Jesús Aguirre (PP), consejero andaluz de Salud y Familias: “Es ahora a mi vejez cuando puedo llevar a cabo cosas que desde hace años contemplo, en beneficio de los pacientes”


Jesús Aguirre Consejero de Salud y Familia
Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena
Jesús Aguirre Consejero de Salud y Familia
Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

Él habla de su ‘vejez’, pero en realidad el consejero de Salud y Familia, Jesús Aguirre (Córdoba, 1955) es un político que ejerce el trabajo administrativo con la energía de la juventud. También se define como ‘hiperactivo’ y su equipo profesional, que le acompaña desde hace más de 14 años, puede dar buena cuenta de ello. Aguirre es un médico de familia que hace política desde el conocimiento de las consultas que ha transitado, los enfermos atendidos y la gente sencilla que han confiado en él como médico de cabecera. Se ha curtido en la oposición, en el Gobierno, y ahora, desde una Consejería que se lleva el presupuesto más elevado para mantener la sanidad universal, gratuita (“la atención”, como Aguirre especifica) y sobre todo, de una alta calidad.

Jesús Aguirre habla claro, se le entiende perfectamente. Nada que ver con la letra que los facultativos usan en las recetas y que los farmacéuticos, asombrosamente, entienden. Bueno, eso era antes de la tarjeta sanitaria, claro.

– Existe un famoso manual para directivos de empresa titulado ‘Eat that frog’ (‘Cómete este sapo’) que no sé si usted habrá leído, porque me da la impresión de que desde su llegada a la Consejería no ha parado de desayunarse cada día con uno.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

– Es verdad, mi llegada fue dura. No ha sido un camino de rosas. Me nombraron consejero el 23 o 24 de enero y lo primero que hice fue intentar transmitir que somos gente muy normal, con un modelo de gestión factible. A los 105.000 empleados de la Consejería tenía que hacerles saber que iban a cambiar pequeñas formas de trabajar, pero que contábamos con el apoyo de todos ellos. Entonces, me dirigí a cada una de las áreas explicando punto por punto cuáles eran las líneas estratégicas de nuestro modelo, en qué íbamos a implementar lo que se estaba haciendo hasta ahora, cómo lo íbamos a hacer de otra forma, diferente… Que vieran que somos gente normal. Ten en cuenta que han sido 37 años bajo un mismo gobierno. Y el nuestro es el modelo de Juanma Moreno, es decir, de cercanía, mirando a la gente a los ojos, hablando con ellos. es el gobierno del cambio, y ahí estamos.

– ¿Cómo fue su primera impresión?

“El paciente que existían en el año 1979, cuando yo acabé la carrera, era el paciente agudo y ahora el perfil es el del paciente crónico. Y este tipo de paciente se lleva el 80% de todo el presupuesto de la Consejería”

– Me he encontrado una Consejería muy rígida, con un conglomerado de empresas, fundaciones, asociaciones, agencias públicas, escuelas… una amalgama. Una administración que en parte puede optimizar sus recursos perfectamente y en eso estamos trabajando, en la reestructuración de una Consejería que es grandísima. En cuanto a los profesionales, la situación que me he encontrado era muy desastrosa, y como consecuencia de eso teníamos una gran fuga de ‘batas blancas’. Se nos estaban yendo a otras comunidades autónomas. Tenemos un déficit importante en médicos, sobre todo en Atención Primaria. Las condiciones sociolaborales eran las peores de todas las comunidades autónomas: contratos de lunes a viernes, al 75%… Eso había que subsanarlo a la mayor brevedad posible. No había habido una oferta pública de empleo desde el año 2014, e incluso ha habido profesionales que han sacado una oferta, se ha convocado la siguiente y aún no sabían cual era el resultado de la anterior.

Los trabajadores son el gran sustento de esta Consejería y había que alargar contratos, quitar los contratos-basura. La pasada semana sacamos el gran concurso de traslado: 15.000 plazas para solventarlas en 3 o 4 meses. Estamos intentando subir una mejora retributiva para que nuestros profesionales no se vayan y hemos iniciado lo que llamamos ‘operación retorno’, no solo de otras comunidades, sino de sitios como el Algarve. Tú vas al Algarve y se habla español. Cuesta 60.000 euros formar un MIR, y se nos van.

