Luis Del Olmo, locutor de radio y periodista: “Mi madre pensaba que eso de la radio era cosa de títeres”


Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

Es puntual a la cita marcada (11:30 de la mañana) a pesar de que nos confiesa que se acostó a las 4 de la madrugada. La noche anterior ejerció de pregonero en la 64  Fiesta de la Vendimia en Montilla, donde realizamos la entrevista. Luis Del Olmo Marote (Ponferrada, León, 1937) mantiene la altura física, que impone, y el porte de profesional curtido después de más de 50 años tras los micrófonos. Luis Del Olmo lo ha sido todo en la radio, lo ha hecho casi todo y abrió el camino a muchos profesionales que ahora, en algunos casos, siguen su senda de éxito, influencia y estrellato. RNE, COPE, Onda Cero y la tristemente desaparecida Punto Radio han acogido un programa mítico , Protagonistas, que ha dado los buenos días a España desde la incipiente democracia, que fue banda sonora de la Transición, que ha despedido a numerosos compatriotas asesinados por la banda criminal ETA, que ha sido testigo y retrato de un país hermoso, trágico, divertido y acrisolado,  que ha tenido -y sigue teniendo- a la radio como referencia comunicativa e informativa. Una radio que para aquel joven de Ponferrada comenzó siendo un juguete, algo divertido, entretenido, y que se acabaría convirtiendo en su vida, incluso con el riesgo de perderla.

Luis Del Olmo ha creado formatos, secciones, maneras de hacer. Ha mantenido el tipo con decencia incluso cuando las bombas – literalmente- han caído a su alrededor. Y ha sabido retirarse con señorío y generosidad. No está en realidad jubilado: lleva su voz por distintos lugares del país recitando a poetas y rememorando vivencias, porque la radio es nómada y siempre va a donde tenga que acudir. No desea opinar de política porque le duele lo que la política ha manchado, ha dividido, pero también en ese silencio el locutor habla por muchos españoles que sienten lo mismo.

Buenos días, España. Buenos días, Luis Del Olmo.

Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

Ha realizado usted un pregón trenzado de sensaciones y poetas, de olores, sabores y versos. Con una especial mención a Ricardo Molina.

– De Ricardo Molina me ha hablado mucho Antonio López, el pianista con el que, junto a la hija de Monserrat Caballé, estamos dando vueltas por ahí para recordar a los poetas. Y la verdad es que esta es una tierra de vinos, pero es una tierra de poetas, también. A Montilla la conocía de hace 20 años que estuve con el equipo de Protagonistas en aquel rallye de coches antiguos y ya casi me veía obligado. Y he descubierto que Montilla, además de la ciudad de los vinos, es una ciudad muy hermosa y que a mí me ata con mi pueblo, porque he descubierto que en Montilla  hay mucha gente que lleva como apellido el nombre de mi pueblo: Ponferrada. Y yo me entero ahora. Ni mis paisanos ni mis historias me habían contado que hay un apellido que se llama Ponferrada. Mi tierra también es tierra de vinos, no con la categoría de Montilla, pero con las 70 bodegas que tenemos de buen vino en El Bierzo, estamos en el camino de ser lo importante que ya es esta tierra.

– Cierto es que Montilla-Moriles tiene vinos excepcionales, pero no creo que el Bierzo ofrezca caldos menores.

– Por eso te digo. El Bierzo, fíjate, no solo no tiene caldos menores sino los caldos que se nos avecinan. Andrés, este cocinero americano que está tan enfadado con el presidente de los EEUU (se refiere a José Andrés), la última noticia que me llega del pueblo es que está montando una bodega, que dice que va a ser la mejor bodega del mundo, allí en el Bierzo. Esto es lo que va a hacer este cocinero, así que algún día nos haréis una entrevista en mi tierra relacionada con la nueva bodega y el nuevo vino de este hombre.

– Cuente con ello. Una curiosidad, ¿sigue usted madrugando?

-Pues sigo madrugando y no te digo que esté trabajando, porque yo no he trabajado nunca. A mí la radio me ha proporcionado felicidad, descanso… Yo el trabajo lo conozco porque he leído sobre él, pero no tengo el gusto de saludarlo, a pesar de mis madrugones a las 5 de la mañana durante 40 años. No sé lo que es el trabajo. Me he divertido tanto, lo he pasado tan bien, he disfrutado conociendo amigos, recorriendo pueblos, que para mí el trabajo no es una maldición.

