Pablo Casado presenta su candidatura en Córdoba


El candidato a la presidencia del Partido Popular se citó con los militantes en el Colegio de Arquitectos, donde se presentó como el que menos gusta a Ciudadanos y a la izquierda.

Esta mañana, el candidato a la presidencia del PP, Pablo Casado, ha venido a Córdoba a un desayuno con los militantes del partido en Atrio (Colegio de Arquitectos), donde presentó sus propuestas e ideas para captar apoyos de cara al próximo congreso, donde se elegirá al sustituto del expresidente Mariano Rajoy como líder del Partido Popular.
Tras compartir desayuno con los asistentes, Casado dirigió unas palabras que se centraron en la idea básica de su proyecto, la unidad: “El mensaje que quiero mandar es muy claro, la mayor fortaleza que puedo presentar al congreso es la unidad. Si yo gano este congreso, nadie pierde y eso es fundamental porque si el partido no está unido perderemos las elecciones”.

Pablo Casado en el Colegio de Arquitectos de Córdoba
Pablo Casado presentando su candidatura en Córdoba / Foto: Nicolás Cruz (LVC)

Quiso enviar un mensaje de unidad para evitar disputas internas que pudieran llevar a la situación vivida por el PSOE con Susana Díaz: “Yo no quiero ver las fracturas que tuvieron Susana Díaz y Pedro Sánchez, que incluso pasaron factura aquí en Andalucía. No quiero un partido dividido que sea solo de una parte, quiero un partido de todos y eso es lo que propongo en esta candidatura, una candidatura de integración generacional, ideológica y territorial. Yo soy de provincias que han estado más de dos años en la dirección nacional, por tanto creo saber lo que necesitan estas tierras, lo que necesita Andalucía y lo que necesita Córdoba”.
También agradeció la postura oficial del PP de Córdoba de mantenerse neutral en la elección del próximo presidente del partido: “me parece que lo que ha hecho el PPC es lo adecuado, que las direcciones provinciales tienen que garantizar la neutralidad y la libertad de voto. No es admisible que haya presiones a cargos públicos y orgánicos para votar a una u otra candidatura. Lo que exijo es juego limpio y que no se obligue a nadie a hacer uso de su voto en una dirección o en otra. Por eso yo hablo de la unidad, porque si ya en la fase de votos está habiendo presiones, imagínese lo que será cuando pueda salir en una candidatura que no guste a otros”.
El vicesecretario de Comunicación se presentó como el “candidato que menos gusta a Ciudadanos y a la izquierda” mientras apelaba a la “unidad, integración, renovación e ilusión” para recuperar “la base electoral de 11 millones de votos, sin conformarnos con lo que digan las encuestas o lo que teníamos, porque con lo que teníamos nos han echado”. El candidato centró su objetivo en los votantes de Ciudadanos: “Tenemos que volver a ampliar la base de
Pablo Casado en el Colegio de Arquitectos de Córdoba
Pablo Casado en el Colegio de Arquitectos de Córdoba / Foto: Nicolás Cruz (LVC)

voto y  para ello tenemos que ir directamente al caladero de votos de Ciudadanos y, sinceramente, creo que soy el candidato que menos gusta a Ciudadanos y a la izquierda. Por eso creo que tenemos, sin complejos, que recuperar ese espacio y la ilusión de los nuestros”.
Casado quiso presentar su candidatura como “la de las bases, el candidato de la calle y no de los despachos”, dejando claro que el no ha”pedido el apoyo de las personas conocidas del partido” porque prefiere que la gente le vote por “ser el candidato que se está recorriendo España, voy a hacer 20.000 km en 10 días, sólo hoy estoy haciendo 1.500 km. Estoy haciendo cuatro actos y cuatro ruedas de prensa diarias y lo que la gente quiere es escucharnos”.
Además, el candidato a la presidencia del PP quiso liderar la renovación del partido con su proyecto: “Está muy bien lo que dicen los que han sido los grandes líderes lo últimos años y está muy bien lo que ha hecho el partido los últimos 30 años con la misma generación dirigiendo el partido, pero creo que aquí otra generación y otra hornada que pide paso. En mi candidatura no estoy recibiendo apoyos solo de jóvenes, estoy recibiendo apoyos de gente mayor. Cuento con todos, nadie sobra; pero tenemos que abrir espacios a más gente, abrir puertas y ventanas a renovar el partido de forma constructiva pero cambiando aquello que no ha funcionado”.
Por último, Casado se reafirmó en su postura de mantenerse en la carrera por la presidencia, sin “juntarme a ninguna otra candidatura, yo me he presentado para ganar. Además, no lo hago porque no crea que soy mejor que el resto o que humildemente tengo mejor proyecto que el resto, lo hago porque si yo me fuera con alguna otra candidatura, estaría echando gasolina al fuego, estaría intentando descompensar una balanza que no es en lo que se mide el partido. El partido no puede tener dos platos de una balanza, el partido tiene que tener un ascensor en el que vayamos todos hacia arriba. Cuando una balanza se descompensa se puede caer lo que hay en otro plato, se puede ir a otros partidos, a la abstención o directamente al cabreo por lo que subamos todos juntos pero hagámoslo unidos. Eso es lo que yo propongo”.