-Volvamos al modelo que usted apuntaba antes…

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

-El modelo ha cambiado. Lo tenemos preparado y lo presentaremos al Consejo de Gobierno en breve. El paciente que existían en el año 1979, cuando yo acabé la carrera, era el paciente agudo y ahora el perfil es el del paciente crónico. Y este tipo de paciente se lleva el 80% de todo el presupuesto de la Consejería: 10.700 millones de euros, que es el volumen que manejamos. Así que hay que enforca todo hacia el paciente crónico pluripatológico. Los que antes moría de patologías agudas ahora, con el tratamiento, se cronifican.

– Y en esto entra el tema de la subasta de medicamentos, entiendo.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

– En realidad es cuestión de accesibilidad a los mismos. No podíamos tener diferente acceso a los medicamentos que el resto de las comunidades autónomas. O todos moros o todos cristianos. 17 reinos de Taifas, 17 formas distintas de acceder a los medicamentos. Si las otras 16 lo hacía de una forma diferente ¿por qué nosotros no lo hacíamos igual? Es una cuestión de sentido común. Si las 16 comunidades ejercían una compra centralizada, coordinada por el Gobierno, nosotros lo que hemos hecho es volver a esa compra centralizada.

– Me llama la atención algo que ha comentado respecto a demostrar que son ‘gente normal’… ¿el centro-derecha sigue teniendo que demostrar esa normalidad?

– En otras comunidades no, porque ha habido alternancia en el poder y se ha visto que son formas diferentes de gestionar. Nuestra sanidad es universal, gratuita y de calidad, pero el modelo de gestión es el que tenemos que demostrar que es normal. En todas las consejerías había cierto miedo, de ‘a ver quiénes son estos, cómo entran, cómo vienen…’

-Y este este caso ‘lo que viene’ es un médico de familia, curtido en consultas y con una amplia experiencia.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

-Nadie viene de la nada en esto. Yo soy de ‘trincheras’. Mi vida ha estado en la provincia. Yo soy médico de pueblo, pero este médico llevaba 14 años con un equipo muy importante desde que Javier Arenas me nombró coordinador andaluz de política sanitaria, y me mantuvieron Juan Ignacio Zoido y Juanma Moreno. Quiero decir que soy el único que se ha mantenido con tres presidentes como coordinador de un área. El programa electoral que ahora estamos poniendo en marcha no viene de la nada, es el producto de un trabajo de 14 años.

– Y sin embargo la situación que se ha encontrado es muy diferente a la que haya podido conocer con ese equipo desde la oposición política.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

– Es que una vez dentro, tienes las cifras, la capacidad de preguntar, y eso te aporta objetividad. Eso me pasó con las listas de espera: yo tenía las listas que ellos me mandaban o colgaban en la web. Cuando me interesé por ellas me respondieron “¿todas? Es que todas no se piden” Según me dijeron, cada año se dan unas cifras para llegar a una equiparación con las otras comunidades y yo insistí en que quería todas. Así subieron en 500.000 personas. Y así me está pasando con otros temas, como con las familias numerosas, que estaban tramitando el carné titular y andaban en un ‘limbo’: 9.300 expedientes de familias numerosas metidos en los cajones, sin tramitar. Imagínate el follón que es eso para colegios, transporte, IBI… Hemos tenido que hacer un plan de choque, sobre todo para Málaga y Sevilla, y que eso se agilice. Pero es que nos hemos encontrado con 1.500 partos múltiples que estaban sin pagar, porque tampoco estaban tramitados.

– ¿A esas situaciones se llega por incapacidad, por dejadez…?

“Yo soy de ‘trincheras’. Mi vida ha estado en la provincia. Yo soy médico de pueblo, pero este médico llevaba 14 años con un equipo muy importante desde que Javier Arenas me nombró coordinador andaluz de política sanitaria”

-Yo creo que es más dejación de funciones que otra cosa.

-Son 105.000 trabajadores. Eso que ocurra en una empresa privada es impensable.

