“La Axerquía es un barrio y la Medina otro… se nota que no saben ni dónde están”


Axerquía
Casco histórico./Foto: BJ
Axerquía
Casco histórico./Foto: BJ

Las críticas de la asociación de vecinos de la Axerquía al número de procesiones que habrá en el casco histórico, durante el mes de septiembre, han vuelto a reverdecer las controversias. Ello en torno a una cuestión que, siendo una expresión religiosa, se pretende cargar de tintes políticos. Sirvan como ejemplo los precedentes de la Federación Al Zahara, o colectivos como la mencionada Axerquía y Puente Romano, entre otros, cuyas críticas se realizan siempre en fechas cercanas a la Semana Santa y han sido respaldadas estos años por formaciones como Ganemos e Izquierda Unida. A los que, ahora, se ha sumado la exalcaldesa y líder del grupo socialista en el Consistorio, Isabel Ambrosio.

Un uso político al que se suma una arrogación del espacio público sobre el que se denuncia el paso de las cofradías. Así lo ha denunciado reiteradamente la asociación de vecinos de la Medina. Un colectivo, el presidido por Lourdes Martínez, que nunca se ha mostrado en contra del paso de las hermandades y ha abogado en todo momento por el “diálogo constructivo”. Si bien, siempre ha dejado claro que la zona de la que se quejan no es la que comprende geográficamente a la Axerquía.

En ese sentido, Martínez pone un ejemplo muy gráfico y es el que se recoge, por ejemplo, en la web Córdoba Patrimonio de la Humanidad, donde se delimitan claramente las zonas: “Desde el punto de vista de su estructura urbana, cabe decir que el casco histórico de Córdoba está constituido por dos partes físicamente diferenciadas, que son la Villa o antigua Medina musulmana, al oeste, y la Axerquía o barrio oriental (…). Por lo que respecta a la Villa, dentro de ésta se encuentran los restos de la ciudad romana al norte, la Medina andalusí al sur, con la Gran Mezquita Aljama, actual Catedral, y en el extremo suroccidental un barrio de expansión cristiana del siglo XIV surgido al amparo del Alcázar de los Reyes Cristianos. La heterogeneidad de toda esta zona permite dividir la Villa en tres partes: el centro comercial, el entorno de la Mezquita-Catedral y el barrio de San Basilio. Por su parte, en el caso de la Axerquía, la división es mucho más difícil dada su mayor homogeneidad, pese a lo cual se puede llevar a cabo una zonificación basada en la primitiva división en siete parroquias o collaciones. En la Axerquía se conservan la mayor parte de los templos cristianos bajomedievales, tanto las parroquias -de la que sólo una ha desaparecido- como las fundaciones conventuales”.

Ante ello, para la presidenta de La Medina “más claro no puede estar….la Axerquía es un barrio y la Medina otro… se nota que no saben ni dónde están”. Es más, Martínez apostilla que “la Axerquía por mucho que ponga en sus estatutos nuestra zona, no puede saltarse los limites”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here