Tres años de espera para probar el pollo frito de KFC


La Gerencia de Urbanismo concede licencia a la cadena Kentucky Fried Chicken para su establecimiento de la Gerencia de Urbanismo

Local del Kentucky Fried Chicken (KFC) en la avenida del Brillante.
Local del Kentucky Fried Chicken (KFC) en la avenida del Brillante. /Foto: LVC

La cadena de comida rápida Kentucky Fried Chicken (KFC) tenía todo previsto para abrir su primer establecimiento en Córdoba para finales de 2015, coincidiendo con la temporada de Navidad. Para ello, se había hecho con un edificio singular en la avenida del Brillante, junto a la Huerta de la Reina, que había sido una de las más novedosas oficinas -en su momento- de Cajasur porque permitía hacer operaciones bancarias sin bajarse del coche.
La llegada a Córdoba de KFC corrió como la pólvora y comenzaron las obras de adaptación del edificio, pero hubo problemas administrativos que lejos de resolverse en un plazo prudencial han tardado nada menos que tres años en desbloquearse en la Gerencia Municipal de Urbanismo, que esta misma semana concedía la licencia, un caso más que se suma a los retrasos que acumula este ente municipal en la concesión de permisos que agilicen la vida económica de la ciudad.
La inversión prevista en KFC por la concesionaria, Restaurantes Temáticos del Sur SL, para este establecimiento cordobés es de 1,5 millones de euros y contará con una plantilla de alrededor de 40 personas. El edificio aprovechará la estructura de la antigua oficina bancaria, luego sede de la Hermandad de la Sagrada Familia, y los coches podrán recoger sus pedidos, tal y como sucede en la hamburguesería situada a escasos metros en la misma avenida. Además, contará con un parque infantil y otros atractivos.