Manuel García (AJE): "Córdoba necesita un sueño como ciudad"


Entrevistamos hoy a un hombre de los que miran de frente. Sin titubeos, fijamente. Tiene y transmite una seguridad que te hace pensar que puede conseguir cualquier cosa que se proponga. Trabajador incansable y “empresario atípico” como él mismo se define, es un funcionario del Ministerio del Interior, que decidió, en plena crisis, montar un negocio y lanzarse a explorar nuevas aventuras. Desde entonces ha llovido mucho y, hoy, el director de proyectos del Grupo Emiral, ha crecido como la espuma como empresario y se ha convertido en un referente para los jóvenes empresarios de nuestra provincia y casi que podríamos decir de toda España. Manuel García ostenta en la actualidad el cargo de secretario general en AJE Andalucía y también en Córdoba. Además, es Secretario de Organización de CEAJE, la confederación que agrupa a todas las asociaciones de jóvenes empresarios de España. Actualmente componen la familia AJE más de 2.300 empresarios y 3.200 empresas. En su mayoría PYMES regentadas por profesionales menores de 41 años.

Manuel García, empresario y secretario general de la Asociación de Jóvenes Empresarios, AJE

1.- Vamos a empezar si te parece conociéndote un poco más. ¿Cómo llega Manuel García a ser lo que hoy es?
 Soy un empresario atípico porque soy funcionario en excedencia. En el año 2011, en plena crisis, sentí que tenía que darle un vuelco profesional a mi vida y decidí, junto con un amigo, montar una empresa porque entendimos que Córdoba debía mirar hacia el futuro y aspirar a ser mejor. De hecho, nuestra empresa se llama Emiral, por el arte Emiral, la época de mayor esplendor en Córdoba cuando esta ciudad decidió abrirse y mirar al mundo.
Con esta misma filosofía llegué a AJE, en el convencimiento de que esta ciudad tenía que ser capaz de generar más oportunidades y, sin embargo, la gente se estaba yendo desencantada. Frente a esto hacían falta personas que lucharan por nuestras oportunidades aquí. Hacían falta jóvenes comprometidos con esta ciudad. No voy a negar que en Córdoba, como en todos lados, los empresarios se enfrentan a muchos problemas. Ninguno nuevo, por cierto. Algunos de hasta hace siglos; pero en la peor crisis he aprendido que se puede sobrevivir echándole horas de trabajo e imaginación y utilizando las herramientas de que disponemos, por ejemplo, la comunicación y la tecnología.
En Córdoba tenemos que apostar fuerte por estas dos cosas. Tenemos que salir de estos 40 años de letargo en los que estamos sumidos y apostar por el crecimiento empresarial y por el I + D en todas las áreas: turismo, sanidad, agricultura y todos los sectores en general.
 2.- Con los datos que manejas y en base a tu experiencia, ¿ cuál sería hoy el perfil del nuevo empresario cordobés?
Sin duda: universitarios que en muchos casos se han planteado emprender, más por necesidad que por vocación, pero que al final han aprendido a ser empresarios y disfrutan con lo que hacen. El emprendimiento para mi es una cualidad. De hecho, una persona con espíritu emprendedor no tiene por qué  ser empresario, se puede también emprender en la administración pública o en cualquier puesto de trabajo. La diferencia entre una opción u otra está en querer dar el paso de ser empresario o no.
Para ahondar un poco más en el perfil que me pedías te diría que hoy los empresarios son jóvenes con mucha formación que han tenido que cambiar sus expectativas laborales y han dado el paso de ser empresarios, con la dificultad añadida de que han tenido que adaptarse a las nuevas reglas del juego y adaptar su modelo de negocio a la realidad actual, ante la imposibilidad de conseguir financiación bancaria. Los empresarios son jóvenes que han sobrevivido a la crisis a base de apostar por desarrollo tecnológico. Jóvenes de menos de 40 años, cada vez más mujeres afortunadamente y con un marcado perfil tecnológico.
3.- ¿Cuál consideras que es el principal escollo al que se enfrenta un joven que quiere ser empresario?
El primer y gran problema es encontrarse con 400 leyes diferentes en un mismo Estado hablando de emprendimiento. En un año, cada Comunidad Autónoma  genera lo equivalente a 7 días de BOE hablando de emprendimiento y esto es una burrada. No tiene sentido que en La Rioja o en Castilla- La Mancha las cosas en materia de emprendimiento sean totalmente diferentes a como son en Andalucía. Se ha intentado desde la administración pública controlar tanto en materia de emprendimiento y encorsetar tanto las cosas que hace inviable que existan emprendedores y empresarios. Es casi milagroso que quede alguno y sobre todo que sigan surgiendo nuevos en este escenario de tanta incertidumbre normativa.
4.- En base a lo anterior, ¿consideras que en Andalucía y en Córdoba la situación es mejor o peor que en otros lugares?
 En Andalucía, por fin, ahora tenemos la primera Ley de Emprendimiento que aunque bienvenida, ha tardado demasiado. De hecho, hemos sido de las últimas Comunidades Autónomas en tenerla, no obstante insisto en que es bienvenida. No es la panacea, no nos va a arreglar la vida, pero es un buen punto de partida para que a partir de ahora se generen ciertas leyes y reglamentos auxiliares que hagan que en nuestra comunidad tengamos un ecosistema un poquito más afable con la gente que quiere emprender.
 