 

Yo el trabajo lo conozco porque he leído sobre él, pero no tengo el gusto de saludarlo, a pesar de mis madrugones a las 5 de la mañana durante 40 años.

-‘El debate sobre el estado de la nación’ ha sido una de las secciones de más éxito en ‘Protagonistas’ ¿Cómo ve el estado de la nación Luis del Olmo?

– Pues no lo sé. Desde luego no vamos a meternos en el mundo de la política, porque me tiene muy enfadado la política y procuro olvidarla. Lo que está pasando no solamente en Cataluña, sino en el resto de España, en la capital y en el Gobierno… nunca me he preocupado por la política y menos ahora. Las bofetadas y los tirones de orejas que se dan unos a otros me impiden estar a la altura de los comentaristas, de los compañeros que dan cuenta de lo que pasa en la política. No me interesa. Yo rezo poco, pero lo poco que lo hago es para que algún día los políticos se den la mano y a los ciudadanos de buen vivir nos dejen en paz, y procuren que en España, que es un país para vivir y para saborear, como en Montilla, no nos estropeen las vivencias familiares y de cada ciudadano.

– Pero comprenderá que es inevitable preguntarle a usted, que ha retratado a España desde el micrófono y concretamente desde Barcelona, si no se veía venir todo el desaguisado catalán.

– No se veía venir. Nos ha sorprendido a todos lo que ha pasado en Cataluña. De la noche a la mañana, todo el mundo empieza a tirarse de las orejas y del corazón de unos y otros, y yo ya te digo: a pesar de que tengo unos hijos mayores que sí les interesa la política -un abogado y dos comerciantes importantes en Barcelona-, cuando vienen a comer a casa es condición sine qua non que hablemos de cualquier otra cosa menos de política. Ya te digo, rezo poco pero lo hago para que algún día podamos levantarnos los que vivimos en Cataluña y los que nos sentimos un poco catalanes. Yo llevo 50 años viviendo allí, mis hijos y mis 15 nietos son catalanes, mis amigos, los más importantes en este momento, son catalanes. Pero la política está tan deteriorada… Cuando hecho un vistazo a los periódicos me dan ganas de huir, de huir a no sé dónde. Si algún día me escapo, me esconderé en un pueblecito de Cataluña, que se llama Roda de Bará, donde soy hijo adoptivo, donde la gente me quiere, donde tengo el Museo de la Radio, que junto con otro museo en Ponferrada, son los dos únicos museos de la radio que hay en España. Por cierto, te invito a que los visites. Allí hay aparatos de radio desde que la radio se inventó, desde que Marconi, un buen día. puso en marcha esta hermosa historia que yo he vivido y con la he convivido en estos últimos años.

Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

 

No se veía venir. Nos ha sorprendido a todos lo que ha pasado en Cataluña. De la noche a la mañana, todo el mundo empieza a tirarse de las orejas y del corazón de unos y otros.

– Ha hablado usted de huir y de hecho hace años se compró una casa en Buenos Aires, precisamente para eso.

– Sí, sí, estuve a punto de huir con mis hijos, que entonces eran pequeñajos, porque la banda terrorista ETA, en más de una ocasión, quiso quitarme de en medio. Y alguien se preguntará por qué. Bueno, pues porque en ‘Protagonistas’, cuando se producía un asesinato de la banda criminal, yo le dedicaba mucho tiempo y maldecía mil veces a los terroristas, a los etarras. Total, que me pusieron en el punto de mira y a toda costa querían quitarme de en medio. Recientemente me mandan una entrevista que la policía ha hecho a los tres terroristas más asesinos que hubo en Cataluña, y que fueron en mi busca pero no me encontraron. A las 6 de la mañana salía de mi casa todos los días camino de la emisora, y el día anterior había quedado con Baltasar Garzón para hacerle una entrevista en Barcelona, pero él me dijo que estaría en Madrid. Entonces yo cojo el primer vuelo para hacerle la entrevista allí. Cuando estaba haciéndola, con el iPad puesto para saber las noticias que la agencia EFE iba dando sobre lo que pasaba en España y en el mundo, me entero que en Barcelona se ha producido un asesinato en la calle Carabela La Niña, número 6. Yo estoy haciendo la entrevista a Baltazar Garzón y al mismo tiempo estoy leyendo esto. Digo: “Último asesinato de la banda criminal ETA. Han asesinado a un policía municipal de Barcelona”. Interrumpo la entrevista y me pongo en contacto con los compañeros de Barcelona y, efectivamente, eran esos tipos que venían a por mí. Esos tíos fueron los que asesinaron a Ernest Lluch a los cuatro días, muy cerca de mi casa. Y en la entrevista reciente que le hace la policía a estos etarras, que todavía están en la cárcel, les preguntan por esa manía que tenían con Luis del Olmo, y la respuesta que dan es que “nos hace mucho daño cada vez que habla de nosotros”.

