Los peroles en El Patriarca tendrán menos espacio en el futuro

70

La Gerencia de Urbanismo prevé destinar 600.000 euros hasta el año 2020 con la finalidad de proteger este espacio de gran valor ecológico y paisajístico

El delegado de Urbanismo, Pedro García, ha presentado la actuación prevista por la Gerencia en el Parque del Patriarca con una inversión de unos 600.000 euros para su puesta en valor, conservación y protección del área, de los que 480.000 euros son de los fondos Edusi y el resto de la Gerencia Municipal de Urbanismo (GMU). Este proyecto, que se prevé culminar en 2020, tiene diversas actuaciones previstas en este paraje natural de alto valor colindante con el casco urbano y tradicional lugar de esparcimiento de los cordobeses. Entre los nuevos usos previstos está el restringir considerablemente el espacio destinado a la celebración de peroles. Sobre esto, el gerente de Urbanismo, Emilio García, ha explicado que “en el plan de usos en el que se trabaja con la Universidad, a partir de los trabajos que han hecho de investigación, hay una zona que podría convivir, pero no en las zonas de más valor”.
Pedro García y Emilio García, en El Patriarca.
Pedro García y Emilio García, en El Patriarca. /Foto: LVC

Pedro García, ha explicado que ahora “hay que hacer una delimitación adecuada del parque en sí mismo y todo el perímetro”, así como actuar sobre “la accesibilidad”, porque “ahora mismo no es un parque accesible a personas con movilidad reducida”, entre otras acciones que se enmarcan en “un proyecto integral muy grande”, en el que “también hay una zona de recreo”.
En concreto, el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) vigente contiene un capítulo específico dedicado a los parques del ‘Anillo periurbano’, en referencia al sistema de grandes parques, que con distintos tratamientos conforman el más importante sistema de espacios libres de la ciudad.
Entre dichos parque, El Patriarca ocupa una superficie de 60 hectáreas delimitado sobre suelo no urbanizable, pero colindante con suelos urbanos y urbanizables del núcleo principal de la ciudad y conectado al noroeste con la Sierra de Córdoba.
Así, el parque de El Patriarca es un espacio natural singular, puesto que constituye una representación única de un ecosistema mediterráneo de gran valor ecológico y paisajístico situado en contacto con el suelo urbano de la ciudad, no tratándose de un fragmento aislado de bosque a modo de ‘isla ecológica’, sino que se encuentra conectado a su vez con Sierra Morena.
En marzo de 2016, este espacio de interés singular, fue obtenido para la ciudad mediante la gestión urbanística municipal. Desde entonces se constituyó una mesa técnica, convocada y coordinada por la GMU, en la que se han consensuado acciones a poner en marcha para la protección y puesta en valor del espacio para un desarrollo óptimo del ecosistema y poniendo este patrimonio natural al alcance de la ciudadanía a través de le educación ambiental y actividades de ocio acordes con su valor y fragilidad ecológica.

LAS ACTUACIONES

De este modo, se han definido distintas prioridades con lo que se ha realizado “una jerarquización” de los objetivos a alcanzar, definiendo las actuaciones concretas a implementar en el parque desde el punto de vista físico, ambiental, urbanístico, económico y social.
La base sobre la cual pivotan los objetivos es “la singularidad de su ecosistema mediterráneo de un alto valor ecológico y paisajístico, unido a su incomparable ubicación, tomando contacto tanto con el medio urbano como con el medio natural de Sierra Morena, ejerciendo de potenciador de la conectividad ecológica mejorando el entorno urbano”.
Igualmente, se persigue “la actividad saludable, educativa y participativa de la ciudadanía”; así como “garantizar el estado de conservación adecuado para el control de incendios y el ordenamiento de la gestión de usos para corregir el deterioro actual por el uso inadecuado y prácticas urbanísticas desafortunadas”.
Paralelamente a dichas acciones de conservación y puesta en valor, se desarrollarán acciones pedagógicas dirigidas a la ciudadanía en general que “garanticen la difusión de tales valores, por medio de la información, la educación y la interpretación ambiental”.
Al respecto, se pretenden alcanzar “la recuperación de las zonas de bosque más degradas reforzándolas con reforestaciones que incrementen la diversidad del arbolado, incorporando otras especies como quejigo, alcornoque, fresno, almez, álamos o tarajes, así como trabajos de silvicultura”.
Asimismo, se llevará a cabo “la delimitación adecuada del área natural, marcando su perímetro, como de las zonas y formas de acceso permitidas”; “el diseño e implementación de señalética funcional y adecuada para el control de acceso y usos permitidos”; “la puesta en valor de la riqueza medioambiental mediante concienciación y difusión mediante actividades educativas y visitas guiadas”.
También, se ha marcado como objetivos “la adaptación de recorridos practicables/accesibles para personas de movilidad reducida (PMR)” y “la recuperación de aguas pluviales perdidas de la urbanización de la zona norte y aumento de la infiltración en el suelo del parque”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here