es una’ locura’ para mujeres y para hombres. Cuando se gestiona la agenda del día, si tienes pareja, hay que negociar las actividades. Abogamos porque todos pongamos de nuestra parte para que el peso familiar no recaiga en la mujer solamente. Se está trabajando para que eso cambie.

Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

– Me resulta llamativo que haya que crear un foro para visibilizar a las profesionales cordobesas.

– Pues lo que al principio era una necesidad, porque es verdad que no éramos visibles, ahora parece que sí, que lo somos, gracias a los medios de comunicación entre otros. Lo que empezó con esa idea, fíjate, ha servido para que las autónomas de Córdoba tengan un sitio donde ir, en el que van a encontrar amigas, nuevas formas de negocio, una formación muy directa… Comenzó como una necesidad y ahora mismo es un auténtico placer pertenecer a esta asociación.

“Lo que empezó con la idea de dar visibilidad ha servido para que las autónomas de Córdoba tengan un sitio donde ir, en el que van a encontrar amigas, nuevas formas de negocio, una formación muy directa…”

– ¿Qué tipo de formación van buscando los profesionales en su empresa?

– Pues lo mismo que con los eventos, nuestra otra línea de negocio: calidad y confianza. Tantos los eventos como la formación tienen un seguimiento de principio a final, de manera personalizada. Me sé el nombre de la gente para la que trabajo, quiénes son. Me adapto a ellos y lo vivo. Creo que la actividad empresarial se hace más llevadera cuando le pones pasión.

Inmaculada Pérez./ Foto: Irene Lucena

– Pasión y actitud para reciclarse.

– Eso es fundamental. Nosotros, por ejemplo, este año, dentro del plan  ‘Marca mujer’, lo enfocamos todo hacia las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) ¿por qué? Porque gran parte de ese reciclaje tiene que ver con el entorno digital. Y hemos detectado esa necesidad. Son formaciones de tres horas que sirven para que tu empresa funcione un poco mejor. No se trata de seguir cursos con nombres en inglés complicadísimos, sino prácticos: aplicaciones del teléfono de inspección de padres, o LinkedIn, o un Excel básico para llevar correctamente el día a día.

– ¿Usted le saca partido a LinkedIn?

– No todo el que debiera, por eso voy a ir al curso… En Andalucía es un ‘arma’ muy poco aprovechada. Tengo un amigo en Madrid que dirige una empresa de recursos humanos y se echa las manos a la cabeza por el poco partido que se le saca. Vamos a partir de cero en ese curso y hay otro para las que están más avezadas en el uso de LinkedIn, que también las hay y muy buenas.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here