El reto de las 23 medidas en 100 días


Primera reunión del gobierno municipal.
Primera reunión del gobierno municipal. /Foto: LVC

El relevo en el Ayuntamiento de Córdoba está siguiendo el mismo guión que tuvo el cambio de gobierno en la Junta de Andalucía. Acuerdo programático, gobierno transversal y paquete de medidas para cumplir en los 100 primeros días de gobierno. El alcalde José María Bellido, y la primera teniente de alcalde, Isabel Albás, están siguiendo al pie de la letra lo iniciado por las direcciones regionales de sus respectivas formaciones y ayer, junto con el reparto de competencias, se han conocido esas 23 medidas que se han comprometido a desarrollar antes del 23 de septiembre, que es la fecha en la que se cumplen los 100 días de mandato.

Primera reunión del gobierno municipal. medidas
Primera reunión del gobierno municipal. /Foto: LVC

Estas 23 medidas se pueden dividir en dos bloques bien definidos. Por una parte están aquellas cuestiones en las que tanto Partido Popular como Ciudadanos han insistido durante la campaña electoral para mejorar la situación de la capital. Así, está el “nuevo modelo fiscal”, con supresión de impuestos, como el ICIO, o la reducción y bonificación de otros, como es el caso del IBI, el de vehículos de tracción mecánica o el de Plusvalías. 

En este apartado también hay que encuadrar el plan de choque contra la exclusión social que, en colaboración con la Junta y el Gobierno de España, pretende actuar en Las Palmeras, Las Moreras y el Sector Sur. También la potenciación de Córdoba como ciudad de congresos, convenciones, ferias y exposiciones nacionales o internacionales.

Además, está la creación de la Concejalía para la Innovación, Modernización y Transformación Digital, que ha correspondido a Blanca Torrent, y la de Casco Histórico, que estará en manos de Laura Ruiz.

El otro bloque en que se dividen estas 23 medidas es el que corresponde a deshacer algunas de las polémicas más sonoras generadas por el anterior gobierno municipal. Entre ellas destaca el archivo de dos medidas, que no llegaron a cuajar, y que afectaban gravemente al empleo en el sector privado, como es el caso de la innovación del PGOU que perjudica a Cosmos y la intención de hacer un segundo tanatorio municipal frente a la avenida de Barcelona.

Destaca también la recuperación de los nombres de las calles Cruz Conde, Vallellano y Cañero “cumpliendo en sus justos términos la legislación andaluza al respecto”, así como una reforma de la Gerencia de Urbanismo que se completa con la recuperación del principio de seguridad jurídica en la actividad urbanística, para atraer nuevas inversiones y para mantener las existentes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here