¿Glorieta o trampa mortal?


La prolongación de la Avenida de la Arruzafilla, junto a San Rafael de la Albaida, tiene un punto negro donde los accidentes están a la orden del día

glorieta
Vehículo accidentado, tras chocar con el bordillo de la Glorieta Pacifista Rachel Corrie./Foto: LVC

¿Quién me paga los daños del coche? Este fue uno de los pensamientos que, a buen seguro, debieron pasar por la cabeza del conductor, cuyo vehículo fue afectado por el bordillo ubicado en la Glorieta Pacifista Rachel Corrie. Y es que la rotonda, situada en la prolongación de la Avenida de la Arruzafilla junto a San Rafael de la Albaida, es uno de los ejemplos de la Córdoba inacabada y un reclamo para los accidentes de tráfico.

La travesía, como se puede apreciar en las instantáneas, no era una glorieta en su origen, sino una vía normal. De tal modo que la rotonda se construyó con posterioridad, dejando el tramo de carretera a la vista. Para más inri, como denuncian los vecinos de la zona, aunque en las imágenes aparezcan dos señales, las mismas fueron colocadas una vez el turismo tuvo el siniestro este mismo fin de semana.
Por tanto, la conjunción de tramo asfaltado, bordillo y falta de señalización propició que el conductor afectado no se percatara de que estaba ante una glorieta y tuviera un accidente que ha causado daños de consideración en su vehículo. Probablemente, el accidentado siga hoy preguntándose a quién se le ocurrió la idea, quién es el responsable de una trampa en una de las zonas con circulación bastante densa de la capital cordobesa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here