La suciedad invade Córdoba



No es la primera vez que la desidia queda en evidencia en algunos enclaves de Córdoba. De hecho, numerosas han sido las denuncias realizadas desde este medio en las que se ponía de relieve la falta de mantenimiento de la zona del casco histórico, lleno de pintadas y con mobiliario en mal estado por actos vandálicos; la Plaza de Capuchinos y su entorno, con paredes desconchadas; el abandono del monumento a Juan de Mesa, también atacado por los amigos del espray; y el estado semirruinoso del altar de la calle Lineros, al que el Consistorio parece haberle dado la espalda.

A todo ello hay que sumar las reiteradas denuncias de vecinos de distintos puntos de la ciudad por la recogida de basuras y la insalubridad de las zonas aledañas a los contenedores dispuestos por Sadeco. Y es que la empresa municipal parece tener, este mes de agosto, a buena parte de su plantilla de vacaciones, a tenor de la suciedad que presentan algunas calles de Córdoba.

Como ejemplo esclarecedor baste citar el estado de la acera de la calle Alonso el Sabio y el de la Plaza de Colón. En ambos casos, durante buena parte de la semana que termina, el tránsito de los peatones ha venido marcado por las numerosas hojas secas de los Plátanos de Sombra, amontonadas en el suelo. Una imagen, en el caso de los Jardines de la Merced, llamativa, puesto que las hojas fueron retiradas de los espacios con césped y se dejaron en mitad del paso de los peatones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here