Pone en evidencia las “trampas” del PSOE sobre la titularidad de la Mezquita-Catedral


El portavoz del PP en el Ayuntamiento, José María Bellido, elevará a la Junta el informe de la Asesoría Jurídica Municipal, que acredita la titularidad de la Iglesia sobre el templo

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Córdoba, José María Bellido, elevará a la Junta de Andalucía el informe de la Asesoría Jurídica Municipal, que acredita la titularidad de la Iglesia sobre el Conjunto Monumental Mezquita-Catedral de Córdoba. Así lo ha anunciado este lunes, tras asegurar que su forma de proceder se realiza en vista de que “no lo va a hacer este Partido Socialista tramposo”.

bellido
José María Bellido./Foto: LVC

“Lo vamos a hacer para que luego no digan que no lo conocían, que no sabían dónde se metían”, ha subrayado el candidato a la Alcaldía de la capital. Y es que, cabe recordar que el informe de la “comisión de expertos” sobre la Mezquita-Catedral, ha sido remitido -por parte de la Alcaldía de Córdoba- a los ministerios de Justicia y Cultura del Gobierno de España, así como a la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Por lo que la ‘patata caliente’ recae ahora sobre los dos ejecutivos, ya que Ambrosio se remitió a ese paso, sin anunciar ninguna otra medida.
Desde Alcaldía se ha insistido en que la Mezquita-Catedral “es un bien de dominio público que pertenece al patrimonio del Estado, recomendando retrotraer su situación, a la existente antes de su inmatriculación por parte del Cabildo en 2006”. Mientras que se ha señalado que “las competencias a la hora de reclamar la titularidad pública de dicho bien corresponden a la administración general del Estado, mientras que las de conservación y preservación del patrimonio, lo son de la administración autonómica.
Lo más llamativo de la comunicación del ejecutivo local es que, en ella se indica que, “en ningún momento, el Ayuntamiento de Córdoba, ha pretendido arrogarse la titularidad del monumento y sí la restitución de la misma al pueblo de Córdoba”. Un eufemismo en el que solo se dilucida que se persigue la “gestión compartida”.