San Agustín, un barrio con mala suerte


El estado de las infraestructuras de la plaza pone de manifiesto la falta de mantenimiento

Las canalizaciones llenas de residuos y, afortunadamente, la fuente que las abastece no está en funcionamiento. Esta es una de las radiografías de la Plaza de San Agustín. Y es que, uno de los enclaves más hermosos de la ciudad cuya última remodelación se remonta a tan solo dos años atrás, está dejado a su suerte, al menos, en cuanto a limpieza y mantenimiento se refiere. Tal y como se puede apreciar en las imágenes.


Pero no es el único problema que azota a un barrio, donde la población de avanzada edad es la predominante. De hecho, las ocupaciones se han convertido en los últimos años en un importante quebradero de cabeza. Demostrando que la suerte (llámenlo gestión) no está del lado de San Agustín.
Otro ejemplo sangrante fue el de las obras en las calles Cárcamo y Obispo López Criado, que se demoraron casi un año. Un tiempo exagerado en el que ambas vías permanecieron, prácticamente, intransitables y que provocaron un importante menoscabo a los pocos comerciantes de una zona, ya de por sí, deprimida en el apartado económico. Unas obras que, como señalaba la propietaria del estanco Inmaculada Muñoz en aquel momento, “sabemos que hay que hacerlas, pero la culpa es del Ayuntamiento, que ha iniciado una obra sin saber quién iba a contratar para el arreglo de la calle”.
La radiografía de San Agustín se puede observar en muchos detalles, el de su plaza es el penúltimo, pero no el primero de una zona -histórica- de la ciudad, que no cuenta con los cuidados de otras.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here