La lluvia apaga los semáforos y siembra el caos


lluvia
La Policía local en en el cruce entre las avenidas del Brillante, la Arruzafilla y Escultor Fernández Márquez./Foto: LVC

Hay varias máximas que, cada vez que irrumpe la lluvia en la capital cordobesa, se cumplen sin remisión. La primera es que, llueva lo que llueva, hay zonas de la ciudad donde se acumulan balsas de agua, desde algunos de los accesos de Carlos III hasta la recientemente remodelada -por el plan Mi Barrio es Córdoba– Cobo de Guzmán.


La segunda es bien conocida por los conductores. Y es que, con las primeras gotas de lluvia, el tráfico rodado se multiplica por dos y por tres. Lo cual es indisociable a la tercera máxima, que no es otra que algunos semáforos dejan de funcionar. Y esto pasó en la noche de este lunes en uno de los puntos de la capital que acumulan mayor concentración de tráfico.
Se trataba del cruce entre la Avenida del Brillante, la de la Arruzafilla y Escultor Fernández Márquez. El mismo sufrió un apagón en algunos de los semáforos de la transitada zona y precisó de la actuación de agentes de Policía Local, que se vieron obligados a regular el tráfico, desde antes de las 21:00 horas. Afortunadamente, la labor de los policías consignados fue impecable y los conductores no sufrieron los temidos atascos, de regreso a casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here