-Pero también es la obligación de una administración, y yo soy ahora administración, el optimizar el trabajo de mis profesionales. Esto es una cadena: yo te soplo en el cogote y tú soplas al cogote del de al lado. Si yo hago una dejación de funciones desde la altura de mi cargo, esto se convierte en una feria. Yo soy muy mayor, fíjate la facha y la pinta que tengo, pero todo el mundo sabe que soy hiperactivo. Tengo mi equipo, nos reunimos todas las semanas y lo que les pido es la ‘cuenta de resultados’, desde Familia, pasando por listas de espera, plan vacacional, actividad clínica… Esto es un trabajo piramidal, y yo soplo. Si el de arriba no se mueve, mal se mueve lo de abajo.

-Me queda constancia de que sopla y que, desde luego, habla claro.

-También me ‘dan’ por eso.

– Ya. Hace unos años le desautorizó la señora Cospedal unas declaraciones que hizo sobre la sostenibilidad del sistema sanitario y recientemente, tuvo que pedir disculpas por hablar coloquialmente de un tema delicado como es la técnica del aborto.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

– Empleé una expresión vulgar y uno, teniendo el cargo que tiene, ha de tener más cuidado. Pero lo hice sin maldad. Utilizo la jerga que habitualmente usaba en mi consulta. Mis pacientes me entendían todos perfectamente. Yo podía haber hablado del sistema de aspiración manual endouterina o ‘AMEU’, pero utilicé una terminología que no es elegante. Y pedí disculpas, no pasa nada. Pero también dije: “mirar el contenido, no solo la palabra” Iba dentro de un contexto.

-Ocurre, no obstante, que si empezamos desde el lenguaje, no hablando claro, puede que todo al final acabe enmarañándose…

-Que también sé hacerlo, eh. Yo te hablo ahora mismo de las transmutaciones genéticas de los elementos de los fetos in buva vitro y te quedas igual. Mi jerga no la voy a cambiar y menos con 63 años que tengo. La gente me entiende, y aunque me critiquen muchas veces por esa forma de hablar, prefiero que el pueblo llano me comprenda.

-¿La política sanitaria es a la salud lo que la música militar a la música?

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

– No. Yo estoy convencido que una buena política sanitaria mejora la salud de la gente. Otra cosa es la gestión, quién tiene que gestionar. Y nosotros lo tenemos claro. Hay tres tipos de gestiones: la macrogestión, que es política y marca qué tipo de modelo hay que emplear; la mesogestión, o cargos intermedios (unidades de gestión clínica, direcciones médicas…) y que hay que despolitizar y dejar en manos de profesionales. Y la micro es la propia gestión. Lo primero que hicimos en el primer consejo de gobierno fue llevar una propuesta de esta consejería para que las inversiones provinciales de infraestructuras o personal vinieran de un grupo de trabajo de las propias delegaciones donde no estuviéramos los políticos. La sanidad es tan importante que en muchas ocasiones no debe estar en manos de los políticos. Los grupos de infraestructuras, por ejemplo, deben dar el visto bueno, y están formados por colegios profesionales, sindicatos, profesionales hospitalarios… los que nos tienen que marcar la línea. ¿Es necesaria la fisioterapia en un sitio determinado, o es un gasto? Las decisiones políticas que no están sustentadas en criterios técnicos son caras y malas.

“Este año el presupuesto sube un 7.8 %. 10.700 millones de euros. La mayor subida de los presupuestos sanitarios en su historia en Andalucía. Eso indica la idea del Gobierno de Juanma Moreno respecto a políticas sociales”

Si te encuentras focos de ineficiencia, como los que estamos viendo, y no se gestionan, al final no se está focalizando el dinero hacia quién más lo necesita. La sostenibilidad de la sanidad es muy complicada. Es el presupuesto más grande de la Junta. De ahí la importancia de una buena gestión de los recursos sanitarios.

– Pues hablemos de dinero.

– Este año el presupuesto sube un 7.8 %. 10.700 millones de euros. La mayor subida de los presupuestos sanitarios en su historia en Andalucía. Eso indica la idea del Gobierno de Juanma Moreno respecto a políticas sociales. Partimos también de los menores presupuestos habitantes/año de todas las comunidades autónomas, un histórico muy malo. Y el objetivo es por lo menos nivelarnos al segundo peor presupuesto de comunidad autónoma. Los últimos éramos nosotros, los andaluces.

