Una broma de mal gusto en la Plaza de San Andrés


La fuente que preside este enclave ha sido cubierta con las plantas que había dispuestas en el jardín que la rodea

San Andrés
Fuente ubicada en la Plaza de San Andrés./Foto: LVC

Si el pasado verano el monumento a Séneca amanecía con unos calzoncillos en la cabeza, la “broma” ha ido más allá este fin de semana en la Plaza de San Andrés. El recoleto espacio ubicado entre el templo fernandino del mismo nombre y el Palacio de Orive ha tenido como protagonista a la fuente que lo preside.
Y es que una o varias personas se han “entretenido” en cubrir de plantas el estanque superior de la fuente, como se puede apreciar en las imágenes. Con la particularidad de que la vegetación utilizada ha sido la que se hallaba dispuesta en el jardín que rodea al venero y que convierte este espacio en un enclave bucólico, en una combinación perfecta con la histórica arquitectura de la zona.

El caso de la Plaza de San Andrés llama la atención por la meticulosidad del acto realizado, ya que lo habitual es encontrar actos vandálicos -preferentemente, en forma de pintadas- en monumentos, así como la quema de contenedores que, durante los últimos meses, se ha convertido en una especie de plaga por numerosas zonas de la capital cordobesa.
Una fuente con historia
La plaza fue ajardinada en 1925 por José Cruz Conde, mientras que la fuente se colocó en el siglo anterior, como narra Ramírez de Arellano en Paseos por Córdoba: “En el rincón donde hay una cochera hubo una fuente muy raquítica construida en 1794, la cual costó 1.012 reales y 24 maravedíes, surtida con agua de la Palma; pero perdida ésta en 1841, la quitaron, permaneciendo así hasta 1861, que pusieron la actual que estaba en la plaza del Salvador, dándole la dotación de otra de la calle de San Pablo, del agua que nace en la Compañía”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here