Francisco Melero: “La sociedad cambia, pero siempre ha de contar con un hogar donde realizar su propia vida y donde ‘construya’ su identidad y sus relaciones con los demás”


En la siguiente entrevista, el gerente de la fundación Vimpyca, coincidiendo con su 50 Aniversario detalla el momento por el que esta atraviesa, así como el de la vivienda protegida en general

Francisco Melero./Foto: BJ

“El sector inmobiliario, y dentro de él el destinado a la vivienda protegida ha de adaptarse a las necesidades de los usuarios”.  Es importante que la administración colabore con las entidades dedicadas a promover y construir viviendas protegidas, para permitir el acceso a una vivienda digna a aquellas familias que, por su situación laboral, económica , etc., no pueden acceder a esta necesidad básica recogida como un derecho en la Constitución.
Con esta y otras reflexiones, el gerente de Vimpyca, Francisco Melero, valora el momento actual de la vivienda protegida y el papel y los retos que aguardan a la fundación que gestiona.
-¿Qué es Vimpyca?
-Vimpyca, fue constituida en el año 1968 como una entidad benéfica de construcción.  Inscrita en el Registro de Fundaciones, tiene como finalidad construir y promover viviendas protegidas, que son aquellas que  tienen el precio limitado y, en su caso, disponen de algunos beneficios económicos, tributarios y fiscales por la administración pública. El objetivo por tanto de Vimpyca es  favorecer que los ciudadanos con rentas más bajas puedan adquirir o arrendar viviendas dignas y adecuadas a precios asequibles a sus posibilidades.
-¿Qué es la VPO?
-El origen de la VPO en España se remonta  se remonta a 1911, cuando se promulga  la primera ley para aumentar la promoción y construcción de viviendas ante las necesidades urgentes que presentaba la sociedad en aquella época. La Ley de Casas Baratas buscaba dar techo a aquellas personas que no lo tenían. Hoy en día y después de 110 años es difícil de entender que, en esa época, una parte importante de la población no tuviera una vivienda digna, ni agua corriente,  ni  electricidad…  Después de esa ley, de la guerra y de la migración del campo a las ciudades, sobrevino una necesidad urgente de construir viviendas.  Así nació el Instituto Nacional de la Vivienda y posteriores organismos oficiales, que se involucraban en la promoción y construcción de viviendas.
Con posterioridad a la Carta Magna comienzan a hacerse distintos planes de vivienda, donde cada vez más se perfeccionan más las normativas para el desarrollo de la vivienda protegida. Hoy en día, lo que se pretende con la legislación de la VPO es que todas las personas puedan tener acceso a una vivienda digna, independientemente de su condición social y económica. Y, para su acceso es necesario cumplir, al menos con dos requisitos por parte del adquirente: que no tenga vivienda propia y tenga unos ingresos limitados en función del IPREM.
-¿Qué futuro aguarda a la vivienda protegida?
Francisco Melero./Foto: BJ
Francisco Melero./Foto: BJ

-La VPO ha estado vinculada siempre a la necesidad de vivienda y también para ayudar a las familias que necesitándola, no pueden adquirirla en los términos habituales del mercado de la vivienda. La sociedad cambia , pero siempre ha de contar con un hogar donde  realizar   su propia vida y donde “construya” su identidad y sus relaciones con los demás. Además deberá adaptarse a las necesidades reales del momento para lo cual, la administración deberá ser ágil en los cambios y adaptaciones que hayan de realizarse, pero no olvidando el marcado carácter social de estas viviendas , y por tanto colaborando, incluso económicamente  para otorgar el derecho a la vivienda.
-Hay institutos municipales de vivienda ¿En qué se diferencia Vimpyca de ellos?
-Hay que tener en cuenta que en los últimos 50 años hemos pasado por, al menos, tres grandes crisis y otras menores, que también han afectado al sector inmobiliario. En la época de mayor participación administrativa en el sector inmobiliario, las autonomías comenzaron a tener más responsabilidades y localmente se crearon -coincidiendo con el auge de la vivienda- demasiadas -a mi entender- empresas municipales. Muchas de ellas se han quedado en el camino. Hay otras que siguen haciendo una labor importante, que para nada suponen una competencia para lo que Vimpyca está haciendo.
-¿Cómo ha cambiado esta última gran crisis al sector inmobiliario?
-Mucho. Ha cambiado totalmente el concepto de la vivienda protegida, porque consiguió que, en muy poco tiempo, se denegaran las ayudas incluso a aquellos adjudicatarios que ya tenían una resolución oficial. Se anularon estas ayudas y hubo muchos adjudicatarios que tuvieron que renunciar a sus viviendas, por no poder hacer frente a los pagos. También, muchos promotores se han quedado en el camino.
Afortunadamente, el estado de solidez de entidades como Vimpyca ha propiciado que hallamos resistido  a estas crisis, y, en muchos casos, incluso comprometiéndonos nosotros en financiar de manera desinteresada las ayudas  que a nuestros clientes  les denegó la administración.
-¿Qué necesitan esos usuarios, ahora mismo?
Francisco Melero./Foto: BJ

-En primer lugar, una vivienda a un precio que lo puedan pagar. Es importante que la administración regule el precio de los suelos destinados a VPO y también que limite los precios, porque con eso garantizará también la limitación de la posible especulación, de la que tanto se ha hablado en los últimos años. Se debe garantizar el precio final de la vivienda protegida, incluso para aquellas promociones constituidas en régimen de comunidad de propietarios.
-¿En qué momento se haya Vimpyca y qué proyectos tiene para el futuro?
-Vimpyca tiene un tesoro, que son más de 6.000 viviendas protegidas entregadas, a lo largo de sus 50 años de existencia. Y lo quiere seguir cultivando. Ahora mismo, tenemos tres promociones en marcha, dos de ellas en Córdoba, con un total de 189 viviendas, y otra en Mairena del Aljarafe, de 59 viviendas.  Además, Vimpyca trabaja en toda Andalucía  con  proyectos, actualmente en Córdoba, Málaga y Sevilla para más de 1200 viviendas. Y más en concreto vamos a solicitar licencia para 140 viviendas en régimen especial en el Plan Santa Isabel Este, a precios muy competitivos. Además estamos a la espera de obtener la licencia de obras para construir 18 alojamientos protegidos, estos en régimen de alquiler, y destinados al sector más desprotegido de la población. Seguimos trabajando para garantizar el acceso a una vivienda digna.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here