Satse alerta de riesgos privatizadores en el borrador de estatutos del SAS


El Servicio Andaluz de Salud ha elaborado un documento con la intención de establecer por Decreto los Estatutos del SAS

SAS

El Sindicato de Enfermería Satse-Córdoba ha alertado de precipitación y riesgos severos de dar cobertura a la privatización encubierta de la Sanidad Pública en el Servicio Andaluz de Salud, como así lo acredita además la eliminación de hasta cuatro Decretos que regulan y garantizan a fecha de hoy la sanidad pública en la Junta de Andalucía a través del Servicio Andaluz de Salud.

Continua Satse afirmando que la propuesta de Decreto elaborada por el SAS establece que dicho organismo se constituye como agencia administrativa y en la misma además del SAS se integran también todas las Agencia Públicas Empresariales según se determine, sin especificar nada más y dejando por tanto a la discrecionalidad de la Junta de Andalucía como y cuando se realizan, a pesar de las importantes repercusiones que ello tiene para el conjunto del sistema sanitario público andaluz, así como para los cerca de 100.000 profesionales.

Además continua Satse, el SAS podrá; atendiendo al Decreto referido constituir “consorcios de naturaleza pública u otras fórmulas de gestión integrada o compartida con entidades de naturaleza o titularidad pública o privada”, con intereses comunes o concurrentes, además dichos consorcios u otras fórmulas de gestión podrán integrar en las mismas a otras entidades cuando así convenga a la gestión de los centros adscritos a las mismas.

Esta firme declaración de principios es un verdadero riesgo real para garantizar la atención sanitaria pública tal como la conocemos hoy, pues deja en manos de la Junta de Andalucía el delegar la gestión de todo o parte del SAS a un “ente” privado o público, en sus diferentes fórmulas, bastando la mera conveniencia para la gestión y ejecución de los centros sanitarios concretos. Así mismo permite la descentralización o incluso la gestión externa privada del SAS.

Por otro lado afirma el Sindicato de Enfermería, se establece un Consejo de Administración del SAS en el que se determina la presencia de las organizaciones empresariales que representan intereses privados. Así mismo se crea un Consejo Asesor pero no se establecen los criterios de selección de los componentes del mismo, su participación, retribuciones, régimen de incompatibilidades, duración del mandato, evaluación, etc.

En cuanto a la estructura Administrativa se determinará un Área de Salud por provincia, algo que contradice la propia Ley General de Sanidad.

En lo que respecta a la estructura organizativa de la Asistencia Sanitaria, se crean comisiones técnicas sin concretar ni detallar nada más, al igual que ocurre con la creación de la Comisión de Directores de Unidades de Gestión Sanitaria, quedando reservado a la pura discrecionalidad y arbitrariedad del SAS la creación de dichas comisiones.

Las Unidades de Gestión Clínica desaparecen y crean las Unidades de Gestión Sanitaria que mezclan tanto el ámbito de la atención primaria como el de los Hospitales.
Por otro lado se altera sustancialmente la composición y estructura tanto de la Junta de Enfermería como de la Junta Facultativa, organismos ambos de representación profesional y asesoramiento de las Direcciones de los Centros Sanitarios, modificaciones que Satse rechaza por ser arbitrarias y dirigidas a menos cavar la representación mayoritaria en conbsonancia con la realidad asistencial y de cuidados de las Enfermeras y Enfermeros, y que además no contempla la incorporación de al menos 2 fisioterapeutas, pero sí elimina de la Junta de Enfermería a los Jefes de Bloque y Supervisores de Enfermería, algo que Satse no aceptará pasivamente.

Por último asevera Satse el Decreto de creación de los Estatutos del SAS contempla la mezcla en el mismo SAS de personal estatutario, personal laboral y funcionario con la aplicación de sus respectivas normativas, lo cual garantiza la conflictividad laboral y judicial, pues nos encontraremos con profesionales de la misma categoría y mismas responsabilidades y funciones asistenciales con diferentes condiciones laborales y retributivas, algo que contradice la doctrina y jurisprudencia comunitaria, “a igual trabajo, igual condiciones laborales y retributivas”.

Finaliza Satse-Córdoba, aseverando que rechaza el Decreto de Estatutos del SAS elaborado y presentado por la Junta de Andalucía por ser un claro despropósito político, asistencial, normativo y laboral, donde quién realmente tiene espacio para el desarrollo y el crecimiento es la empresa privada, algo que Satse desde luego no aceptará pasivamente y contra lo que trabajará firmemente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here