Escuelas Católicas muestra su "indignación" con la ministra de Educación


Desde la institución se apela a la unidad de familias, alumnado, profesorado y Centros en esta situación adversa

Salesianos Escuelas Católicas
Lectura del manifiesto de Escuelas Católicas de Andalucía. /Foto: LVC

Escuelas Católicas Córdoba ha querido mostrar su preocupación con las declaraciones realizadas por la Ministra de Educación, María Isabel Celaá Diéguez, el pasado 11 de julio en la Comisión de Educación del Congreso, y expresar su indignación con el pretendido cambio respecto a la educación concertada y la asignatura de religión recogidas en la actual Ley Orgánica de Educación tras la modificación operada por la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa.
En un comunicado, Escuelas Católicas ha explicado que, en primer lugar, quieren mostrar su preocupación por la afectación a derechos y libertades fundamentales recogidos en la Constitución Española dado que Escuelas Católicas siempre ha defendido su protección. En este caso se están poniendo en jaque, concretamente, aquellos recogidos en los artículos 16 y 27 de nuestra Carta Magna, es decir, la libertad ideológica, religiosa y de culto, y el derecho a la educación y la libertad de enseñanza. De la conjunción de ambos artículos se pueden extraer 3 libertades que se verían conculcadas:
– Libertad de creación de Centros: no se puede prohibir la elección a la hora de establecer un nuevo colegio de una determinada creencia sobre la cual ofertar un proyecto educativo concreto. Nuestra pretensión no es posicionarnos en contra de la Educación Pública, nada más lejos de la realidad, sino defender la existencia de conciertos que posibiliten la creación de centros en los que se puedan transmitir unos determinados valores y creencias con los cuales las familias se sientan identificados y a los que puedan acceder de forma gratuita.
– Libertad de elección del Centro: tanto por parte de las familias respecto de sus hijos como del alumnado que haya cumplido la mayoría de edad, ha de incluir la posibilidad de elección de aquel Centro que se adecúe mejor a sus propias convicciones, amparándose igualmente en el artículo 27.3 de la Constitución.
– Libertad de elección de la asignatura de religión: en consonancia con el artículo 16, que consagra la libertad religiosa. Dicha asignatura se establece como una asignatura de voluntaria elección pero de oferta obligatoria en los Centros, dado que así ha sido interpretado por el Tribunal Constitucional.
En segundo lugar, quieren transmitir un mensaje de tranquilidad. Si bien de acuerdo con las declaraciones realizadas al efectuar dichas medidas se afectaría a derechos y libertades fundamentales, nosotros siempre vamos a proteger y a luchar por su salvaguardia y confiamos en las garantías de un Estado de derecho como es el español y el blindaje y protección realizados a los mismos.
En tercer lugar, señalar que abogamos por un Pacto Educativo estatal que dé estabilidad al sistema educativo español y evite que con cada cambio de Gobierno se apruebe normativa que modifique el sistema anterior. Es notorio que la alternancia de sistemas y la falta de uno concreto que perdure en el tiempo da lugar a un desbarajuste para todos los sujetos relacionados con el sistema educativo y a una falta de seguridad jurídica al respecto. Es nuestra voluntad la firma de dicho Pacto en el cual se tengan en cuenta a todos los participantes de la comunidad educativa y se pueda conseguir un sistema más duradero, estable y libre de enmiendas.
Por último, aunque quizá se trate de lo más importante, desde Escuelas Católicas se apela a la unidad de familias, alumnado, profesorado y Centros en esta situación adversa. “Nos podemos sentir orgullosos de siempre haber permanecido unidos, en los momentos buenos pero sobre todo en los menos buenos, y no nos cabe duda de que debemos y vamos a continuar así. Es muy importante para nosotros contar con el apoyo de todos porque juntos somos más fuertes”.