La madre acusada de morder a su hija menor en el brazo es absuelta

15

El juez precisa que no ha quedado acreditado que en el mes de diciembre de 2015 ella presuntamente se enfrentó a su hija con el fin de que le entregara el mando de la televisión

acusada Montalbán
Juzgado./Foto: LVC
acusada
Juzgado./Foto: LVC

El Juzgado de lo Penal número 3 de Córdoba ha absuelto a una madre que estaba acusada de dos delitos de maltrato en el ámbito familiar, tras supuestamente darle bocados en los brazos a su hija menor de edad y con un cepillo de raíces de madera. El magistrado señala que “hay dudas más que razonables” y que “no se han presentado partes de lesiones”, entre otros aspectos.

Según recoge la sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, se da por probado que la procesada, natural de Marruecos y con unos 50 años en el momento de los hechos, residía con su marido y sus dos hijos menores en una casa de la capital cordobesa, donde a partir del año 2009 “la convivencia se volvió más difícil, debido a las continuas discusiones entre la madre y los niños”.

No obstante, el juez precisa que no ha quedado acreditado que en el mes de diciembre de 2015 ella presuntamente se enfrentó a su hija con el fin de que le entregara el mando de la televisión o que comenzase a “propinarle numerosos bocados en los brazos”, así como que no permitiese que la niña acudiera a algún centro de salud.

Por otra parte, “tampoco ha resultado acreditado” que sobre el segundo trimestre del año 2016 o marzo de 2017, la acusada se enfadase con la niña y supuestamente entrara en su dormitorio con un cepillo de raíces de madera, con el que “la golpeó reiteradamente en la espalda y la obligase a acompañarla al salón del inmueble”, o que ante la negativa de la menor de sentarse a su lado, “le diese golpetazos con la mano en la espalda, sin evidenciarse lesiones”.

Igualmente, el magistrado considera que no se ha acreditado que la mujer acusada golpeara a su hijo o que “le metiese guindillas en la boca y le obligase a masticarlas”, así como que lo haya insultado o le haya dicho que “ojalá no hubiese nacido”.

Asimismo, en la resolución judicial se apunta que “tampoco ha resultado acreditado” que en una ocasión “el menor fuese arrastrado para llegar a casa desde el colegio” o que en otro momento la procesada “le restregase la pasta de dientes por la cara después de negarse el menor a lavárselos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here