El Ayuntamiento escurre el bulto y envía informe de la Mezquita-Catedral al Gobierno y a la Junta


informe mezquita-catedral
Isabel Ambrosio, Federico Mayor Zaragoza y Alejandro García Sanjuán./Foto: Jesús Caparrós

Como ya anunció la alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio, hace una semana en la presentación del informe de la “comisión de expertos” sobre la Mezquita-Catedral, este ha sido remitido -por parte de la Alcaldía de Córdoba- a los ministerios de Justicia y Cultura del Gobierno de España, así como a la consejería de Cultura de la Junta de Andalucía. Por lo que la ‘patata caliente’ recae ahora sobre los dos ejecutivos, ya que Ambrosio se remitió a ese paso, sin anunciar ninguna otra medida.
Desde Alcaldía se ha insistido en que la Mezquita-Catedral “es un bien de dominio público que pertenece al patrimonio del Estado, recomendando retrotraer su situación, a la existente antes de su inmatriculación por parte del Cabildo en 2006”. Mientras que se ha señalado que “las competencias a la hora de reclamar la titularidad pública de dicho bien corresponden a la administración general del Estado, mientras que las de conservación y preservación del patrimonio, lo son de la administración autonómica.
Lo más llamativo de la comunicación del ejecutivo local es que, en ella se indica que, “en ningún momento, el Ayuntamiento de Córdoba, ha pretendido arrogarse la titularidad del monumento y sí la restitución de la misma al pueblo de Córdoba”. Un eufemismo en el que solo se dilucida que se persigue la “gestión compartida”.
El revés del manifiesto
Cabe recordar que más de 40 profesores universitarios, en su mayoría medievalistas y catedráticos, han emitido un manifiesto que destapa -a nivel histórico- las grandes carencias en este apartado de la autodenominada comisión de expertos, que ha querido poner en tela de juicio la titularidad de la Mezquita-Catedral de Córdoba.
Uno de los datos más relevantes ha radicado en que, para los firmantes, no se puede “permitir que se afirme que el edificio no ha pertenecido o que ha dejado de pertenecer en algún momento a la Iglesia católica, desde el mismo momento de la conquista de la ciudad por Fernando III de Castilla y León en 1236”. Y se ha recalcado que la Mezquita-Catedral “incontrovertiblemente ha sido un templo católico durante los últimos ochocientos años, sin contradicción de ninguna administración ni poder público”.
Falta de rigor y “disputas ideológicas”
Finalmente, el manifiesto desmonta cualquier prestigio de la comisión, al señalar que “dar por buenas las afirmaciones de la comisión municipal tendría el inopinado efecto de convertir inmediatamente en meramente falsos o extender la duda sobre múltiples hechos y procesos que positivamente conocemos de la historia medieval de Córdoba”. En este sentido, también se deja claro que el contenido del informe municipal obedecería “a disputas ideológicas o de intereses”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here