La oportuna omisión del informe sobre la Mezquita-Catedral


informe
Isabel Ambrosio, Federico Mayor Zaragoza y Alejandro García Sanjuán, durante la presentación del informe./Foto: Jesús Caparrós

“La Capilla Real es siempre (Toledo, Sevilla, etc.) una institución real, dependiente de Patrimonio Real. Propiedad que, en el caso de la Capilla Real cordobesa, es reivindicada expresamente por los monarcas en numerosos documentos: ‘… mando de executre, guarde y cumpla por orden y disposición del mi Consejo de la Cámara a quien privativamente toca el gobierno y superintendencia de dicha Capilla y administración de su hacienda…’ (Felipe IV, 1640)”.
Esa referencia -que solamente hace referencia a la propiedad de la capilla- es uno de los “argumentos” con que la comisión municipal que ha estudiado la titularidad de la Mezquita-Catedral se agarra a la propiedad del estado. Llama la atención que la cita sea de un documento de Felipe IV. Y es que, el rey Planeta, tiene otro donde expresamente reconoce la propiedad del templo a la Iglesia. Sin ambages ni capillas de por medio.
Se trata de una cédula en la que, firmada por el monarca en 1659, Felipe IV se expresa a Juan de Góngora en los siguientes términos: “El reverendo en Chirsto padre y obispo de Córdova don Francisco de Alarcón, como dueño lexítimo de la fábrica de dicha iglesia me ha servido graciosamente con el sitio muy capaz en élla para mudar y trasladar a él la dicha mi capilla que ha muchos años que yo y los reyes mis predecesores lo hemos deseado efectuar para su mayor capacidad y decente colocación de los dicho cuerpos reales”.
El ”dueño lexítimo de la fábrica” deja a las claras la titularidad. Máxime si se atiende al argumentario usado por la comisión, que en la presentación del informe se agarró a la propiedad de una Monarquía que, en el siglo XVII, tenía claro a quién pertenecía el edificio. Una luminiscencia que no alumbró a Alejandro García Sanjuán cuando, querido sobre la cuestión, se refugió en las declaraciones de un obispo, a principios del pasado siglo, y un pararrayos. Si Fernando III era el dueño, las afirmaciones de su sucesor en el trono serían las que tienen validez, ¿no creen?

2 Comentarios

  1. Ambrosio, disfruta de los cuatro días que te quedan en el ayuntamiento. La desgracia que hemos sufrido durante cerca de cuatro años, llega a su fin. Lástima que como buena enchufada de la política en España, te tendremos que sufrir en tu próxima colocación/enchufe. Debería darte vergüenza tu paso por las instituciones y deberías pedir perdón a todos los cordobeses por tu falta de capacidad de gestión y por haber conseguido llevar a nuestra ciudad a los últimos puestos entre las ciudades de España.

  2. A la comision que tan sesudamente esta tratando de quitarle a la iglesia un bien que le pertenece, le diria /(sin animo de ofender), que haciendo uso de la libertad de expresion y cuando quien tiene mas luces que Vds, les comunique que estan totalmente errados, tendre mucho gusto en pasarme por su residencia, para mostrarles un buen corte de manga y desearles que les alcachofen, por donde mejor les parezca

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here