García posa en un emblemático lugar de su querida Córdoba, los jardines del Vial Norte./Foto:LVC

5.- ¿No tienes a veces la sensación de que hay cierta animadversión hacia los empresarios por parte de la sociedad en general? Si saliéramos a la calle y preguntáramos a la gente que piensa de los empresarios, ¿crees que hablarían bien?
Puedes tener razón en el planteamiento si pensamos en empresarios como multinacionales o grandes empresas con miles de trabajadores y la toma de decisión en el extranjero o en manos de fondos de inversión, pero fíjate que curioso, que esa no es la realidad empresarial de nuestro entorno. Nosotros hicimos con BBVA un estudio que marcaba que el perfil de empresa en España es PYME y que dentro de este tipo de empresas el 70% de los empleados tiene un contrato indefinido.  Así que cuando se habla de temporalidad o precariedad en el empleo o de algunos abusos por parte de empresarios, esta imagen que desde ciertos sectores se nos quiere trasladar, en nuestro país es mentira.
Los empresarios son casi héroes, que además de su tiempo, su reputación y su trabajo se juegan en la mayoría de los casos su patrimonio, y yo te añado que en una PYME, los empleados además son compañeros. Cuando se pone en marcha una pequeña empresa, todos los que en ella participan apuestan por el mismo proyecto aportando toda su cualificación y su capacidad de trabajo para que salga adelante. Esa imagen negativa del empresario, que no te niego que aún exista en ciertos sectores, gracias a Dios, está cambiando cada vez más.
6.- Hablemos ahora de Córdoba. ¿Qué nos pasa? ¿No parece que cada vez se extiende más esa sensación de que las cosas no avanzan?
Córdoba, exceptuando periodos específicos y muy breves, no tiene claro su modelo de ciudad. Es urgente y vital que consigamos ponernos de acuerdo en lo que queremos, en qué modelo de ciudad queremos. Solo así podremos trabajar todos juntos en la misma línea. Córdoba necesita, para salir de su letargo, un sueño como ciudad. Y lo tenemos fácil, delante de nuestras narices. Somos la ciudad con más patrimonio del mundo, de hecho, la única reconocida en este sentido 4 veces por la Unesco. Por ahí hay que empezar, por poner esto en valor.
Si nos preguntan a los empresarios por dónde debería pasar el futuro de esta ciudad y cuál es la Córdoba que queremos, lo tenemos muy claro: turismo de calidad con un modelo a medio y largo plazo que se cumpla y no cambiando de planes estratégicos cada vez que cambia un gobierno. Eso no da confianza al empresario para invertir y para apostar por el futuro, porque sabemos que el que llegue nos va a cambiar las cosas y vuelta a empezar de cero. Además del turismo tenemos que ser capaces de aprovechar el potencial de la Universidad como agente de desarrollo. No tiene  sentido que hagamos proyectos sin contar con las dos universidades que tenemos en Córdoba. Es muy importante que esa formación que impartimos y esa I+D que tenemos, de una calidad excepcional, las usemos en nuestra ciudad. Estamos exportando talento y eso es una sangría que no nos podemos permitir porque poco a poco, te mata.