Desgraciadamente eran noticia diaria los asesinatos de ETA. El último asesinato que yo transmití fue el atentado de la banda criminal en el País Vasco, en el que intentaban descabezar una fábrica. En ese último, abro los micrófonos y me entra la llamada de una señora. No suelo decir tacos, pero en aquella ocasión dije algo así como “los hijos de la gran puta, los etarras estos…” y esa señora, cuando pasan la llamada me comenta “Mire, señor Del Olmo, soy fulana de tal, tengo un hijo en ETA. Bastante desgracia tengo con eso para que usted me llame puta ahora a través del micrófono”. Yo le pedí perdón y le dije que nunca más volvería a cometer una tropelía como esa llamado putas a las madres de los terroristas…

– Usted ha conocido ‘los años de plomo’ de ETA en España, ha sido objetivo de los asesinos… ¿Qué impresión tiene cuando ahora se ve a Bildu en las instituciones públicas o se insulta a Ortega Lara?

– No sé, odio tanto a la banda criminal ETA, nos ha hecho tanto daño a la sociedad española y a España entera, que van a tener que pasar muchos años para olvidarnos definitivamente de estos asesinos. Es una de las páginas negras que seguramente pasará a la historia y lo recordarán en los libros de texto nuestros hijos y nuestros nietos. Pero yo pongo punto final y quiero olvidarme de lo que pasé. Que lo pasé muy mal, por cierto, pero ya es pasado.

– Pues hablemos de la radio, de la radio en España, de su continuo proceso de digitalización, de los nuevos formatos que están llegando. ¿Qué le parece la radio a fecha de hoy?

– Yo creo que este país, o cualquier otro, no puede estar desinformado. Y para estar informados necesitan la radio. Por lo menos nosotros necesitamos la radio. La radio en España está más viva que nunca, hay una competencia feroz entre distintas compañías y cadenas, y yo escucho la radio. Y no me preguntes qué radio escucho, porque escucho todas: los informativos de RNE, luego me voy a la COPE y después a Onda Cero. Y luego echo un vistazo a los periódicos, a La Vanguardia, que es la más cercana, pero sin olvidar los periódicos de Madrid y los de León, mi tierra. Procuro estar informado y, bueno, así voy agotando estos 83 años que he cumplido recientemente, y que me hacen mirar hacia atrás con gusto y con felicidad porque veo que la gente me ha escuchado, me ha seguido y me ha querido, que es lo más importante.

Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

– Recientemente veía una entrevista a José María García en TV3 en la que declaraba, con ese enfado habitual en él, que no se consideraba maestro de nadie porque no se identificaba con lo que ahora ve en los compañeros de la información deportiva. ¿Qué legado cree que ha dejado Luis Del Olmo en el periodismo radiofónico?

