Del “Ambrosio vete ya” al “ahora sí que vamos a tener cofradías”


Para la alcaldesa en funciones hubo un recuerdo en el cuartel general de Vox, cuando -al conocerse los resultados- afiliados y simpatizantes corearon el “Ambrosio, vete ya”

Ambrosio
María José Liñán, Amparo Pernichi, Alba Doblas y Juan Hidalgo./Foto: BJ
Ambrosio
María José Liñán, Amparo Pernichi, Alba Doblas y Juan Hidalgo./Foto: BJ

La jornada electoral dejó, como suele ser habitual en estos casos, numerosos contrastes. De tal modo que, en la capital cordobesa la alegría que se vivía en la Bodega de Plateros (donde Vox celebró su irrupción en el Ayuntamiento) dejaba un ambiente distinto al que se palpaba en la sede de Izquierda Unida en Ambrosio de Morales.

Y es que, pese a que Vox tenga un concejal menos que IU, los dos ediles de los primeros (Rafael Saco y Paula Badanelli) valen su peso en oro para que José María Bellido pueda ser investido como alcalde. Mientras que los tres de la formación de Pedro García está abocada a dejar el gobierno que, hasta la fecha, mantenían con Isabel Ambrosio.

Para la alcaldesa en funciones hubo un recuerdo en el cuartel general de Vox, cuando -al conocerse los resultados- afiliados y simpatizantes corearon el “Ambrosio, vete ya”. Por contra, en la puerta de la de la sede de IU, una militante se lamentaba de que “ahora sí que vamos a tener cofradías todos los días”. Una afirmación que dejaba ejemplo del pulso mantenido con las hermandades estos últimos cuatro años en la capital y que, hace tan solo unos días, despedía la legislatura con la exposición ‘Maculadas sin remedio’, que escenificaba una ruptura entre el sentimiento religioso y la actitud de determinadas formaciones de izquierda.