Cuando las procesiones no eran el problema


vecinos
Carteles en los balcones de la Ribera./Foto: Jesús Caparrós

Durante este fin de semana, en algunos balcones del Paseo de la Ribera se han podido observar carteles en que los moradores de las viviendas reclamaban su “derecho a descansar”. Una reivindicación que, pese a llevar siendo durante bastante tiempo el caballo de batalla de los principales afectados -la asociación de vecinos La Medina-, en las últimas semanas ha ganado en repercusión por iniciativas como la de los balcones y las protestas continuadas de otro colectivo vecinal, el de La Axerquía.
Carteles en los balcones de la Ribera./Foto: Jesús Caparrós

De hecho, una mesa camilla, una mecedora, una lámpara y hasta un cuadro, formaban parte del atrezo para recrear el salón de cualquier vecino, en plena Cruz del Rastro, durante el último fin de semana de septiembre. Una puesta en escena, donde el Foro por el Derecho a la Ciudad y la asociación de vecinos La Axerquía pretendían informar sobre el derecho al descanso, a la convivencia saludable y el derecho a la ciudad.
“La concentración excesiva de eventos, la desaparición del comercio tradicional en favor de otras actividades enfocadas únicamente al turismo, la proliferación sin control de hoteles, apartamentos y viviendas turísticas, alquileres disuasorios de viviendas y cocheras… no es el mejor de los escenarios para favorecer la permanencia de una población estable, que otorgue vida real y exclusividad al centro histórico de una ciudad”, se denunciaba desde la Axerquía.
Unas protestas que han continuado durante este mes de octubre y que, tras mucho tiempo, han omitido una antigua reclamación en su elenco de protestas. Ese no es otro que el paso de las hermandades por la zona en Semana Santa. Deliberada o no, lo que tampoco deja de ser cierto es que desde que se produjera el traslado de la carrera oficial a la Catedral y su entorno, solo La Medina no ha polemizado sobre el discurrir de las hermandades por la zona. En cambio, las protestas de las que ahora se hace bandera son las mismas que, en estos dos años, ha venido denunciando la asociación vecinal que preside Lourdes Martínez. Al final, las cofradías no eran el problema.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here