“Compradme una cuerda y me ahorco, porque estoy desesperado”


fernando
Fernando Carrillo se manifiesta en la puerta del Ayuntamiento./Foto: LVC

Frente a la puerta del Ayuntamiento, dos personas han dejado ver su malestar -por distintas causas- durante los últimos días. Una de ellas es Fernando Carrillo, quien porta una cruz metálica, acompañada de consignas en las que denuncia la dramática situación por la que atraviesa. La misma, como narra el afectado, comenzó en 2015, cuando comenzó a notar una “mosca” en el ojo izquierdo.
Los facultativos no le dieron solución y, en 2016, una mañana se levantó con la visión del ojo izquierdo completamente perdida. “Me fui a Urgencias del Reina Sofía y me dijeron que era un desprendimiento completo de retina y que fuera el lunes. Me vieron cinco oftalmólogos y todos me explicaron que no tenía solución. Y lo achacaron a una tuberculosis, que había tenido cinco años antes, pero sin prueba médica ninguna”
Fernando no se quedó conforme y pidió una segunda opinión. “Me hicieron una radiografía en el ojo y me diagnosticaron lo mismo”, asegura. Si bien, poco tiempo después acudió a su dentista, quien le dio otra posible explicación: “la infección en una muela puede ser lo que me dejó el ojo ciego”. De hecho, Carrillo detalla que, días después de perder la visión “se me puso el ojo rojo y me daba hasta vergüenza salir a la calle. Cuando Marta me quitó la muela desapareció”.
El afectado considera que su caso es una negligencia médica y lo ha puesto en manos de los tribunales. Entre tanto, este cordobés ha acudido en reiteradas ocasiones a asistentes sociales a pedir ayuda y “me han amenazado hasta con denunciarme. Y yo les respondo: Compradme una cuerda -que no tengo ni para comer- y me ahorco, porque estoy desesperado”.
Su denuncia, asegura, va a seguir adelante hasta que alguien lo escuche, porque “estoy desesperado y los tribunales tardan mucho tiempo. Necesito que hagan algo”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here