La “persecución” del PSOE a la Concertada


La exclusión de colectivos de la concertada en la reunión de la comunidad educativa con Pedro Sánchez es el penúltimo capítulo de un largo historial de desencuentros

concertada
María Jesús Montero, Antonio Ruiz, Pedro Sánchez y Susana Díaz.
concertada
María Jesús Montero, ANtonio Ruiz, Pedro Sánchez y Susana Díaz.

La reunión que mantenía presidente del Gobierno y líder del PSOE, Pedro Sánchez, con la comunidad educativa -o una parte de la misma- esta semana era la gota que colmaba el vaso de la incomprensión del PSOE hacia la enseñanza Concertada. Y es que, de dicha cita, quedaban fuera numerosas asociaciones como los representantes de centros educativos de Escuelas Católicas y CECE. Sin olvidar a los sindicatos educativos FISIE y USO.

En total, de la cita se dejaba fuera a los representantes de 3.000 centros de la Concertada, lo que derivaba en la protesta de Concapa y del diputado por Córdoba del Partido Popular, Andrés Lorite, quien se solidarizaba con el colectivo de padres y acusaba de “sectarismo” al PSOE.

Libertad de Enseñanza

La exclusión de la Concertada era el último ejemplo de una larga lista de desencuentros del Partido Socialista, que ha tenido varapalos para la formación en tribunales, como el del Supremo al anterior gobierno socialista de la Junta. Unos “ataques” que obligaban al PP cordobés, en 2018, presentar una moción en todos los ayuntamientos de la provincia de Córdoba a presentar mociones en todos los ayuntamientos de la provincia, “en defensa de la libertad de elección educativa y del marco constitucional del derecho a la educación”, para que “se mantenga la demanda social en el proceso de escolarización como criterio fundamental. Nos parece que este concepto protege el derecho y la libertad de las familias de Córdoba a elegir centro educativo”.

Los populares, aseguraban entonces -como siguen realizando- que defenderían a la Concertada “con uñas y dientes”,  frente a los “ataques permanentes del PSOE”. Ello en defensa del derecho a la libertad de enseñanza y, por tanto, del derecho de las familias a elegir el modelo educativo que quieren para sus hijos. 

Ese mismo 2018, el actual presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, tras mantener una reunión con Antonio Manuel Guerra, presidente de las Escuelas Católicas de Córdoba, declaraba que “es inédito el ataque del PSOE a la escuela Concertada”. Y señalaba que los centros concertados forman parte del sistema público por lo que “no se puede hablar de escuela pública versus Concertada”. “Existe un ataque inédito por parte del PSOE a la escuela concertada que no entendemos, salvo que haya una motivación claramente ideológica y política”.
En este sentido, el líder popular ha sido muy tajante al afirmar que “ningún político puede decir a una familia dónde escolarizar a su hijo”.

Amenazas

Sin embargo, el posicionamiento del PSOE nunca ha variado en su oposición a la Concertada. Cabe recordar como, en febrero de este mismo año, la ministra de Hacienda, María Jesús Montero (PSOE)  amenazaba con que aquellas familias que se hubieran desgravado en el IRPF las cuotas satisfechas a los colegios concertados donde estudian sus hijos deberían devolverlo mediante una declaración complementaria, porque -a su juicio- no se trataba de donativos con derecho a deducción, y añadió que esta ha sido siempre la interpretación de la Agencia Tributaria, por lo que no hay un “cambio de criterio” al respecto.