Vox muestra su “satisfacción” por los primeros presupuestos andaluces que no son del PSOE


Alejandro Hernández destaca la auditoría independiente "a la administración paralela para ver la necesidad de mantenerla en funcionamiento"

Alejandro Hernández, portavoz de Vox.
Alejandro Hernández, portavoz de Vox. /Foto: JC

La aprobación de los primeros presupuestos en la historia de la Junta de Andalucía que no son del PSOE ha hecho al portavoz de Vox en la Cámara andaluza, Alejandro Hernández, expresar su “satisfacción” por haber contribuido con sus votos a sacar adelante el documento económico elaborado por el Gobierno formado por PP y Ciudadanos. “Creemos que se ha demostrado que cuando hay buena voluntad por las partes y trabajo por el bien común es más factible llegar a acuerdos”, ha señalado.

Alejandro Hernández, portavoz de Vox.
Alejandro Hernández, portavoz de Vox. /Foto: JC

Además, ha considerado este mensaje como extrapolable a otros rincones de España, porque, ha dicho, “me consta que en otras partes de España está habiendo posturas sensatas, partiendo de posiciones generosas y queremos pedir que tomen nota de cómo se han hecho las cosas aquí”.

En el proceso de negociación, Vox ha introducido una serie de puntos entre los que destaca el control a las subvenciones. Sobre esto, Hernández ha explicado que “todas las consejerías tendrán que hacer un plan de subvenciones sometido al Parlamento”, lo que ha calificado como “un avance porque vamos a saber si efectivamente el dinero público está siendo gastado en proyectos de utilidad pública”.

También ha destacado Alejandro Hernández la realización de una auditoría independiente “a la administración paralela para ver la necesidad de mantenerla en funcionamiento”, así como un programa, denominado 1492, destinado a “poner en valor los aspectos positivos de la historia de España, así como aquellos que puedan ser negativos”. 

El portavoz de Vox en el Parlamento ha remarcado la puesta en funcionamiento de un teléfono para atender a las víctimas de violencia intrafamiliar, que va a funcionar junto a los ya existentes, pero que va dirigido a otros colectivos que sufren violencia, ya que “se obvia algo bastante cruel, como es el maltrato a las personas mayores”.