Una Ciudad Patrimonio también necesita mantenimiento


Un paseo por el casco histórico ofrece a propios y a extraños numerosas muestras de faltas de cuidado en la imagen que se ofrece de la ciudad

Hierbas en la cuesta de Luján.
Hierbas en la cuesta de Luján. /Foto: JC

Una ciudad, cualquier ciudad, y más si es un foco indiscutible de atracción turística, como es el caso de Córdoba, necesita de una atención permanente tanto en los grandes detalles como en los más pequeños. Todos ellos tienen un reflejo directo en la imagen que ofrece la ciudad, sobre todo a quienes la visita, por lo que el objetivo es lograr que esté permanentemente en estado de revista. La limpieza de los monumentos y de las calles, el alumbrado ordinario y el artístico, el funcionamiento de los servicios públicos y la ordenación del espacio público, entre otras cuestiones, son algunas de las cuestiones que tienen una repercusión directa en la impresión que se causa al turismo, del que hay que tener siempre presente que es una fuente de riqueza para Córdoba y para los cordobeses.
Un paseo por algunas de las zonas más visitadas de la capital ofrecen detalles de abandono que tienen fácil y rápida solución, como es el caso de la vegetación que crece en el empedrado de la plaza de Jerónimo Páez, en la cuesta de Peromato o los numerosos cables que de forma antiestética cruzan el cielo en las callejas de la Judería. Todo esto es patente junto a algunas vulneraciones, de leves a graves, en cuanto a rotulación de establecimientos, ocupación de vía pública o demás elementos de lo que se ha dado en llamar contaminación visual, de la que se anunció que iba a ser combatida desde la Gerencia de Urbanismo.
Cableado aéreo en la Judería.  ciudad
Cableado aéreo en la Judería. /Foto: JC

Esta semana recordaba el portavoz popular, José María Bellido, la existencia en el mandato municipal de 2011 a 2015 de la Delegación de Patrimonio y Casco Histórico del Ayuntamiento que con un bajo presupuesto se encargó de realizar numerosas actuaciones en la zona más visitada de la capital para mejorar la imagen de Córdoba y para hacer más agradable su tránsito tanto a los cordobeses como a los turistas. Entre las actuaciones realizadas estuvo la retirada del cableado aéreo en las inmediaciones de la Mezquita-Catedral, la restauración del enchinado en las cuestas del Bailío y de Lujan, así como en la adaptabilidad de las cuestas de la calle Marroquíes y Fernando Colón, y en la rehabilitación de la de Pero Mato.
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here