San Lorenzo clama contra las ocupaciones de viviendas


Para esta asociación "es prioritario que las viviendas "abandonadas" por la SAREB pasen a ser gestionadas por la Oficina de la Vivienda de Vimcorsa"

La asociación de vecinos ‘San Lorenzo existe’ ha remitido un escrito a la delegación municipal competente en materia de vivienda reclamándole «una reunión de trabajo para abordar las situaciones que generan los procesos de ocupaciones de viviendas en el barrio, procesos recurrentes y favorecidos por una gestión «ineficiente» del SAREB, la Sociedad de Gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria».
Desde la asociación consideran «que este parque de viviendas «abandonado» debiera ser una herramienta para anclar población en el barrio y permitir el acceso reglado a una vivienda acorde con los ingresos de las personas que lo soliciten» pero en lugar de eso, se han convertido en «situaciones generadoras de problemas porque tienen detrás otras actividades más allá del acceso a una vivienda». De hecho, la lucha contra las ocupaciones irregulares de viviendas desocupadas «es uno de los motivos que ha llevado a los vecinos del barrio a constituir la AVV San Lorenzo Existe».
grafitis
grafitis en el Casco Histórico. /Foto: LVC
Desde este emblemático barrio cordobés, no se cansan de denunciar que «se vienen produciendo ocupaciones recurrentes de viviendas en propiedad de la SAREB, recurrentes por que van y vienen. E inciden en que el fin de estas ocupaciones no se concilia con el del acceso a una vivienda, ya que la actividad que tiene lugar en estas viviendas más parece una «punta de lanza» para otras actividades». Una percepción que les preocupa y que han puesto en conocimiento de la Subdelegación del Gobierno y del Ayuntamiento».
Para esta asociación, «es prioritario que las viviendas «abandonadas» por la SAREB pasen a ser gestionadas por la Oficina de la Vivienda, Vimcorsa de forma que las mismas permitan el acceso a jóvenes y no tan jóvenes a viviendas de nueva planta, que evidentemente habrán sufrido un enorme deterioro e impedir que en subastas posteriores este parque de viviendas se sume a procesos de gentrificación y especulación para alquileres turísticos, que transformen el casco histórico en un parque temático y no en casco histórico vivo, habitado y del que no vamos a permitir que se nos expulse».