Antonio Bolívar: “El coche en una década desaparecerá como el humo del cigarrillo”


El arquitecto asegura en la siguiente entrevista que “el transporte que necesita la ciudad en realidad es un metro sobre ruedas”

Córdoba
Antonio Bolívar, durante su intervención en la Jornada técnica./Foto: LVC
Córdoba
Antonio Bolívar, durante su intervención en la Jornada técnica./Foto: LVC

Antonio Bolívar es arquitecto y ha sido el director de la jornada técnica ‘El futuro de las ciudades. El reto de Córdoba’. La jornada, celebrada como colofón de la Semana de la Movilidad, ha reunido a más de 120 responsables y técnicos de la administración, profesionales y representantes de varias entidades y colectivos.

El futuro de la movilidad ha sido examinado en ocho ponencias y dos mesas técnicas, por expertos de varias ciudades de España e Italia, con una reflexión compartida sobre el papel del coche y las dificultades de la planificación urbana.

Bolívar, ha sido durante diez años un estrecho colaborador de Antonio Valdenebro, y redactor del Plan de Movilidad de 2013. Le entrevistamos sobre unos de los aspectos que se trataron en la Jornada, prometiéndonos completar la entrevista con otro tema principal, el uso del espacio público, en otra ocasión.

-En la jornada usted ha manejado el concepto de urbanismo compartido o medios de movilidad compartidos, ¿es cierto?

-Sí, cada vez existen más medios de movilidad compartida (motos de alquiler, bicicletas de préstamo, coches compartidos, coches autónomos, etc.…) que resultan más ecológicos y que, auxiliados con soluciones tecnológicas, se adaptan a las preferencias de los jóvenes y menos jóvenes.

Va a ser el futuro próximo. Por lo que habrá que facilitar en la ciudad que el vehículo particular pueda convivir con unos modos de movilidad de uso no exclusivo, en un espacio urbano que debe reequilibrase para que el aquél no siga consumiendo el 70% del espacio total y devolverlo al ciudadano.

-Otra de las claves de la planificación se ha dicho que es la intermodalidad en el transporte público, ¿Qué significa este término?

-La intermodalidad se refiere a la combinación de los distintos modos de transporte (el bus interurbano, el aparcamiento disuasorio, el bus urbano, la red ciclista, etc..), como arma eficaz para reducir la presión del automóvil, que aún es insaciable en el consumo de infraestructuras.

-Parece que esto requiere un cambio de conducta del ciudadano, acostumbrado a la comodidad y flexibilidad que le dá el conducir un automóvil ¿No es así?

-Efectivamente, de la noche a la mañana nadie se va a animar a dejar el coche y montarse en el autobús voluntariamente. Pero, si el escenario fuera otro: que pudieras con un mismo billete desplazarte llegar a todos lados, cambiando de bus o de modo de desplazarte, auxiliado por unas aplicaciones informáticas que controlas en tu teléfono, la cosa puede cambiar en pocos años.

-El transporte público entonces ¿está amenazado por los nuevos vehículos de movilidad personal como el patinete eléctrico? ¿La gente joven va a dejar de cogerlo?

-El perfil de los usuarios del transporte público ha sido el de la mujer o varón mayor de 55 años, que no contaba con carnet ni coche. Además, ha habido un largo tiempo con tendencia a la baja en la utilización del transporte colectivo.

Hay que apostar por un sistema de transporte público integrado, que, otorgue posibilidades a todos, a los más vulnerables. Está muy bien que se de cabida en la ciudad a los nuevos modos de desplazamiento, es muy necesario, y hemos de buscar más espacios para ellos, pero el transporte público es para todos, no como el coche o la bicicleta, o el patinete. Luego hay que primar su protagonismo en la ciudad y que deje de ser, en un sistema moderno, una cenicienta. Los jóvenes sin duda podrán combinarlo ofrece ventajas frente a otras soluciones.

-¿Y cómo tiene que ser ese transporte público del futuro? ¿Será una utopía irrealizable como el tranvía?

-Primeramente, ha de ser un transporte urbano con cero emisiones de carbono, pues estamos obligados a preservar el clima. En segundo lugar, debe ser integrado, es decir, que tanto la red ferroviaria, en su ámbito metropolitano, como las redes del bus urbano e interurbano, estén gestionadas de forma efectiva como un único sistema. Y además, las paradas deben ser verdaderos intercambiadores especializados con otros modos (bicicleta pública, patinetes). De esta forma se podrá dar un servicio del siglo XXI.

Para todo esto, y para contar con una infraestructura ecointeligente, que no será cara como la del tranvía, hace falta espacio para segregar esta plataforma, restando algunos carriles al coche en las grandes avenidas. Pero el coste es de pintura y unas modernas estaciones. No es de recibo mantener solamente unos tímidos carriles de prioridad bus, en donde no estorbe al coche.