-Tengo entendido que en el asunto del tratamiento de las adicciones, usted ha puesto un interés especial.

– Tanto en el Congreso como en el Parlamento andaluz presenté proposiciones no de ley y mociones para que las adicciones a sustancias legales o ilegales, o sin sustancias, o las nuevas que están llegando, se vieran como un problema de salud pública. no como algo que se estaba tratando a través de las diputaciones y la Consejería de Igualdad y Política Social. Yo quería integrarlo como una enfermedad crónica dentro de la cartera de servicios del sistema público sanitario de Andalucía. Hemos establecido un sitio específico dentro de la consejería para traernos el problema de las adicciones. Los adictos podrán ser tratados desde la Atención Primaria y los equipos de salud mental. Es un cambio importantísimo porque estos enfermos se estaban tratando en las diputaciones. Y un adicto es un enfermo como otro cualquiera, como pueda ser un hipertenso o un diabético, que precisa su prevención, diagnóstico, tratamiento y reinserción. Eran médicos los que los trataban, pero sin acceso al programa informático del SAS. No podían recetarles medicamentos y esos pacientes se veían obligados a ir a su médico de cabecera para que les recetara lo que había prescrito otro compañero. Había un doble circuito que dificultaba la adherencia al tratamiento.

Jesús Aguirre/Foto: Irene Lucena

Nos está dando mucho dolor de cabeza, porque supone traerse unidades terapéuticas y gente que hay que encajar e integrar en la propia consejería de salud, pero era un tema importante que había que hacer. Y con la Dirección General de Prisiones también estoy trabajando, porque los reclusos tienen un sistema sanitario diferente al nuestro: la sanidad penitenciaria. Y no poseen la misma cartera de servicios. Independientemente de que alguien esté en la cárcel, tiene derecho a ser atendido en las mismas condiciones que cualquier andaluz. Nunca comprendí eso nunca, por eso estoy tratando de que se transfieran competencias o se lleguen a puntos de consenso para integrarlos dentro del sistema sanitario público de Andalucía.

Son temas que yo tengo en la cabeza desde hace muchos años, y que ahora, en mi vejez, estoy viendo la posibilidad de llevarlos a cabo, en beneficio por supuesto de los pacientes. Es incomprensible que adictos y reclusos estuvieran fuera del sistema.

– Es la Consejería de Salud y también de Familia, que casi no hemos tocado en este rato de charla.

– Salud y Familias, en plural, porque la familia ha evolucionado mucho en este tiempo. La familia es la que cada uno elige libremente: monoparentales, homoparentales, la familia clásica, familias adoptivas… por eso me gusta pluralizar.

– Bueno, pero sea el modelo que sea, las familias al final son las que dan la cara, resisten las crisis, pagan impuestos y ayudan a que la sociedad avance.

– Y educan. La familia es el núcleo de la sociedad y así lo manifestamos dándole la categoría que merece con una Secretaría General, con rango de viceconsejería. Por encima de una Dirección General.

Hemos abordado primero la Atención Temprana, que es básica. El diagnóstico de cualquier niño desde el recién nacido, que tenga cualquier tipo de patología que sea subsidiaria de mejorar a base de un tratamiento específico o rehabilitación, es muy importante. Es una ley que queremos sacar y que sean las propias asociaciones de pacientes las que se encarguen de la atención de esos niños, a un coste de 8 sesiones a 22 euros cada una, con una dotación económica muy importante que ya viene recogida en los presupuestos de este año.

Luego, respecto a la familia como núcleo de la sociedad, vamos a hacer una ley específica de Familia. La unidad familiar es un valor en alza y que la procreación, los niños, son un valor social que no pueden ser nunca un lastre ni una carga desde el punto de vista laboral, para la mujer, o desde el punto de vista económico. Guarderías, incentivos económicos… desde el propio embarazo, que se compute en positivo. y temas que se trabajarán conjuntamente con Asuntos Sociales, como las adopciones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here