“No reaccionarán hasta que no ocurra una desgracia y alguien muera”


Algunos bomberos del Parque de la capital cordobesa explican la penosa situación por la que atraviesan

bomberos
Parque de Bomberos./Foto: @cordobafire

Hay profesiones que son puramente vocacionales. A nadie escapa la importancia de la labor que realiza un médico, un policía y, en el caso que nos ocupa, un bombero. Prueba de ello se halla en el testimonio de uno de los que trabajan en el Parque cordobés de El Granadal, que se emociona al recordar cuando una persona le preguntó a qué se dedicaba. “Soy bombero”, le dijo. La mujer respondió con un “gracias”.
En una sola palabra se explica la relevancia de su labor, no solo extinguiendo incendios, sino rescatando a personas que sufren accidentes de tráfico, jugándose el tipo para rescatar a personas con movilidad reducida que se quedan aisladas en sus viviendas, llevando a cabo operaciones en agua, apagando los fuegos de contenedores o coches. En estos últimos casos “te juegas el tipo porque no sabemos que habrá dentro, por ejemplo, una bombona de camping gas o disolventes, pinturas, etc. Y también que determinados componentes del coche, cuando alcanzan mucha temperatura, son susceptibles de reaccionar con el agua que usamos en la extinción.”, explica uno de los bomberos.
Un trabajo de riesgo y tan vocacional que no está pagado, ¿o sí? Desgraciadamente, la respuesta es negativa. Y es que un bombero cobra, de media, lo mismo que un auxiliar administrativo, señalan y no dudan en señalar su respeto por todas las profesiones. Si bien, la denuncia, reivindicación de los profesionales cordobeses se centra, entre otros muchos aspectos, en la falta de personal, “para que haya un mínimo de calidad en el servicio”.
Bajo mínimos
bomberos
Intervención de los bomberos en un accidente de tráfico./Foto: @cordobafire

Según las estimaciones que realizan los propios bomberos, las plazas a completar -como mínimo- serían 58. Una cifra que parece una quimera tras la promesa de la alcaldesa –para que no dimitiera su concejal, Emilio Aumente– de 21 plazas en plena feria, con los profesionales manifestándose en El Arenal. “Las 21 plazas se cubrirán dentro de 15 meses, puesto que la oposición dura un año y el periodo de formación es de tres meses, por lo que hasta el verano del año que viene no entrarán al servicio”.
A ello hay que sumar otro detalle. Y es que en la actualidad hay cuatro interinos en el Parque, de tal forma que -lo más probable- es que las 21 plazas prometidas por Isabel Ambrosio (que no ha pisado El Granadal en todo su mandato), serían 17. Por tanto, la situación es extrema y, como insisten a lo largo de su exposición, las autoridades “no reaccionarán hasta que no ocurra una desgracia y alguien muera”.
Decretos que duelen
Protesta de los bombero en El Arenal.
Protesta de los bomberos en El Arenal. /Foto. BJ

“Dice Emilio Aumente que le duele firmar decretos, pues el año pasado firmó 15 y éste ya va por 50”, afirma uno de los profesionales. Y es que, al estar el servicio siempre en mínimos, esa fórmula obliga a cubrir las plazas que faltan por completar, por la vía directa. De tal modo que, aunque se esté de descanso o de vacaciones, el bombero tiene que ir a trabajar.
Y lo hace “gratis”. Esto es, ese servicio se paga con otro de descanso, pero al no poder cubrirse por falta de personal, nunca se puede disfrutar del descanso. A lo que hay que sumar que hay profesionales a los que se deben horas extras desde octubre de 2017. Si bien, en los últimos se ha anunciado que van a comenzar a pagarlas.
Sea como fuere, hay trabajos que son vocacionales y sus protagonistas no tienen la fuerza de otros colectivos. Por ello se producen situaciones como las descritas y algunas más que les seguiremos desvelando a lo largo de los próximos días.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here