– Pues hacer con decencia lo que supone el mundo del micrófono, por lo que hay alrededor de un micrófono y de un programa de radio. Que la radio alguna vez te da un disgusto, pero lo que puso en marcha Marconi, no terminaremos jamás de agradecérselo. La radio está viva en España, como en todos los rincones del mundo. La última noticia que se produce a 10.000 Km de distancia, tú estás enterado perfectamente, con todo detalle, por alejado que estén el protagonista y el suceso. La radio está ‘caliente’, la radio en España es competitiva y es fantástica. Yo, cuando di los ‘Buenos días, España’ en Protagonistas estábamos en competencia con la Cadena SER, y nosotros, en RNE. Hoy, como bien sabes, hay seis o siete compañías fantásticas, muy bien pertrechadas, con profesionales y con programa de radio atractivos. La radio no sólo es historia sino que tiene un futuro espléndido. A todos los jóvenes que dicen que quieren estudiar Periodismo los invito a que lo hagan en la rama de la radio si quieren divertirse, si quieren entretenerse y si quieren algún día enamorarse como es tuve yo y como continúo estándolo.

 La radio en España está más viva que nunca, hay una competencia feroz entre distintas compañías y cadenas, y yo escucho la radio. Y no me preguntes qué radio escucho, porque escucho todas.

Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

– Son muchos años detrás de un micrófono, pero ¿qué momento le ha marcado de forma especial en su carrera?

– Es que tuve muchos momentos.. El momento en que el director del diario Región, de Oviedo, interviene para que ese muchacho, que tenía 16 o 17 años -yo estaba en Radio Juventud de Ponferrada- para que los compañeros de Radio Oviedo fueran a Ponferrada a fichar a ese muchacho que había escuchado mientras estaba de visita viendo a unos familiares. “Aquí hay un chaval que no sé la edad que tiene pero que me ha enganchado de tal manera que tiene que estar en Radio Asturias pase lo que pase”. Vinieron a buscarme, lucharon contra mi madre- porque mi madre pensaba que eso de la radio era cosa de títeres-, y entre el director de Radio Juventud y mi padre animaron a mi madre para que me dejara marchar. Allí fue donde comencé en serio trabajando en ese juguete que para mí entonces era la emisora de Radio Juventud de Ponferrada.

Luego vino la historia de La Voz de León, (los cinco años más felices de mi vida),y más tarde, acompañando a mi madre a Oviedo para una operación de cáncer de pecho, en el postoperatorio se me ocurre acercarme por las emisoras y en los estudios de RNE veo un cartel que dice ‘Concurso oposición para cubrir diez plazas en Radio Nacional y Televisión Española’. Yo no tenía nada que perder, me apunto a esto, nos presentamos 500 compañeros de toda España y consigo el puesto número 3. Le llama la atención a Matías Prats, padre, y Matías Prats se comporta a partir de ese momento no solo como un padre sino como alguien que le interesa enormemente Luis Del Olmo. Ingreso en los estudios de RNE haciendo un programa los domingos desde las 3 de la tarde hasta las 8, donde dábamos las noticias del fútbol pero otras que yo procuraba pergeñar y realizar a lo largo de la semana, entrevistando a los cantantes de moda o a políticos. Después de cinco años en RNE y TVE con Hermida, me llaman de RNE en Barcelona por si quiero cubrir la plaza que dejaba libre Joaquín Soler Serrano, que se marchaba a Venezuela a trabajar. Y digo que sí, porque yo,  de Barcelona, había oído hablar que se hacía una radio más nueva y más relajante, e importante, con unidades móviles en la calle. Estando en Paseo de Gracia el director me ofrece hacer un programa llamado ‘Protagonistas’ que sería para toda España desde las 8 de la mañana hasta la 1 de la tarde.

Yo, de Barcelona, había oído hablar que se hacía una radio más nueva y más relajante, e importante, con unidades móviles en la calle. Y allí me fui.

Luis del Olmo./ Foto: Irene Lucena

Yo aquello no me lo creía, pensé que me estaba tomando el pelo. Y ahí comienza mi vida en serio: me empiezan a escuchar en toda España. Y ‘Protagonistas’ es lo que me ha dado vida, me ha dado muchos amigos en todos los rincones. Cuando  ayer acabé mi pregón en Montilla, pregunté al público que levantaran la mano aquéllos que habían escuchado alguna vez Protagonistas, de cerca de mil personas, unas 700 lo hicieron.

En este adiós a la radio que estoy haciendo, porque acabo de cumplir 83 años y para mí la radio ya es historia, rememoro vivencias y recuerdos, y la verdad, con todos lo errores que he cometido, que ha sido muchos, mil veces repetiría esta profesión.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here