El Imdeco investiga el caso del Club Santuario


La institución municipal ha requerido información y medidas a los responsables de la gestión de la piscina y descarta, “a priori”, problemas en el agua que funciona “con normalidad”

Imdeco
Vista aérea de las piscinas del Club Santuario./Foto: Solypro

El pasado domingo más de una decena de niños (11) presentaban erupciones, tras bañarse en la piscina infantil del Club Santuario. Un hecho que hacía saltar la alarma entre los padres de los pequeños, con algunos de los cuales contactó La Voz. Mientras que el martes, según confirmaban desde la empresa que regenta la instalación, otro caso aparecía en la piscina 1, si bien tras un primer estudio médico y el análisis previo de las pruebas de desinsectación se apuntaba a una picadura de pulga. Una hipótesis que parece compartir el Imdeco.
Santuario
Exterior del Club Santuario./Foto: Jesús Caparrós

Tres días más tarde (este miércoles), la Delegación de Deportes del Ayuntamiento de Córdoba ha informado este miércoles de que el Instituto Municipal de Deportes de Córdoba (Imdeco) ha requerido información y medidas a la empresa concesionaria de la piscina del Santuario. No obstante, desde la empresa ya se especificó el martes, que el Imdeco estaba al corriente de lo sucedido. Aun así, desde la institución municipal ha requerido información y medidas a los responsables de la gestión de la piscina y descarta, “a priori”, problemas en el agua que funciona “con normalidad”
Urticarias
Erupción que presenta uno de los niños./Foto: LVC

Una de las madres de los pequeños, Raquel García, explicaba a La Voz que su hijo presentaba ampollas bastante llamativas, por lo que -finalmente- tuvieron que trasladar al pequeño de tres años y medio, al hospital de San Juan de Dios. Según aseguraba García, el facultativo que atendió al niño presentaba quemaduras en varias partes de su cuerpo, de las que aún recibe curas. Previamente, se había puesto en contacto con los responsables del recinto.
Medidas
Colonia de gatos, junto al Club Santuario./Foto: LVC

Desde la empresa que gestiona el club Santuario, su gerente Sonsoles Raya confirma que se procedió al vaciado de la piscina por seguridad. Si bien, ésta insiste en que el agua no presentaba ninguna anomalía. “Antes del vaciado tomamos una garrafa de agua para realizar análisis. Los resultados fueron normales, pero -para quedarnos tranquilos- encargamos otro que mide más parámetros aún”.
Tanto Raya como el equipo de gestión descartan que el problema venga del agua. Reitera que el agua y las máquinas que mantienen sus componentes químicos (los renuevan cada media hora) están en perfectas condiciones. Y se remiten a una posible plaga de pulgas. A lo que hay que sumar que se ha dado parte al control animal de Sadeco, “para que retiren a los gatos que tienen una colonia a las espaldas de la piscina”.
Cabe recordar que la piscina del Santuario tiene un aforo un domingo de 1500 personas y que cualquier tarde puede haber entre 800 y 1000 bañistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here