Los celos de la Junta sobre la gestión de Medina Azahara


La Administración andaluza, aunque barajó en un principio la fórmula, ahora se cierra en banda a la injerencia de otras instituciones

Las palabras pronunciadas ayer por el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, en las que proponía la creación de una fundación público-privada para la gestión de Medina Azahara reabrió uno de los debates que menos le gustan a la Junta, y menos aún a la Consejería de Cultura. El Gobierno andaluz y el PSOE que no dudan en alinearse con quienes reclaman una gestión compartida para la Mezquita-Catedral rechazan la misma fórmula para el patrimonio que es de su competencia, como es el caso de la ciudad califal.

Miguel Ángel Vázquez e Isabel Ambrosio, con Medina Azahara. gestión
Miguel Ángel Vázquez e Isabel Ambrosio, con Medina Azahara. /Foto: LVC

Rivera señaló que ahora, tras la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco “es el momento de unidad” para aplicar esta fórmula cuyas ventajas más notables son tanto la atracción de donaciones privadas como la vinculación del monumento a un turismo de calidad, que es “el que deja más recursos”. El consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, mostró su malestar en Twitter por las palabras del dirigente de Ciudadanos, pero en vez de entrar en el fondo prefirió calificarla de “ocurrencia”, sin más.
Ciudadanos no es la primera formación política que reclama esta fórmula de gestión para Medina Azahara. A los pocos días de conceder la Unesco el reconocimiento como Patrimonio de la Humanidad, el portavoz municipal del PP, José María Bellido, con el argumento de que esta fórmula dotaría de mayor independencia en la gestión, así como incrementaría los recursos, ya que los destinados por la Junta los calificó de “insuficientes”.
La idea de un patronato o fundación para la gestión de Medina Azahara no es nada nueva. La Junta la barajó en los inicios de la tramitación del expediente ante la Unesco para la declaración de Patrimonio de la Humanidad, aunque luego decidiera descabalgarla. Ahora se agarran a la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público de 2015 que se aprobó con la intención de reducir las entidades de carácter público que con el paso del tiempo se habían convertido en una Administración paralela. Con la negativa a la creación de una fundación o patronato la Junta cierra la puerta a la injerencia de otras administración en una parcela que hasta ahora han gestionado en exclusividad.
Pero lo más curioso del caso es que Medina Azahara ya cuenta con un patronato, creado cuando las competencias sobre Medina Azahara eran aún estatales bajo un Gobierno de la UCD. Este órgano pasó a la Junta de Andalucía con todas las competencias sobre la materia, pero nunca se llegó a reunir ni tampoco se disolvió.
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here