Se quedaba con el dinero de la plusvalía de sus clientes


El procesado comenzó a prestar sus servicios en la empresa en el año 2012 y fue en 2016 cuando se tuvo conocimiento de que el acusado llevó a cabo diversas operaciones que le llevan al banquillo

La Fiscalía ha pedido penas de dos años y dos meses de cárcel para un hombre acusado de un delito continuado de apropiación indebida, tras supuestamente quedarse con el dinero del impuesto de plusvalía de clientes a través de una entidad mercantil. El juicio se ha fijado para el día 12 de diciembre en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial.
Según recoge la calificación del Ministerio Público, a la que ha tenido acceso Europa Press, el procesado comenzó a prestar sus servicios en la empresa en el año 2012 y fue en 2016 cuando se tuvo conocimiento de que el acusado, a través de la mercantil, llevó a cabo diversas operaciones con ciudadanos que tenían que liquidar con el Ayuntamiento de Córdoba su impuesto de plusvalía.
Al respecto, el fiscal apunta que “se beneficiaba personalmente” de las liquidaciones, cuando “no estaba autorizado en ningún momento por la mercantil para la que trabajaba”, lo que dio lugar a que se le comunicara su despido del puesto de trabajo en el mes de marzo del año 2016.

enfermero
Ciudad de la Justicia./Foto: LVC

No obstante, en junio de dicho año dos hermanas comunicaron a la empresa que el Consistorio les requería el pago del impuesto, porque “no había sido liquidado”, al tiempo que aseguraron que entregaron al acusado 1.200 euros para dicho pago, cantidad de la que “se adueñó con ánimo de ilícito beneficio”. Ante ello, el responsable de la entidad en la que había trabajado se hizo cargo del importe para “evitar perjudicar el nombre de la empresa”. Con intereses ascendía a 1.431 euros.
Al igual que en este caso, otra mujer contactó con la empresa, tras ser requerida por el Ayuntamiento por la cantidad de 1.183 euros, de la que se había adueñado con “ánimo de beneficio”, si bien en esta ocasión tras distintas conversaciones el procesado “satisfizo el importe del impuesto que no se había satisfecho”.
Días más tarde ocurrió lo mismo con otro cliente, en este caso con la cantidad de 2.234 euros, de la que parte abonó el responsable de la entidad. Y con otra mujer de Sevilla, con la cifra de 2.073 euros, que “se adueñó” el acusado, según relata el Ministerio Público.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here