El paseo de Pablo Casado por Cruz Conde, en imágenes


El líder nacional de los populares toma el pulso a la vida comercial de Córdoba en un recorrido en el que conversa con los comerciantes

Los poco más de 400 metros que tiene la calle Cruz Conde han servido al presidente del PP, Pablo Casado, para hacerse una idea de la situación del comercio en Córdoba. Los establecimientos más tradicionales se han quejado de la situación y en primer persona ha podido comprobar la cantidad de locales cerrados así como la proliferación de franquicias.
La primera parada ante Studio Jiménez, en la misma esquina de Ronda de los Tejares, donde José Antonio Nieto le ha presentado a Jesús Jiménez, hijo de Pepe Jiménez, como una dinastía dedicada a la fotografía en Córdoba. La predilección del líder nacional de los populares por los zapatos es algo que no ha podido ocultar y la espontaneidad le ha podido frente al enjambre de cámaras y curiosos que le han rodeado en todo momento. Ha entrado en Rosselli y también en Salvador, donde a la salida ha comentado la utilidad de estas tiendas, ya que a él le sacaron de un apuro en una campaña en la que se le rompieron los zapatos.


 
Los besos y los abrazos no han faltado en este recorrido por la calle Cruz Conde. En la cafetería Marta una madre le ha dicho a su hijo que le diera un beso a Casado y ante un gesto del pequeño ha terciado preguntado a los de su comitiva: “¿Tenemos piruletas?”. Y problema resuelto.
El presidente del PP ha estado acompañado en todo momento por el presidente de la formación en Córdoba, Adolfo Molina; el candidato a las autonómicas, José Antonio Nieto; el candidato a las municipales, José María Bellido, y el aspirante a la Presidencia de la Diputación, Andrés Lorite, además de la senadora y candidata, Beatriz Jurado.
Una de las paradas en el paseo ha estado en la tienda bandera de Silbon. Pablo López ha salido a saludarlo y Casado le ha espetado un “Soy cliente”, de una marca que se ajusta al estilo del presidente del PP. En Silbon nadie ha sido capaz de frenar su impulso de dirigirse a la estantería de los zapatos, su debilidad.
Entre la multitud que le acompañaba, Casado ha encontrado unos minutos para la intimidad y ha entrado en solitario a la farmacia de Rosario Cabrera, donde el motivo de la compra queda reservado.
Camino de la Mezquita-Catedral, su siguiente destino, el líder de los populares ha tenido tiempo de detenerse en el escaparate de Doña Sol, de seguir saludando, con besos y abrazos a todo el que se le acercaba y, a punto de llegar a las Tendillas, ha dejado suerte al propietario del otro establecimiento de la firma Salvador que hay en Cruz Conde. Otra zapatería, qué casualidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here