-Entonces ¿este va a ser el transporte principal de la ciudad? ¿Se refiere al LAC (línea de alta capacidad) que se ha visto en la Feria de la Movilidad como experiencia piloto de Aucorsa? ¿Qué relación tendrá con el Metro tren?

-Sí. El vehículo que debe circular debe ser de alta capacidad (LAC también llamado Bus de Rápido Tránsito) aunque en el carril reservado puede circular cualquiera en principio.
A la infraestructura de nuevos carriles con guiado, es la que deberíamos llamar METROBUS ( o sea Bus metropolitano), que sería comparable al METROTREN, con el que se conectaría. En este caso, el servicio de cercanías del ferrocarril se integrará como un sistema de transporte metropolitano.

-Sin embargo, supongo que uno de los inconvenientes además del coste económico de las nuevas líneas y vehículos de transporte, la cultura del coche que está muy arraigada no favorecerá el cambio a modos más sostenibles.

-El coche en un futuro próximo, desaparecerá como el humo del cigarrillo. de la escena de la ciudad. Los nuevos hábitos de las nuevas generaciones, que no desean conducir ni tener un automóvil, y prefieren soluciones tecnológicas, abre un abanico de posibilidades y condena al coche privado a la chatarra. De hecho, en 10 años los coches de hoy no servirán, no podrán circular por no tener un combustible aceptado o no ser eficientes.
Para moverse dentro de la ciudad, el coche se habrá visto superado por otros vehículos, como el coche autónomo, con o sin conductor, de uso individual o colectivo, etc.

-¿De qué depende que exista un transporte público de calidad y cuánto tiempo ha de pasar para verlo?

-Es verdad que todas las ciudades o aglomeraciones de tamaño similar o superior a Córdoba, cuentan con un sistema de transporte público potente, vertebrando metro suburbano con bus y ferrocarril metropolitano.

Está convencido que no se va a dejar pasar otros tantos años sin apostar decididamente con un transporte público en la ciudad de Córdoba, aunque habrá que estudiar formulas de financiación.

-En definitiva, si se apuesta firmemente hoy por ello, el METRO BUS puede ser el transporte estrella del futuro en la ciudad y será el que expulsará el que ayudará a expulsar a los coches de la ciudad, como ha ocurrido en otras ciudades, cuando un transporte público de calidad,

-Córdoba ¿ha tenido mala suerte con el transporte público? Muchas ciudades en España cuenta con un servicio de metro suburbano o tranvía electrificado… pero Córdoba fracasó con lo que iba a ser hace 15 años un tranvía moderno.

-El tranvía era muy caro y se encastraba subterráneamente, con lo que esto supone de encontrar restos arqueológicos. El sueño se desvaneció cuando tras las vacas gordas explotó la burbuja. La cruda realidad económica hizo que el gobierno municipal descartara esa inversión millonaria (cercana a los 500 millones y 20 km de recorrido), con un coste de explotación próximo a los 2 millones de euros al año. Algo inabordable, que han obligado a municipios que tiraron para adelante como Jaén a guardar en las cocheras su tren ligero.

¿Cuál va a ser pues el transporte que necesita la ciudad en el futuro? Puede costeárselo?

-El transporte que necesita la ciudad en realidad es un metro sobre ruedas, que pueda atender a casi a los 360.000 habitantes del área metropolitana. Lo que el Plan de Movilidad propone aún hoy y se presentó en el programa europeo de EDUSI

El Metrobús, nació hace varias décadas como” transporte público de las ciudades más pobres,” como Curtiba en Brasil. Después se ha consolidado en muchas ciudades de América y ahora es copiado en la Europa occidental con gran éxito. En su día sustituyó al Trolebús, que era un autobús eléctrico, que circulaba por la calle, aunque necesitaba una pluma y una catenaria pero que al no contar con railes en la calzada era de un coste más reducido.

En la jornada técnica hemos visto que ciudades como Murcia van a contar con un sistema similar, complementario a su tranvía, que llaman un Tranvibus, donde van a invertir 22 millones de euros, de varias subvenciones públicas. En Córdoba hay un presupuesto inicial a conseguir de los fondos EDUSI. La implantación puede ser paulatina, pero debería estudiarse una colaboración público-privada además de la cooperación interadministrativa y subvenciones públicas para acelerar que se haga realidad cuanto antes. El reto de Córdoba está en avanzar en esta dirección, transformar la ciudad, que se han ido diseñando para los coches a la ciudad del siglo XXI, y recuperar el espacio para las personas.

Que los niños puedan jugar las calles, ver más gente montada en bicis y patinete, y sobre todo un transporte público eficiente y de calidad junto a más espacios verdes, menos contaminación y menos ruido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here