7.- Algunas cosas nos podrían hacer crecer. Por ejemplo el Palacio de Congresos de la calle Torrijos. ¿Crees que su inminente puesta en marcha puede ayudar a esta ciudad a crear riqueza y empleo?
Tengo dudas como empresario del sector sobre llamar a ese edificio Palacio de Congresos. No niego que algo pueda sumar, pero desde luego no es lo que esta ciudad necesita. Córdoba necesita un Palacio de Congresos con una zona expositora amplia con suficiente espacio como para albergar congresos de más de 1000 personas que es lo que de verdad interesa y marca la diferencia. Se ha puesto en nuestra boca muchas veces que 8 congresos de 500 personas es lo mismo que un congreso de 4000 y no es cierto. La respuesta es no, no es lo mismo en absoluto. La inversión y la apuesta en promoción que se hace por parte de los patrocinadores y organizadores para un congreso de 500 personas no tiene nada que ver con lo que se hace y lo que genera uno de 4000. Son cosas totalmente diferentes.  Esta ciudad  necesita grandes congresos. Lo tenemos todos: infraestructuras, patrimonio, gastronomía, clima, comunicaciones…  Torrijos no va a aportar nada que no ofrezcan ya, por ejemplo, los hoteles. Seguimos sin tener un espacio para grandes eventos que es lo que Córdoba necesita.
8.- Por lo que dices parece que el Centro de Exposiciones Ferias y Convenciones del Parque Joyero sí es la solución
 EL CEFC para nosotros no era tampoco el proyecto ideal y ya lo dijimos en su día. Preferíamos la propuesta de hacerlo en la zona de Miraflores pero entendimos que hay que ser realista y saber lo que se puede hacer y lo que es un imposible. Lo que sí te digo es que sin metro tren tampoco tiene sentido. Si conseguimos que arranque el proyecto del metro tren, sin duda podría ser una solución bastante digna porque podría permitirnos aspirar a traer grandes cosas a Córdoba.  Serviría para cubrir un periodo intermedio hasta que podamos aspirar a un proyecto más ambicioso en la zona de Miraflores.
Desde Aje desde luego, vamos a seguir exigiéndole a la Junta de Andalucía la inversión que esta ciudad merece en la zona del río. Queremos algo más que buenas intenciones y apuestas puntuales en los presupuestos. Queremos un plan estratégico a 20 años para de verdad, y de una vez por todas, sacar a  Córdoba de la situación en la que está. No nos olvidemos que tenemos el triste título de ser una de las ciudades de España con más paro y eso hay que cambiarlo.  Lo que no puede ser es que de lo único que podamos presumir y con lo único que podamos contar sea con la gestión de Abderramán III.
Otro primer plano de Manuel García./Foto:LVC

