VOX: "Las ONGs se han convertido en colaboradores necesarios de las mafias"

167

La formación se posiciona sobre relación con los últimos acontecimientos en la valla fronteriza de Ceuta, así como con la venida a Córdoba de dos contingentes de emigrantes subsaharianos

Llegada a Córdoba de los inmigrantes subsaharianos. /Foto. LVC

“Aún a riesgo de ser tachados de xenófobos o racistas, desde VOX queremos mostrar nuestro rechazo ante la profusión de gestos tan efectistas como vacios de contenido por parte de nuestras administraciones del estado, autonómica y local”. Así de contundente se ha mostrado la formación política de derechas.
Ha sido a través de un comunicado, donde se ha señalado que parece innegable que tras la arribada al puerto de Valencia del buque Acquarius se ha desencadenado el previsible “efecto llamada” de cuya existencia son buena prueba las avalanchas en la línea fronteriza de Ceuta y la masiva llegada de pateras a las costas que bordean el estrecho, habiendo alarmado está circunstancia incluso al presidente Macron que ha subrayado la gravedad de la situación. La retirada de las “concertinas” y la prohibición del uso de material antidisturbios  son gestos y concesiones de cara a la galería con las que Interior deja en una mala posición a la Guardia Civil que vigila ese paso y con la que pretende descargarse de cualquier responsabilidad.
Por otro lado, desde VOX no se ha dudado de las buenas intenciones de las ONGs que operan en el Mediterráneo, pero lo cierto es que de un tiempo a esta parte se han convertido en colaboradores necesarios de las mafias que se enriquecen con los inmigrantes. Deberían reflexionar sobre las consecuencias de su labor, ya que la recogida previamente concertada con los traficantesde de unos cientos de personas y la subsiguiente presión a los gobiernos ribereños cuando tiene un resultado final fructífero y mundialmente difundido hace que muchos miles se decidan a  emprender esta arriesgadisima travesía para acabar ahogados en el mar.
El caso de Córdoba
inmigrantes fuentes
Inmigrantes acogidos en Córdoba./Foto: LVC

En el ámbito local, el grandilocuente título de Ciudad Refugio, que habrá supuesto un buen pellizco de las arcas municipales, ha tenido su consiguiente puesta de largo con la transformación del pabellón de Vista Alegre en una especie de campo de refugiados light e interino. Se trata tan solo de mera propaganda, sin que queden claras ni la necesidad ni las ventajas del traslado.
Atendiendo a las declaraciones de responsables de las delegaciones de los Gobiernos central y autonómico, concejales y directivos de Cruz Roja, para VOX, parece que los inmigrantes ilegales recibieron atención médica nada más desembarcar, comprobándose su buen estado y la ausencia de enfermedades infecciosas. También se ha dicho que todos ellos estaban debidamente identificados. Siendo esto así, y si, además, en una maniobra que bordea los límites de la legislación de Extranjería, se les va a dejar circular libremente por la Unión Europea con ventajas y beneficios que los diferencian del resto de irregulares, no se entiende muy bien que se les retenga 48 horas más y menos aún si se les van a facilitar los billetes para viajar al destino nacional que elijan. Así, la única explicación posible es que estamos ante una operación de simple cosmética que permite a los políticos publicitar y rentabilizar su humanitarismo y a la ONG justificar la utilidad de las subvenciones que recibe, con entrega de móviles incluida.
Hay además una consecuencia perversa que no podemos dejar de lado: la moraleja final es que se premia al superviviente. El que gracias a su fuerza y agresividad salta la valla recibe el premio de la certificación de su entrada a Europa. El que consigue evitar el naufragio evitando ser arrojado o llegado el caso, arrojando él a su vez por la borda a los más débiles, consigue acreditar su estancia. Y el mensaje que se envía a los cientos de miles de personas que aguardan su oportunidad en el norte de África lejos de ser disuasorio se convierte en un aliciente más que se suma a su situación de necesidad. “A esto nos ha llevado en gran medida la ausencia total de una verdadera política en materia de inmigración por parte de los últimos gobiernos de la nación,  que han asumido el problema como algo irresoluble limitando sus actuaciones a gestos a la postre ineficaces”, han destacado.
“Posible, legal e integrable”
Balsa con inmigrantes. subsaharianos vox
Balsa con inmigrantes. /Foto: LVC

Por eso, desde VOX se ha defendido una emigración que sea posible, legal e integrable. Posible quiere decir que debe ceñirse a la que realmente pueda ser acogida por un país, que, no lo olvidemos, tiene un desempleo del 20 por ciento.
Con legal se ha querido poner de relieve que el respeto a nuestras normas en materia de Extranjería debe ser absoluto. El inmigrante debe entrar por la frontera de manera que pueda establecerse su correcta filiación y las posibles medidas de control. Así se podrán evitar la llegada de delincuentes y terroristas, ha recomendado la formación política cordobesa.
Integrable quiere decir que aquellos que vienen a establecerse en nuestro país deben respetar y asumir nuestros valores y nuestras costumbres, y no porque sean superiores a las suyas sino porque no debe convivir con nosotros quien no esté dispuesto a integrarse en nuestro estilo de vida.
Establecido lo anterior, “no podemos olvidar lo que debe ser el principal puntal en cualquier política en materia de inmigración que es la implementación de unas ayudas internacionales que contribuyan a revertir los flujos migratorios. Hay que resolver los problemas en los lugares de origen de los inmigrantes. Y esto no se circunscribe a la asistencia económica, ya que hace falta la voluntad de controlar el destino y la efectividad de las partidas, llegando a intervenir con decisión en aquellos escenarios en los que la corrupción y el totalitarismo sumen en la miseria y el terror a sus habitantes”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here