Homenaje a un barrio con obreros singulares


Homenaje a los vecinos de la Electromecánicas.
Homenaje a los vecinos de la Electromecánicas. /Foto: LVC
Homenaje a los vecinos de la Electromecánicas.
Homenaje a los vecinos de la Electromecánicas. /Foto: LVC

Con motivo del centenario del establecimiento en Córdoba de la Sociedad Española de Construcciones Electromecánicas (Secem), el Ayuntamiento ha rendido un homenaje a los vecinos de un barrio que lleva el nombre de la factoría y que fue el primero que surgió en la ciudad en el siglo XX, donde “muy pronto este vecindario adquirió conciencia de su singularidad”, como ha señalado la alcaldesa, Isabel Ambrosio, en su intervención.

En el acto, celebrado en el Teatro Góngora, se ha rendido homenaje a los 60 vecinos que han enriquecido con su testimonio sobre el barrio el Archivo Municipal, así como se ha presentado el libro Electromecánicas. El cobre que unió vidas, que recoge algunas de estas vivencias así como material gráfico sobre el siglo de vida del barrio.

José Balmón, en el centro. electromecánicas
José Balmón, en el centro. /Foto: JC

Este homenaje, organizado conjuntamente por las delegaciones de Presidencia y de Participación Ciudadana, ha contado también con una mesa redonda en la que ha participado un antiguo trabajador de la Electromecánicas, José Balmón, más conocido por ser uno de los históricos dirigentes del grupo terrorista Grapo. “Soy comunista y estoy feliz de serlo”, afirmó ayer con rotundidad ante el auditorio quien fue condenado en 1986 a 20 años de prisión por delitos como colaboración con grupos armados, cooperación a la formación de un depósito de armas y tenencia de sustancias explosivas. Salió en libertad en 2001. Desde el entorno comunista se justifica su estancia en la cárcel como una persecución a sus ideas políticas.

Precisamente, justo antes de su intervención, abandonaban el patio de butacas la alcaldesa y el concejal de Presidencia, Emilio Aumente, así como el edil del PP Luis Martín. Instantes después criticó Balmón la celebración del centenario de la Electromecánicas, en la que participó el Ayuntamiento y la Diputación, que tachó de “edulcorada”, ya que, en su opinión, la llegada de la factoría se debió a “capitales gordos que montaron aquí la empresa para ganar dinero y explotar a los obreros”.  Por si fuera poco, este dirigente de banda terrorista confesó al auditorio: “No soy un obrero al uso, sino que para mí es un orgullo y no me arrepiento de nada, ni digo lo siento”, por pertenecer a un grupo terrorista que tiene en su haber 88 asesinatos.

No es ésta la primera polémica por la presencia de Balmón en un acto público. Hace poco más de un año participó junto a otra miembro de los Grapo, Carmen Cayetano, en unas jornadas en Málaga, donde fueron presentados simplemente como “dos expresos políticos antifascistas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here