9.- No tengo más remedio que preguntarte por el comercio. Un sector que ha sido y aún es, vital para Córdoba y que vemos cada día sufrir para levantar la persiana de su establecimiento. Un claro ejemplo sería el centro, los locales vacíos de Cruz Conde.  No se puede evitar pensar que el comercio de cercanía tal y como lo conocemos ahora, tiene los días contados. ¿Dónde está  el problema?
 Aquí hay que diferenciar dos cosas importantes. Por un lado hay un cambio de modelo que debemos tener más que asumido y es que el pequeño comercio tiene que adaptarse a la vida tecnológica. Tiene que vender en la calle pero también en la nube. Y creo que eso es un cambio que además tenemos que liderar los jóvenes empresarios porque esto no puede hacerlo solo un empresario de los años 50. Pero este cambio generacional, al estar nuestros jóvenes fuera y no hacer el relevo a sus mayores en los negocios familiares, es muy difícil de llevar a cabo.  Lo segundo a tener también en cuenta es que necesitamos una legislación estable y seria a nivel local. No podemos sufrir cada cuatro años por un cambio de gobierno o lo que es peor, como sucede ahora durante todo el mandato con posturas diferentes dentro de un mismo gobierno, golpes de timón que cambien las reglas del juego. Si las administraciones públicas no se ponen desacuerdo en las normas, pero sobre todo en mantenerlas un tiempo prudencial,  nadie va a invertir en Córdoba.
Se necesita seguridad y estabilidad para poner en marcha un negocio. Si a los seis meses las normas cambian, ¿ qué pasa con tu inversión, con tu trabajo y con tu  buen nombre si tienes que cerrar? Ante esto, lo más prudente es quedarse quieto. Tenemos un claro ejemplo en lo que estamos viviendo con los veladores. Es una locura. Nadie va a invertir ni va a apostar por instalarse o desarrollar su negocio y crecer, en un sitio donde no hay seguridad y la seguridad jurídica en el caso de los veladores ahora mismo es cero.
 
10.- Has dejado claro que el futuro de muchas PYMES, por ejemplo en el comercio, está en el salto tecnológico. Pero ¿ qué pasa si el empresario no sabe o no puede? ¿Quién le ayuda? ¿Cumplen ese papel de asesoramiento y acompañamiento las asociaciones empresariales como AJE?
Las asociaciones empresariales sirven de ayuda. Estamos preparados para cumplir ese papel pero la propia administración pública no nos deja, porque las competencias de emprendimiento son públicas. Desde luego no parece muy razonable este sistema porque se da la paradoja de que la persona que en teoría te ayuda, te aconseja, asesora o dirige a la hora de arrancar una empresa o desarrollar un negocio es alguien que no ha emprendido ni ha montado un negocio en la vida y posiblemente nunca lo monte.
Y esto es lo que hay. Nos encontramos con una administración pública que ha invertido mucho dinero en un servicio de emprendimiento que dirigen funcionarios sin experiencia en la materia. Nosotros creemos que deben ser las organizaciones empresariales como AJE u otras muchas que existen y que trabajan muy bien,  las que asesoren al empresario y lo acompañen en su camino, bien para arrancar, bien para desarrollar y modernizar un negocio que ya está en marcha, como podría ser el caso de algunos comercios que quieren subirse al carro de la tecnología y necesitan ayuda. Aún así, a pesar de que la administración tal y como está planteada no nos deja mucho margen de maniobra, ayudamos mucho a mucha gente. Por ejemplo con los proyectos de autorización que los hacemos de forma voluntaria a costa de nuestro tiempo libre. De hecho, el único punto de información de emprendimiento que hay ahora mismo en Córdoba del Ayuntamiento lo gestiona AJE.
Todos los miembros de AJE además, nos ayudamos entre nosotros y ayudamos a cualquier persona que lo necesite. Y aquí no hay negocio, lo hacemos por compromiso con nuestros semejantes, por ayudar a gente que como nos ha pasado a nosotros, alguna vez pueda sentirse solo y abandonado. Queremos evitar esto, que ninguna persona deje de emprender o pueda tirar la toalla porque no encuentre apoyo. En AJE siempre tendremos los brazos abiertos, esta es su casa.
AJE Andalucía, constituida en el año 1990, es una asociación sin ánimo de lucro, políticamente independiente de ámbito regional y carácter intersectorial. Actualmente componen la familia AJE más de 2.300 empresarios y 3.200 empresas. En su mayoría PYMES regentadas por profesionales menores de 41 años.
 
 
 
 
 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here