El barrio de San Lorenzo dice que "también existe"


Denuncian problemas de insalubridad, circulación y de inseguridad por algunas viviendas ocupadas que se usan para el tráfico de drogas

Un grupo de vecinos de San Lorenzo han decidido dar los pasos para la constituticióon de una nueva asociación de vecinos que defienda los intereses ante las administraciones, fundamentalmente el Ayuntamiento. El pasado lunes mantuvieron una asamblea en la que acordaron que este colectivo tendría el expresivo nombre de San Lorenzo Existe.

Asamblea de vecinos del barrio de San Lorenzo.
Asamblea de vecinos del barrio de San Lorenzo. /Foto: LVC

Un portavoz de este colectivo ha explicado que los vecinos del entorno de Jesús del Calvario y de María Auxiliadora llevaban tiempo queriendo dar este paso ante lo que consideran un deterioro de la salubridad del barrio. Entre otras cuestiones denuncian que “hay viviendas abandonadas por los bancos que están ocupadas; si es por una familia no hay problema, otra cosa es cuando entra otra población para  usarla para lo que las usan”. El hecho de que se dediquen al tráfico de drogas provoca molestias e inseguridad en los vecinos, que llaman a la policía y se provocan tumultos.
Estas situaciones también contribuyen a lo que ahora se denomina gentrificación y que motiva que los vecinos que puedan se muden a otras zonas más tranquilas de la ciudad. Esto se suma a una falta de limpieza “programada y planificada” en las calles de San Lorenzo, que debido a la proliferación de deposiciones caninas provoca problemas de limpieza y de olores no sólo en las calles sino también en los mismos muros de un monumento de la categoría de la parroquia de San Lorenzo. Este mismo portavoz ha señalado que “ayer hubo unan intervención potente de Sadeco en la parroquia, pero el problema es que la piedra está impregnada y lo que necesita es una restauración”.
El tráfico tampoco está ausente en las quejas vecinales. En la calle Jesús del Calvario, que es una de las vías de salida del casco histórico, los vehículos alcanzan una velocidad que pone en riesgo a los peatones. Además, hay calles, como Alvar Rodríguez, en la que aún no se ha retirado la cera de la pasada Semana Santa.
Una vez pase el verano se volverán a reunir los vecinos de San Lorenzo. El objetivo de la nueva asamblea será la elección de una junta directiva, así como proseguir los trámites para la constitución y reconocimiento la nueva asociación de vecinos. Este colectivo tendrá un forma de actuar en la que “las reuniones van a ser con mucha gente, para que todo el mundo se entere, y que los políticos y los técnicos testen la opinión de la ciudadanía”.