Una sentencia tumba el cambio de nombre a la plaza de Cañero


Califica de "ciertamente impensable" que un gobierno local de IU pusiera una plaza a "una destacada personalidad del régimen anterior"

cañero
Plaza de Cañero. /Foto. LVC

La Asociación Campera y de Rejoneo Antonio Cañero y una sobrina nieta del rejoneador han visto satisfecha su reivindicación en la sentencia que tumba el cambio de nombre a la plaza de Cañero por el de Derechos Humanos, como realizó pocos días antes de terminar el mandato el anterior gobierno municipal. Dicho fallo judicial, al que ha tenido acceso este periódico, no entra en la competencia del Ayuntamiento, al que condena en costas, para cambiar el nombre de las calles, sino en que, en este caso, se haya hecho en base a la Ley de Memoria Democrática de Andalucía, algo que desmonta.

 

cañero
Plaza de Cañero. /Foto. LVC

El Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 ha estimado el recurso presentado por el abogado Carlos Castejón en nombre de la asociación y de la pariente del rejoneador y los argumentos presentados en el mismo contra el cambio de rotulación de plaza. Sobre esto, recoge que dicha denominación se puso en 1986, “ya consolidado el actual régimen democrático en España y cuando gobernaba la Corporación municipal de Córdoba el Partido Comunista” a petición de los vecinos, con Herminio Trigo de alcalde, como un gesto de reconocimiento a quien de forma altruista donó los terrenos sobre los que se levantó el barrio en la década de los 50 del pasado siglo. Sobre esto, la sentencia afirma que resulta “ciertamente impensable que un Ayuntamiento gobernado por un partido de izquierdas aprobara tal iniciativa popular de tratarse el personaje de una destacada personalidad del régimen anterior”.

El juez explica en su fallo que en base a las pruebas periciales practicadas “no consta la existencia de fuente histórica alguna de la que se pueda concluir que Antonio Cañero fuera dirigente o impulsor del levantamiento militar de 1936”, como reconocieron ante el juez los mismos expertos que formaron parte de la comisión municipal.

Sobre esto, la sentencia afirma que, a la vista de esta ausencia de documentación sobre su participación en la guerra civil, “no puede colegirse, como así hizo la Comisión de la Memoria Histórica y aprobó el Pleno del Ayuntamiento, que la denominación de una plaza con su apellido atente a la dignidad de las víctimas de la Guerra o de la dictadura posterior”.

 

1 Comentario

  1. Queda demostrada la utilidad y la moral de este grupejo de personajes que deciden sobre la historia de Córdoba. Queda demostrada la doble moral del anterior e inepto poblador de la gerencia de urbanismo. Queda demostrada una vez más la manipulación de la izquierda.

Comments are closed.