Un estudio demuestra que las viviendas turísticas no han mermado la población


Pedro García con los autores del informe sobre vivienda turística. casco histórico
Pedro García con los autores del informe sobre vivienda turística. /Foto: LVC

Un estudio encargado por el Instituto Municipal de Turismo (Imtur) sobre el impacto de las viviendas turísticas en el Casco Histórico demuestra que la presencia de este fenómeno no ha afectado a la población, que no ha mermado incluso en los barrios más saturados.

Pedro García con los autores del informe sobre vivienda turística.  casco histórico
Pedro García con los autores del informe sobre vivienda turística. /Foto: LVC

Pese a estos resultados, el presidente del Imtur y de la Gerencia de Urbanismo, Pedro García, ha anunciado que el Ayuntamiento tomará medidas, pero que las guarda en secreto para darlas a conocer poco a poco en los próximos días, pese a que el número de hogares existentes en el Casco Histórico no se ha alterado en los últimos años.

Aunque los autores del estudio han señalado con rotundidad que “la gentrificación no se puede medir” al considerarla como “un concepto muy poliédrico”, reconocen que desde 2016 el crecimiento en Córdoba de las viviendas turísticas “es muy fuerte, pero en el análisis demográfico no se nota un decrecimiento en el Casco Histórico ni en los barrios con mayor índice de viviendas turísticas”, como son los de la Catedral y San Francisco-Ribera, donde se ronda el 20 por ciento.

En este informe, elaborado por Espacio Común, se refleja que la capital cordobesa contaba en 2018 con un total de 2.541 viviendas turísticas que generan más de 12 millones de euros en ingresos, de las que 1.573 se encuentran en la zona centro y crean unos ingresos de unos nueve millones de euros.

En concreto, en el informe se detalla que las zonas con “más presión y saturación” en este aspecto son la Mezquita-Catedral, donde el 22% de las viviendas están destinadas a fines turísticos, 240, de las que 97 “actúan en situación irregular”; la Ribera-San Francisco, con el 20%, en total 117 viviendas, de las que 42 “actúan en situación irregular”, y El Salvador y la Compañía, con el 17%, un total de 62 viviendas, de las que 27 “actúan en situación irregular”. El total de viviendas turísticas “irregulares” en el Distrito Centro es de 670 de 1.573. El total de viviendas en la zona es 24.457.

En relación a la comparativa de años, destaca que de siete viviendas registradas en 2011 se ha pasado a 2.541 en 2018. Y en cuanto a la ocupación en 2018, el 62% de las 2.541 viviendas han sido ocupadas menos de tres meses al año; el 27% entre tres y seis meses; el 9% entre seis y nueve meses, y solo el 2%, unas 50, han estado ocupadas turísticamente entre nueve meses y todo el año.

Entre las conclusiones, se advierte del “crecimiento vertiginoso” de las viviendas con fines turísticos, que se concentra en la zona del conjunto histórico, pero aún así “no supone disminución de la ocupación hotelera”, que sigue al alza, al tiempo que “a nivel demográfico los hogares siguen creciendo”, teniendo en cuenta que las viviendas turísticas proceden de “inmuebles desocupados o destinados a otros usos”, de modo que “no son viviendas principales, ni nuevas”.

Sin embargo, se apunta que “la norma autonómica favorece el desconocimiento y falta de control” de estas viviendas, dado que “una parte muy importante funciona en la actualidad de forma clandestina”, pero se destaca que “la protección del uso residencial justifica la intervención de la administración local” sobre dichas viviendas, algo que “ya está recogido en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico”.

Igualmente, se indica que la implantación de estas viviendas en el conjunto histórico “no ha ido acompañado de impacto similar en el ámbito de las viviendas principales”, porque “los hogares han crecido”, aunque “a partir de 2016 y 2017 se ha detectado un descenso poco significativo en algunos barrios”, motivo por el que en el estudio se aconseja “prestar atención a la evolución de este fenómeno por si pudiera suponer el inicio de una tendencia”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here