Duermen en el salón por la humedad en un piso de la Junta

21

María Ángeles Sánchez lleva años reclamando a la Junta una solución a los problemas de humedad de su vivienda o la permuta por otra

María Ángeles Sánchez, en el salón de su casa. piso
María Ángeles Sánchez, en el salón de su casa. /Foto: LVC

María Ángeles Sánchez, su pareja y sus tres hijas son testigos cada noche del mismo ritual. A lo que se le llama dormitorio no sirve para dormir y hay que preparar el salón para pasar la noche los cinco. Así, día tras día, por culpa de un problema de humedades sufre el edificio en el que viven, en el patio La Voz del Pueblo, en Las Moreras y que afecta directamente a su piso. Esta situación no sólo afecta a los dormitorios sino también a los muebles y a los demás enseres.

Esta familia vivía antes en el Parque Cruz Conde, de donde fueron desahuciados y la agencia pública AVRA les concedió esta vivienda en Las Moreras. Inmediatamente se mudaron sin saber lo que les esperaba. A los pocos meses, en febrero de 2015, comprobaron un fuerte olor a humedad y lo denunciaron a este organismo dependiente de la Junta de Andalucía. sobre todo en las habitaciones que dan a la calle comenzó a aparecer un “moho con pelo blanco y negro”, como señala María Ángeles, que con rapidez afectó a las mesillas, al somier, al armario, a los zapatos. A todo esto se sumó que ella es asmática crónica “desde chica, de toda la vida”.

Desde ese momento no sólo denunció la situación, sino que comenzó a pedir un cambio de vivienda. La anterior delegada de Fomento de la Junta, Josefina Vioque, ha recibido unos 25 escritos de Sánchez explicando su día a día y pidiendo una solución. Ante la falta de respuesta, se ha dirigido tanto al Defensor del Pueblo Andaluz como a la anterior delegada de Salud de la Junta, alertando de que la familia está “expuesta a veneno las 24 horas del día” por los insecticidas usados para acabar con la plaga de mosquitos generados en estos bloques de viviendas debido a las aguas encharcadas que se acumulan en un semisótano.

La expresidenta de la Junta, Susana Díaz, también fue receptora de las quejas de María Ángeles Sánchez. “Antes me daban largas y ahora me dicen que no hay vivienda”, explica. Sus hijas tienen nueve años, seis años y un mes. “No es que necesite más habitaciones”, ya que cuando le dieron el piso no había nacido la pequeña, “sino que es un problema de salud”, ya que a su asma crónica se suma el que a una de sus hijas cada vez que le pica un mosquito hay que llevarla a urgencias, porque necesita “corticoides, antibióticos y polaramine”, debido a que “los mosquitos están infectados”.

Los Servicios Sociales del Ayuntamiento conocen la situación de María Ángeles y ella misma se ha dirigido a la alcaldesa, pero la pelota está en el tejado de la Junta de Andalucía, una administración que no ha incrementado el parque de viviendas públicas en la capital.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here